Patacones y otras cuasimonedas: ¿tienen posibilidad en la economía actual?

Patacones y otras cuasimonedas: ¿tienen posibilidad en la economía actual?

La pregunta surge a partir de que el director del Banco Nación propusiera discutir una nueva moneda que no se pueda cambiar por dólar

En pleno inicio de la cuarentena, cuando el desplome de la actividad llevó los números de recaudación al subsuelo, varias provincias barajaron la posibilidad de recurrir a las cuasimonedas para hacer frente a los gastos. El ministro de Hacienda de Mendoza, Lisandro Nieri, manifestó que era un último recurso, pero no lo descartó.

Ahora, es el presidente del Banco Nación, Claudio Lozano, quien vuelve a traer esta herramienta a la escena, al hablar de una moneda que no se pueda cambiar por el dólar. Hace casi 20 años, los patacones, los lecop y los petrom –estos últimos en Mendoza- eran de uso habitual.

Por la crisis del 2001, el gobierno de Fernando de la Rúa lanzó los lecop (Letras de Cancelación de Obligaciones Provinciales), que en realidad eran bonos que tenían como finalidad pagar las deudas del Estado nacional con las provincias. Pero cuando las dificultades económicas se profundizaron, en 2002, el presidente Eduardo Duhalde decidió volver a emitirlos para pagar sueldos y subsidios a los sectores más vulnerables. Estos billetes circulaban a la par del peso y se podían utilizar para hacer compras y pagar impuestos.

En la provincia de Buenos Aires surgió otro bono o cuasimoneda: el patacón. Con estos billetes, la gestión de Carlos Ruckauf pagó los salarios de la administración pública y, por ello, los comercios comenzaron a aceptarlos como medio de pago. Si bien en un primer momento, refleja A24, se aceptaba su valor nominal (un patacón equivalía a un peso), hubo una época en que comenzaron a negociarse en el mercado a un valor menor.

Esta moneda de emergencia fue retirada en 2003, cuando, por la eliminación de la Ley de Convertibilidad, el Banco Central pudo empezar a emitir pesos sin el respaldo equivalente en dólares. De esta manera, el gobierno nacional puso en circulación mayor cantidad de moneda de curso legal, haciendo innecesario el uso del patacón.

Aunque los patacones y los lecop hayan sido los más conocidos, varias provincias implementaron sus cuasimonedas: Tucumán, los bocade; Formosa y Entre Ríos, los federal; Chaco, los quebracho; Córdoba, los lecor; Misiones, los cemis; y Mendoza los petrom; entre otros.

El nombre de los bonos mendocinos, que fueron emitidos en 2002, durante el gobierno de Roberto Iglesias, para cubrir los gastos del Estado, se debía que estaban respaldados por las regalías petrolíferas. De hecho, esta era una diferencia con el resto de las cuasimonedas, que no tenían una garantía. Ofrecían una tasa de interés del 7% anual y, si bien originalmente iban a vencer en 2007, en 2003 fueron canjeados por pesos.

Los petrom fueron recibidos por supermercados y comercios en general, y se podían usar para pagar impuestos provinciales; pero no lo aceptaban los bancos ni las financieras, tampoco las tarjetas de crédito, ni las empresas de telefonía y gas.

En marzo y abril de 2020, cuando la pandemia puso en jaque los números de las administraciones provinciales, la posibilidad de usar cuasimonedas comenzó a sonar fuerte en varias provincias, incluida Mendoza, pero la emisión monetaria por parte del gobierno nacional –y la transferencia de fondos- tornó innecesaria su utilización.

Por esa misma época, el presidente Alberto Fernández había descartado esta medida, en una entrevista con La Voz del Interior. “Las cuasimonedas están desterradas en Argentina, fueron una emergencia que tuvo que ver con la crisis de la convertibilidad. Nosotros ahora tenemos que ser cuidadosos”, expresó. Aunque también había agregado: “no se trata de andar emitiendo y tirando plata para que todo pase, porque todo eso vuelve en un conflicto, lo que puede ser pan para hoy puede ser hambre para mañana”.

En las últimas horas, el presidente del Banco Central, Claudio Lozano, habló en una entrevista en C5N, de discutir una moneda que no sea convertible en dólares y que pueda financiar “la política social y la recuperación de la capacidad del consumo de la población”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA