¿Qué tan conveniente es convertir el auto a GNC?, despegó la venta de equipos en Mendoza

Después de la cuarentena, aumentó la demanda de equipos de GNC en Mendoza. Foto: Diego Parés/Los Andes
Después de la cuarentena, aumentó la demanda de equipos de GNC en Mendoza. Foto: Diego Parés/Los Andes

La tecnología disponible dejó atrás los posibles daños al vehículo, y en la actualidad la economía se impone. La brecha entre combustibles va del 50% al 60%.

En el último año se produjo un crecimiento en el orden del 5% en la cantidad de conversiones de vehículos que funcionaban con nafta a gas natural comprimido, y según referentes del sector, durante 2021, con la apertura de las actividades después de los meses de cuarentena más estricta, la tendencia se sostiene.

De acuerdo con el reporte del sector en Mendoza, que publicó el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), en la actualidad hay 868 vehículos que funcionan con este combustible, por cada estación de carga; por un parque automotor que cuenta con 118.576 unidades.

El auge de la actividad se dio entre los años 1998 a 2003, cuando se produjo un crecimiento progresivo en cuanto a cantidad de vehículos con GNC con respecto a las estaciones habilitadas, en torno al 10% anual (promedio), los años siguientes, y hasta 2012, se produjo un descenso leve e ininterrumpido de ese indicador, del 5% en promedio por año, alcanzando el valor de 897 vehículos habilitados por estaciones de carga, frente a los 1.462 que se contaban en el año 2013.

En tanto que, de acuerdo con el organismo, a partir de 2016 y hasta el año pasado, se observan dos momentos contrapuestos: en un primer descenso entre 2016 y 2018, promedio del 6% anual y luego un crecimiento promedio del 5% en 2019 y 2020.

Frente a esto, Hugo Lamy, propietario de Cervantes Gas y tesorero de la Cámara Argentina de Productores de Equipos Completos y Afines (Capec), señaló que a medida que las actividades económicas se fueron abriendo, luego de la cuarentena impuesta durante 2020 para disminuir la velocidad de contagio del coronavirus, “los autos que antes estaban en los garajes volvieron a circular”, y los conductores se encontraron con que la nafta volvía a ser un factor importante en el presupuesto familiar.

Es que entre, mayo de 2020 e igual mes de este año, los combustibles aumentaron un 66,9% promedio en Mendoza, superando por 20,3 puntos a la inflación acumulada en los últimos doce meses, y de acuerdo con Lamy, eso despertó nuevamente el interés en el GNC como alternativa para circular a un menor costo.

“El GNC está un 50% por debajo de la nafta súper, y un 60% por debajo de la Infinia, y desde hace años se conoce que las conversiones no producen daños en los vehículos. La tecnología está, y las conversiones son una posibilidad para muchos”, agregó el empresario.

Otro factor clave para que el Gas Natural Comprimido hay vuelto a ser una opción para muchas familias tiene que ver con el relanzamiento del programa “Ahora 12”, que incluye una categoría para la compra de “neumáticos, accesorios y repuestos, y kit de conversión de vehículos a gas GNC”, en 12, 18 y 24 cuotas, a una tasa nominal anual de hasta 28%.

“En promedio, un equipo de GNC está en $85.000, y se adquieren con una financiación muy barata. La tecnología está disponible, y hay muchas marcas, pero no todos los equipos son iguales. Entonces, la recomendación es que la gente se asesore bien, y que constate que está comprando (y colocando el equipo), en un buen lugar”, agregó Lamy.

Personal instalando un equipo de gas.
Personal instalando un equipo de gas.

¿Cuánto se ahorra por circular con GNC?

Por otro lado, la Cámara Argentina de Gas Natural Comprimido, tiene un simulador de consumo, para que cada usuario pueda estimar, según su vehículo, y sus hábitos de conducción, y ver cuánto podría ahorrar si dispusiera de equipos de GNC (https://gnc.org.ar/).

Para el cálculo se necesita el consumo promedio en nafta del vehículo, el precio de la nafta súper o infinia (según la que cargue habitualmente cada usuario), el precio del GNC en la zona en que se viva, y el costo de conversión.

En primer lugar, el empresario y tesorero de Capec, señaló que un cilindro de 60 (con un rendimiento de 16 litros de nafta), está en $95.000 (italiano, de la marca líder mundial, y de última generación). No obstante, hay que destacar que la autonomía del equipo dependerá de “el consumo de cada auto, la utilidad que le da el cliente”, y en función de ello, hay una variedad de opciones en cuanto a capacidad y tecnología.

Así, tomando en cuenta los $95.000 que señaló Lamy; el consumo promedio de tres de los autos más vendidos en los últimos años (Toyota Etios, Ford Ka y Chevrolet Prisma), en ruta que es de 7ltrs/ cada 100 km; el costo de la nafta súper en Mendoza ($90,80 en YPF) y del GNC, que varía entre las diferentes estaciones de Mendoza, desde $25,93 a $39,98 o $45, según informa el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, a través de la herramienta Precios en Surtidor, cada 10.000 km se habrán ahorrado $15.700.

Dicho de otra forma, según los datos que arroja el mismo simulador, si se recorren 10.000 kilómetros al año, en 73 meses se habrá recuperado la inversión inicial (o en 6 años). Si en lugar de $45 por m³ de GNC, se considera el precio de carga más barato, es decir $26 por m³, se requerirán 64 meses para recuperar la inversión inicial o 5 años, y se ahorrarán $17.800 cada 10.000 kilómetros.

La misma cámara plantea otras razones, además del ahorro, para convertir un vehículo, como que: “el GNC reduce en más de un 80% la emisión de contaminantes, contribuyendo a evitar el efecto invernadero. Sin contenidos de plomo ni azufre, su combustión es limpia. A su vez, menores emisiones de dióxido de carbono (CO2) y dióxido de azufre (SO2), así como ausencia de hollín y micropartículas en el aire, nos aseguran una mejor calidad de vida”.

Todo vehículo naftero convertido a GNC acrecienta su autonomía de acuerdo con la capacidad del cilindro de GNC que se elija. Ese incremento puede alcanzar entre los 80 y los 180 km”, suman.

Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

Los vehículos aumentan, pero la provisión de GNC cae

A diferencia de lo que sucedió con las conversiones, en el último año cayó el promedio de gas entregado por estación. Fenómeno que se explica por los meses en los que los vehículos no circularon, o lo hicieron en menor medida, debido a la cuarentena, y que también afectó a las naftas.

Ahora bien, si volvemos en el tiempo, entre 1993 y 1999, el promedio de gas entregado por estación experimenta una primera gran suba en 1994, seguida de cinco años de descenso consecutivos, que concluye con una disminución del 15% en 1999 con respecto al año inicial.

Asimismo, entre 2000 y 2004, el indicador registra movimientos irregulares, que comienza con una leve suba en el 2000, luego cae en 2001 y vuelve a registrar un ascenso hasta 2004.

A partir de 2005 y hasta 2015 el promedio de gas entregado por estación disminuye, aunque con diferentes intensidades. En un primer lugar, se puede destacar la baja más fuerte hasta el 2009. A partir de aquí, y hasta 2015, el descenso se hace más leve, a un ritmo del 2% promedio anual, terminando incluso con un ligero aumento en 2015 del 0,4%.

Desde 2016 a 2020 el indicador sufrió disminuciones mayores, en tanto alcanzaron el 8% anual promedio, llegando a los valores mínimos de la serie, con 816 miles de m³ de 9.300 kcal entregadas por estación de GNC en 2020, como consecuencia de la disminución del gas entregado del 10% promedio anual en comparación con las estaciones, que lo hicieron en un 2%.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA