martes 2 de marzo de 2021

Sólo suscriptores
Multas. La distribuidora advirtió al ente regulador que algunas fallas se habían producido por razones de fuerza mayor, pero el EPRE desestimó el reclamo de la empresa. Foto: José Gutiérrez / Los Andes.
Economía

Edemsa debe “reintegrar” $11 millones a los usuarios por fallas en el servicio

La sanción establece que el monto deberá ser reintegrado a los usuarios, pero desde el EPRE aclararon que el monto será destinado, de manera excepcional, a obras de infraestructura.

Multas. La distribuidora advirtió al ente regulador que algunas fallas se habían producido por razones de fuerza mayor, pero el EPRE desestimó el reclamo de la empresa. Foto: José Gutiérrez / Los Andes.
Sólo suscriptores

El Ente Provincial Regulador Eléctrico le fijó una nueva sanción a Edemsa por mala calidad en el servicio, que asciende a casi 11 millones de pesos. Se trata, en realidad, de casos que la distribuidora había manifestado que respondían a fuerza mayor, pero el organismo rechazó este argumento. Aunque está establecido que el importe de la multa debe ser devuelto en las próximas facturas a los usuarios afectados, en el marco de la pandemia, el Gobierno Provincial determinó que, de manera excepcional, deberá destinarse a obras para mejorar la infraestructura.

Ayer fue publicada en el Boletín Oficial de la provincia la resolución Nº 7 en la que se detalla que, por un ajuste de cálculo de una sanción ya aplicada a Edemsa, correspondiente al semestre 20°, y por apartamiento de los límites de calidad de servicio técnico, se le fija a la distribuidora una multa de $ 10.994.547,60.

Es que, cuando se le informó de las sanciones por el semestre 20°, la empresa había aducido algunos casos de fuerza mayor. Lo que ocurre es que cuando concluye un semestre, las distribuidoras suelen realizar presentaciones, en las que alegan que algunas interrupciones en el servicio se produjeron por razones ajenas a la concesionaria. Como ejemplo, se pueden mencionar situaciones como la caída de un árbol, tormentas o vientos, que provocan daños en el tendido e interrupciones en el servicio de manera temporal.

Sin embargo, el EPRE no aceptó este planteo por parte de Edemsa e hizo un recálculo de la multa aplicada. La última sanción que se la fijó a la empresa, en noviembre del año pasado, fue la correspondiente al semestre 22° y ascendió a $ 380 mil. Esto, unas semanas después de las que se aplicaron sanciones a las otras distribuidoras: $ 10.887.644 a la empresa Alto Verde, $ 3.439.956 a Edestesa, $ 1.657.542 a Cecsagal, $ 1.574.119 a la Cooperativa Eléctrica de Godoy Cruz, $ 623.049 a Bowen, $ 362.610 a Rivadavia, un monto de $ 207.479 a Sud Río Tunuyán y $ 72.508 a la empresa Santa Rosa.

Si bien el texto de la resolución publicada ayer establece que el monto indicado deberá ser acreditado a los usuarios dentro de las dos próximas facturaciones, desde el Ente Provincial Regulador Eléctrico detallaron que, en principio, esto no sucedería, ya que, en la última audiencia pública, en la que se definió un aumento promedio del 30% en la facturación, también se planteó que el monto de las sanciones se destinaría a obras. Por lo pronto, desde Edemsa aclararon que la empresa “está cumpliendo” con las sanciones aplicadas.

Las multas a las distribuidoras por deficiente prestación del servicio se empezaron a aplicar en 2009. Sin embargo, las deudas comenzaron a acumularse por reclamos, por parte de las prestadoras, sobre la falta de actualización de la tarifa eléctrica. De ahí que en 2018 se estableció que el monto de la sanción debía ser reintegrado a todos los usuarios que se vieron perjudicados por las interrupciones en el suministro de la energía eléctrica.

No obstante, en el contexto de la pandemia, y con el monto de la tarifa nuevamente congelado por varios meses –la última actualización del valor de distribución, previa a la que llegará en las próximas facturas, había sido en junio de 2019, en base a los valores presentados por las concesionarias en diciembre de 2018-, la Secretaría de Servicios Públicos de la provincia entendió que la falta de inversiones puede afectar la calidad de la prestación. Por eso, propuso que las distribuidoras destinen el dinero de las multas a realizar mejoras estructurales en las zonas donde se producen cortes de electricidad con mayor frecuencia.

Esta propuesta fue analizada en la audiencia pública que se realizó el pasado 11 de diciembre. Sin embargo, aunque el gobernador Rodolfo Suárez emitió un decreto en el que autorizó a aplicar el nuevo cuadro tarifario con la actualización del Valor Agregado de Distribución (VAD), aún no ha sido publicada la normativa que establece que las sanciones se destinarán a realizar obras, ni cuáles son las que se definieron como prioritarias.

Por este motivo, las últimas bonificaciones a los usuarios -las de agosto de 2019, enero de 2020 y julio de 2020- no se han realizado hasta el momento y las más recientes que debería aplicar Edemsa quedan en suspenso hasta que se publique el decreto que defina cuáles son los períodos a destinar a trabajos de mejora de la infraestructura. A lo que se apunta es a que, en lugar de que los afectados reciban sucesivos reintegros por la mala prestación, se solucionen los problemas que generan esas fallas en el suministro.

En el marco de la audiencia, desde la Secretaría de Servicios Públicos se informó que el monto total de multas que las concesionarias deberán asignar a obras es de $ 289.883.286. Cabe aclarar, que las obras de infraestructura que realicen las distribuidoras eléctricas con el dinero de las multas, será complementario a las inversiones ya programadas para cada empresa.

Los aumentos en la factura de la luz

El 6 de enero, se publicó el decreto en el que el gobernador Rodolfo Suárez autoriza un incremento del Valor Agregado de Distribución (VAD), uno de los componentes de la facturación, que se traducirá en un aumento en lo que pagan los usuarios de alrededor del 30%.

Así, los usuarios residenciales con consumos bimestrales menores a 300 kWh (40% del total en la provincia) tendrá una suba promedio de $117 mensuales en sus facturas. Los que consuman entre 300 y 599 KWh (32%) deberán pagar $ 400 más por mes y los residenciales con consumos mayores a 600 kWh por bimestre (29%) recibirán un aumento de unos $ 900 mensuales.


Por las redes