miércoles 25 de noviembre de 2020

Sólo suscriptores
Economía

Plazos fijos: atados al dólar, a la inflación o tradicionales, ¿qué conviene más?

Con el objetivo de potenciar la captación de depósitos, el Banco Central aprobó una nueva modalidad de ahorro.

Sólo suscriptores

El Banco Central busca favorecer el ahorro en pesos, aunque atado a la evolución del dólar. Así, intentará desalentar la compra de divisas para “guardar en el colchón”. Por esta razón, la autoridad monetaria habilitó una nueva modalidad de plazo fijo.

De esta forma, esperan captar depósitos a tasa variable para destinar al prefinanciamiento de exportaciones, sin que se genere un descalce entre las monedas.

Así, las entidades financieras podrán ofrecer instrumentos de ahorro vinculados a la evolución de la cotización oficial del dólar, conocido como “dólar linked” (o atado al dólar), y ofrecer préstamos a exportadores, generando un nuevo mercado para el ahorro en pesos.

¿Es conveniente un plazo fijo atado al dólar?

En la actualidad el Banco Central mantiene un control sobre la evolución de la divisa, y el precio de la cotización oficial se aleja de los valores que se manejan en el mercado paralelo que, aunque de forma ilegal, es el único en el que se compran y venden divisas de forma libre (sin el tope de u$s200).

La cotización también difiere de los valores a los que se pueden comprar y vender dólares por medio de las operaciones en dólar Dólar bolsa y Contado con Liqui. En este caso no se trata de la compra directa de divisas, sino de adquirir títulos en pesos y luego venderlos en dólares en el mercado de valores, con una espera de cinco días hábiles, y tras abonarle una comisión al broker elegido para concretar la transacción.

Ahora bien, si se analiza la evolución en lo que va del año del dólar oficial, según la cotización diaria que publica el Banco Nación, la divisa abrió el año en $58 para la compra, y en $63 para la venta, y en la actualidad cotiza a $74,25 y a $79,25, respectivamente, lo que equivale a un aumento del 28,02%.

Es decir que por cada mil pesos se habría obtenido una ganancia de $280,20, más la tasa de interés que aplique cada banco por estos depósitos.

El inconveniente está en que adquirir u$s200 al 15 de septiembre en el Banco Nación implica destinar $20.605 (con el 30% del impuesto País incluido), y en el mercado paralelo esas mismas divisas se venderían por $25.600 ($128), dando como resultado una diferencia instantánea de $4.995.

Claro está que esta maniobra, además de ilegal, no resguarda el dinero contra los efectos de la inflación, pero con un incremento del 24% de la inversión, muchos prefieren correr el riesgo y el llamado “puré” está cada día más extendido.

“La idea del dólar linked, es que siga la cotización del dólar oficial, y si lo permiten, es porque ellos mismos están evaluando un incremento (de la divisa), aunque sea de a poco, mayor al de la inflación. Uno tiene que pensar que después, no podrá transformar esos peso en dólares, para realmente dolarizar la inversión, porque el cupo de u$s200 le pone un freno”, explicó al respecto el economista Daniel Garro, titular de Value International Group.

Además, señaló que el riesgo de que el rendimiento de esos plazos fijos se retrase, con respecto al dólar bolsa, o al blue, existe, y por lo tanto sería más una herramienta a corto plazo que una alternativa real de ahorro.

“Por más de que el Gobierno tenga algunas alternativas para mantener el dólar a niveles bajos, luego del canje de deuda, lo estructural no se ha resuelto (emisión monetaria y déficit), y a la larga el dólar en el resto de los mercados, bursátil o paralelo, van a subir más, por lo tanto hay que tener cuidado de que esos plazos fijos no queden detrás”, agregó.

El economista advirtió que aunque el Gobierno haya largado la idea para que la gente se “desdolarise”, cuando la economía está mala, si la gente deja de comprar dólares por un momento, solo es para luego retomarlo con más fuerza.

¿Qué otras opciones existen para ahorrar a plazo fijo?

1- Tradicional en Pesos: se trata de la opción más simple y permite conocer la ganancia exacta en pesos, desde el comienzo.

En julio, el Banco Central decidió elevar el rendimiento de los plazos fijos minoristas, hasta $1 millón, al equivalente a 87% de la tasa de referencia de política monetaria, a partir del 1 de agosto de 2020, con el objetivo de incentivar el ahorro minorista. De tal manera que el rendimiento de los plazos fijos minoristas en pesos a la fecha alcanza el 33,06% Tasa Nominal Anual, lo que equivale a una tasa mensual de 2,7173% y Tasa Efectiva Anual de 38,57%.

2-Tradicional en dólares: al igual que el anterior, permite conocer la ganancia exacta en dólares, pero se constituye en esa moneda también. Los bancos pueden pagar desde un 0,5% anual a 30 días, hasta un 6% anual a 365 días.

3- Ajustable por UVA en Pesos: expresa el capital invertido en Unidades de Valor Adquisitivo, es decir que de haber adquirido 1.000 UVAs en enero se habría pagado $47.230, y a la fecha equivaldrían a $57.770 (+22,3%). Es que cada unidad se actualiza de forma diaria en función a la inflación (comenzaron el año a $47,23 y a la fecha cuestan $57,77).

La ganancia obtenida equivaldrá a la evolución de las UVAs, más el interés pactado. Dependiendo de los bancos, estos llegan a pagar hasta un 20% adicional (TNA a 365 días).

4-Precancelable UVA en Pesos: al igual que en la opción anterior, el capital invertido se expresa en UVA, y se actualiza de forma diaria, pero se puede precancelar a partir de los 31 días de constituido, sin preaviso, y a una tasa anual fija sobre el capital invertido.

Los plazos fijos precancelables ajustables por UVA fueron lanzados por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en el mes de febrero como una opción de inversión a tasa real positiva para los ahorristas.

Estos depósitos ofrecen una tasa mínima de 1% sobre la inflación si se cumple el plazo contractual de 90 días y, además, dispone de la opción de precancelamiento a partir de los 30 días, obteniendo una rentabilidad equivalente al 70% de la tasa de política monetaria.

Si se opta por cumplir el plazo de 90 días, los ahorristas recibirán la tasa de interés equivalente al Indice de Precios al Consumidor que informa el INDEC más un 1%, lo que permite mantener el poder adquisitivo del ahorro y ganarle por un punto a la inflación.

Los bancos están obligados a ofrecer esta opción a todos los ahorristas a través de todos los medios, ya sea en las sucursales con presencia física o a través de las plataformas electrónicas.

¿Qué opciones elegir?

“Existen varias alternativas con respecto a los plazos fijos, con una tasa interés promedio del 33% anual. Hay una puja entre el Banco Central, y el ministro Guzmán, por la que, en principio, de no restringirse más el cupo de u$s200 mensuales, se aumentaría la tasa de interés llevándola al 40% anual, teniendo en cuenta que una tasa del 33% es negativa en términos reales, es decir que pierde contra la inflación (proyectada en torno al 37,8% por los analistas del Banco Central)”, explicó el economista José Vargas, titular de Evaluecon.

Ahora bien, los plazos fijos tradicionales son elegidos normalmente por “ahorristas sumamente conservadores y chicos”, los ahorristas “medios y grandes” tienen plazos fijos que ajustan por CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia o Inflación/UVAs), o en dólar linked".

Estas dos últimas opciones resultan “tentadoras”, según el economista, pero hay que recordar que para el ahorrista chico, a veces es preferible una tasa fija, que depender de los vaivenes de la divisa, o del aumento de la inflación. Y para los grandes, hay que tener en cuenta que estos “tienen muy diversificada su cartera de inversiones, porque muchas de estas opciones están alcanzadas por Ganancias, y deben evitar que la poca ganancia se pueda ir por el componente impositivo".

“Es una opción alternativa, teniendo en cuenta que el Banco Central está buscando que haya menos demanda, y menos presión para la compra de divisas”, cerró el economista.