martes 7 de julio de 2020

Precios cuidados / Gentileza
Economía

“Precios Cuidados” se renueva con aumentos de entre 6% y 10%

El Programa de Precios Máximos, en cambio, no tendrá incrementos, pero el Gobierno Nacional autorizó modificaciones en “los productos más representativos de la canasta de consumo masivo”.

Precios cuidados / Gentileza

Hoy vence el programa de Precios Máximos, y el Gobierno decidió prorrogarlo durante 30 días más, sin incrementos. El mismo convive con “Precios Cuidados”, compuesto por “los productos más representativos de la canasta de consumo”, y éste sí tendrá incrementos que van del 6% al 10%.

No obstante, aun sin incrementos, adquirir 53 productos para “llenar el carrito”, puede costar un 5% más caro con el programa del Gobierno que con las ofertas de los supermercados.

Las diferencias son notorias en alimentos como mermeladas, harina de maíz, galletas de agua, mate cocido, pollo, dentífrico y papel higiénico. En estos productos, si se opta por marcas alternativas, pero de presentaciones similares (peso o cantidad), el ahorro es superior al 20%. Por el contrario, en algunos productos como la yerba mate, o el mate cocido, las gelatinas, y productos de aseo personal como shampoo, enjuague, o toallas femeninas, el ahorro de entre el 20% y el 30% se obtiene con los precios acordados por el Gobierno y las 20 cadenas de supermercados que participan en el país, 7 de las cuales se encuentran en Mendoza.

Durante la renovación del programa, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, señaló que se había optado por reducir la oferta, y dar lugar a las primeras marcas, con reducciones de precios de alrededor del 8%. Así, optar por una segunda marca puede resultar más económico, aunque con los congelamientos de precio de los primeros, la brecha que alcanzaba el 19% en enero, se acortó.

Llenar el carrito

Ahora bien, si se toman en cuenta parte de 308 artículos disponibles para la zona Cuyo, para completar un pedido de supermercado: $ 5.579,97 (alrededor de $ 6.137 si se suma una actualización del 10%), mientras que por fuera del programa serían necesarios $ 5.323,17, un 14% más que a principios de año (para efectuar la misma compra se requerían $ 4.682,60), pero un 4% menos que con el programa nacional.

Para realizar el cálculo se tomó en cuenta una lista de 53 artículos que incluye lácteos, carnes, harinas, productos de limpieza, aseo personal, pañales, frutas y verduras.

Para comprar con Precios Cuidados los productos que usualmente se consumen en el desayuno o la mediatarde (pan lactal, té, café, leche, manteca, dulce, galletitas de agua, yerba mate, mate cocido, entre otros, excluyendo al azúcar porque no está en el listado de Precios Cuidados), se necesitarían $ 1.599,54, y si se opta por los precios más bajos de los mismos artículos pero con diferentes marcas se requerirán $ 1.578,47. Este último cálculo, a principios de año arrojaba un total de $ 1.394,42, y se vio incrementado en un 13%.

Para comprar alimentos de consumo habitual para desayunos y cenas (carnes, verduras, quesos, atún, masa de tarta, huevos, fideos, polenta, harina, puré de papas, y arroz), se requieren $ 1.817,68 en “Precios Cuidados” y abonando los precios más bajos del mercado se requerirían $ 1.726,09. En enero, el mismo cálculo implicaba un gasto de $ 1.420,23, por lo que el aumento del rubro estaría en un 22%, según los artículos seleccionados. Para los artículos de cuidado e higiene personal se consideraron, jabón de tocador, shampoo y enjuague, dentífrico, papel higiénico y desodorante, con un total de $ 1.498,16 con precios acordados o $ 1.471,75 buscando los precios más bajos por fuera del sistema. Para enero, con precios de mercado, la misma compra arrojaba un precio total de $ 1.351, lo que implica un incremento del 9%.

Para comprar lavandina, detergente, jabón en polvo o en pan y servilletas se requieren $ 656,59 con precios cuidados o $ 546,86 a valores de mercado. En este último, el incremento en seis meses fue del 6%.

Para realizar los cálculos se tuvo en cuenta lo que informan los supermercados al programa de Precios Claros del Gobierno, por el que se pueden comparar los precios de un mismo artículo, en diferentes superficies comerciales. Se consideraron los precios más bajos en cada caso.

Así, cuando un producto, de igual marca, peso y presentación, se vende a diferentes precios según el comercio, se habla de “dispersión de precios”. Por ejemplo, una mermelada de 500 gramos puede salir entre $ 53 y $ 61,50, dependiendo del supermercado que la tenga a la venta, sin variar la marca, ni la variedad. Un mismo shampoo puede salir entre $ 121 y $ 153. Las diferencias de precios en los artículos seleccionados pueden incluso superar el 70%.

Fiscalización y Control

En cuanto al control de precios, José Cortez, titular de la Dirección de Fiscalización y Control de la provincia, explicó que los supermercados cumplen y tienen los mismos valores que tenían al 6 de marzo, pero en los comercios de proximidad las tareas de fiscalización son más complejas.

Igualmente, los precios los deben respetar todos los comerciantes, y los fiscalizadores de cada municipio velan porque así sea. “Para que se haga una inspección tiene que haber una denuncia, y debe estar fundamentada en algo (factura)”, señaló Cortez, por lo que la informalidad en los comercios de barrio dificulta el proceso. Desde el inicio de la cuarentena, se han labrado 400 actas.