martes 2 de marzo de 2021

El Gobierno nacional reconoció este viernes que hubo una disparada en los precios de los alimentos en los últimos meses de 2020 y el arranque de 2021
Economía

Nación admite disparada de precios de alimentos y elevará la ayuda social

La ayuda la incrementará a través de la Tarjeta Alimentar. El monto podría subir hasta 50%. Arroyo dijo que la inflación en los barrios “es más alta”. Guzmán descartó un nuevo IFE.

El Gobierno nacional reconoció este viernes que hubo una disparada en los precios de los alimentos en los últimos meses de 2020 y el arranque de 2021

El Gobierno nacional reconoció este viernes que hubo una disparada en los precios de los alimentos en los últimos meses de 2020 y el arranque de 2021, y anunció que reforzará la ayuda alimentaria a través de la tarjeta de débito que le otorgó a 1,5 millón de personas en el país.

El anuncio lo hizo el ministro Desarrollo Social, Daniel Arroyo. Afirmó que “hubo un aumento importante en los precios de los alimentos”. Esa situación impulsó al gobierno a tomar decisiones para contener una crisis social.

Arroyo mira los números del Indec, pero él tiene indicadores propios que se lo dan los relevamientos en los barrios carenciados. Y la situación social es más dramática de lo que pueden mostrar números fríos del organismo estadístico. El propio funcionario lo reconoció hoy, al sostener que mientras el Indec mide lo que pasa con los precios en promedio a nivel nacional, su cartera mira indicadores de “los barrios”.

Eso arroja, dijo, que el costo de vida para los más humildes ha crecido con mayor virulencia. La inflación barrial “tiende a ser mayor”, señaló Arroyo en la radio Futurock, dado que los precios de los alimentos subieron “cerca del 50% en el año” en las periferias de las grandes capitales y en los pueblos.

El Indec había informado el miércoles que el costo de la canasta alimentaria se disparó 45,5% en 2020, unos 9,4 puntos por encima de la inflación promedio del país, que cerró el año en 36,1%. Para ir al supermercado sin caer en la indigencia, una familia de cuatro integrantes necesitó 22.681 pesos en diciembre.

En tanto, siempre de acuerdo a los datos oficiales, la misma familia necesitó $54.208 en diciembre para cubrir bienes y servicios y no caer en la pobreza. Esta canasta total se encareció 39,1% en el 2020 y también quedó por encima de la inflación general promedio.

En ese contexto, Arroyo habló con el presidente Alberto Fernández y con su par de Economía, Martín Guzmán. Y ahora evalúan un aumento del 50% para la Tarjeta Alimentar que llega a un millón y medio de familias.

Según dijeron fuentes de Desarrollo Social, la suba podría hacerse efectiva ya desde febrero, porque la tarjeta se carga el tercer viernes de cada mes y ya comenzó el pago correspondiente a enero.

El beneficio está destinado a madres y padres con hijos o hijas de hasta 6 años que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH); embarazadas a partir de los tres meses que cobran la Asignación por Embarazo; y personas con discapacidad que reciben la AUH.

Actualmente, paga un monto de 4.000 pesos para quienes tienen un hijo y de 6.000 pesos para quienes tengan dos o más hijos y permite comprar sólo alimentos. Con la actualización, esos montos pasarían a ser de 6.000 y 9.000 pesos.

Por las restricciones fiscales, ya no hay margen para darle continuidad al Ingreso Familiar de Emergencia y tampoco al Programa de Asistencia a la Producción y el Trabajo (ATP). Lo repitió este viernes el ministro de Economía, Martín Guzmán.

El funcionario pasó por el Chaco, una de las cuatro provincias estructuralmente más pobres de la Argentina, y allí afirmó: “Esas medidas se tomaron en un contexto de restricciones para la circulación social que hoy ya no están presentes, por lo que las medidas deben ser otras”.

E indicó que la medida de hoy para “proteger al trabajo y la producción” es la segunda versión del Programa de Recuperación Productiva (Repro II), el cual paga 9.000 pesos por empleado a empresas privadas por hasta dos meses.

Arroyo señaló, por otro lado, que el Gobierno también está impulsando la extensión del programa Potenciar Trabajo en el que ya hay más de 800.000 personas que trabajan cuatro horas por día a cambio de medio salario mínimo, vital y móvil. Y la otra medida que para el gobierno es importante, porque articula con las dos anteriores, es la urbanización de barrios carenciados: “Ya estamos en 78 barrios en los que se están abriendo calles y mejorando viviendas, lo cual también es un gran plan de empleo”.