Muchas reuniones y gran interés: así ha sido la ProWein para las bodegas argentinas

En las primeras jornadas de la ProWein las bodegas argentinas pudieron reunirse con importadores de todo el mundo.
En las primeras jornadas de la ProWein las bodegas argentinas pudieron reunirse con importadores de todo el mundo.

En las primeras dos jornadas de la feria de vinos más importante del mundo, las empresas locales se mostraron optimistas con el desempeño.

El comienzo de la ProWein, la feria de vinos fraccionados más importante del mundo, dejó muy buenas sensaciones para las bodegas argentinas. El pasado domingo 15 de mayo comenzó en Düsseldorf, Alemania, la 27° edición del encuentro que reúne a todas las personas claves en la comercialización internacional, algo que continuó hoy y seguirá hasta mañana. Allí, las empresas argentinas comenzaron a capitalizar su oportunidad de concretar nuevas ventas al exterior y poder admirar las tendencias mundiales y los competidores de los otros países productores.

Desde tierras Alemanas, Martín Hinojosa, presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), contó que el domingo la mayoría de las bodegas ya tenían su agenda patada y recibieron a varios importadores. “El pabellón argentino ha estado bastante bien, a la par de otros importantes países. Hay mucho interés por el vino argentino. Hay un buen desempeño de las bodegas que han hecho el trabajo previo de armar agenda antes. Lo positivo es que todas las reuniones se concretaron”, sostuvo la máxima autoridad del vino argentino.

Además, Hinojosa contó que en estas primeras jornadas pudieron observar las tendencias de sus principales competidores en el mercado mundial: “Vi un diseño de etiquetas muy innovador en algunos países, sobre todo en el nuevo mundo”.

En total fueron 71 las bodegas que viajaron de la mano de Wines of Argentina (WofA), mientras que con el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y ProMendoza se sumaron 35 y una docena que fueron por su cuenta. Entre esas bodegas estuvieron Cadus Wines y Nieto Senetiner. Su enólogo, Santiago Mayorga, contó: “El primer día vimos que fue menos concurrido que otros años, pero nosotros tuvimos cuatro reuniones súper interesantes con potenciales clientes y clientes que no veíamos hace mucho tiempo por el efecto de la pandemia”.

“El domingo fue un día súper productivo y largo. Arrancamos muy temprano, desde las 8 de la mañana hasta las 18.30 y cerramos con una cena. Son días de mucho trabajo y comunicación, pero muy productivos”, relató. En cuanto al ambiente, mencionó: “Creo que hay buena onda en la gente que volvió a viajar, a encontrarse con sus clientes y poder comunicar los vinos nuevamente”.

La ProWein volvió a realizarse en Alemania luego de dos años.
La ProWein volvió a realizarse en Alemania luego de dos años.

Una ubicación estratégica

En la ProWein, todos los países productores están divididos en pabellones. En el caso de Argentina, su ubicación es en el número 12, el correspondiente al “Nuevo Mundo”, junto a países como Chile, Uruguay, Sudáfrica, algo de Australia y Argentina. En este sentido, María Laura Ortíz, sommelier mendocina instalada en Europa, comentó a Los Andes que esa ubicación ha sido clave, ya que se encuentra en el centro del predio. “La magnitud de la feria ha sido igual a la de otros años, con todos los países. Hay pabellones que son exclusivos, como el anfitrión Alemania que tiene un pabellón y medio. Argentina está en el pabellón 12, llamado ‘Nuevo Mundo’, que tiene una colocación estratégica en el centro de la feria”, comentó.

Para la experta, la concurrencia de gente ha sido importante, pero en la cantidad de otros años. Asimismo, destacó el perfil de los asistentes al evento: “Se ve que los que han venido lo han hecho enfocados en probar y catar. Muchas bodegas ya tienen en sus agendas programados encuentros con importadores y otros que están abiertos a la visita espontánea”. Tal es así que promediando el mediodía de la segunda jornada, el 50% estaba en reunión con importadores.

La cantidad de vinos es impresionante y las bodegas argentinas están todas atendidas por más de una persona por stand, lo que es positivo porque ninguna persona queda esperando por su turno”, ponderó.

Por su parte, Matías Prezioso, presidente de la Asociación Argentina de Sommeliers, opinó: “El entusiasmo de la gente y de los expositores es interesante, porque es la primera ProWine que se hace desde que empezó la pandemia, tras la cancelación de las ediciones de 2021 y 2022. Es una fecha distinta a la original, mucho mejor a nivel climático porque en Alemania es primavera”.

Sin embargo, explicó que esta fecha pude tener un aspecto negativo para el mercado argentino: “Lo no tan bueno es que este momento, para fines comerciales, sobre todo en Alemania, el año comercial ya está medio iniciado y a veces no genera el mismo interés que cuando se hace en marzo”.

Casi 120 bodegas de todo el país llegaron a la feria de vinos más importante del mundo. - Gentileza
Casi 120 bodegas de todo el país llegaron a la feria de vinos más importante del mundo. - Gentileza

Qué ha mostrado Argentina

Tal como estaba previsto, desde WofA, el CFI y ProMendoza llevaron adelante dos seminarios orientados al trade para mostrar las innovaciones en la vitivinicultura argentina y tendencias en vinos tintos y variedades nativas.

Uno de ellos, “What’s new in Argentina” (Qué hay de nuevo en Argentina) fue dictado por Matías Prezioso, quien detalló: “El seminario que brindamos presentó lo nuevo en el país y el objetivo fue mostrar vinos distintos a lo que se hace generalmente. Fue todo de variedades tintas, pero solo un Malbec hecho sin madera. Intentamos poner foco en el Pinot Noir, las variedades criollas, que están creciendo mucho, Bonarda, Cabernet Franc, y todo de distintas provincias y diferentes estilos de elaboración”.

“De alguna manera, el Malbec ha posicionado a Argentina en el mundo, pero está habiendo ciertos mercados, como el Europeo que es un mercado maduro y que tiene mucha tradición en el consumo de vinos, que están viendo un techo en el Malbec, por lo que en ese sentido está bueno mostrar otras cosas. Como el Pinot Noir de zonas altas de Mendoza o la Patagonia; el Cabernet Franc, que está dando muy buenos resultados en alta gama y se posiciona como un hermano menor del Malbec; las variedades criollas, que están muy plantadas en Argentina, con viñedos muy antiguos y que tienen un estilo muy ligero”, completó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA