Mercados: cerró un semestre negro con suba del dólar y paliza para bonos y acciones

El dólar tuvo una subida mayor a la de otros meses. ( Ramiro Pereyra / La Voz)
El dólar tuvo una subida mayor a la de otros meses. ( Ramiro Pereyra / La Voz)

Los bonos en dólares bajaron al 22% de su valor original. Las acciones de empresas cayeron hasta 53% en el semestre. El riesgo país tocó récords. Y subieron los dólares alternativos.

La Argentina cerró un primer semestre de 2022 muy negativo en términos financieros, con los tipos de cambio alternativos en alza, y desplome en los precios de los bonos soberanos y las acciones de las empresas.

Si bien el semestre venía con resultados malos, el panorama se oscureció más en el sexto mes del año, lo que obligó al Gobierno a tomar medidas con una posterior denuncia por un supuesto “golpe de mercado”, según el presidente Alberto Fernández.

El ajuste sobre el cepo cambiario permitió al Banco Central comprar de golpe (en cinco ruedas) 1.496 millones de dólares. Así, acumuló 1.800 millones de compras netas en el mercado en el primer semestre.

Alberto Fernández y Cristina Fernández De Kirchner durante el acto por los 100 años de YPF. Foto: Federico López Claro.
Alberto Fernández y Cristina Fernández De Kirchner durante el acto por los 100 años de YPF. Foto: Federico López Claro.

A la debilidad política del Gobierno por sus propias internas, los inversores empezaron a observar datos concretos: el Banco Central no puede sumar reservas si no es por un torniquete sobre el comercio exterior y su deuda alcanza los 6,4 billones de pesos.

El financiamiento del Tesoro anotó un refinanciamiento del 121% en el primer semestre. Pero hubo que disponer medidas para los Fondos Comunes de Inversión tras el desarme imprevisto de posiciones en bonos ajustados por inflación que hubo en junio.

El economista Nery Persichini señala la impresionante emisión monetaria de junio: hubo 377.000 millones de pesos en adelantos transitorios para financiar el déficit fiscal y 665.000 millones para comprar bonos en pesos. 1,042 billones en total.

Y el barco navega en un mar de 32% de inflación en el semestre, que las consultoras privadas estiman entre 70% y 80% para fin de año. Por eso hubo elevado nerviosismo y volatilidad en el último tramo del semestre.

Algunos datos elocuentes: el dólar blue subió 14,9%, pero todo el incremento se registró a partir del 9 de junio. El tipo de cambio MEP (con bono GD30) escaló 20,6%, a $250; y el contado con liquidación escaló 20,4% a 253,34 pesos. Todo en el sexto mes del año.

En el Mercado Abierto Electrónico, el dólar mayorista cerró junio en 125,23 pesos por unidad, por lo que ascendió 4,19% en el mes y 21,9% en el primer semestre. El minorista avanzó 20,5% y llegó a 130,44 pesos. Y el “solidario” subió a 215,23 pesos.

En el mercado paralelo, la cotización blue se ubicó en 238 pesos al finalizar junio, por lo que subió 15,2% en el mes. Como durante gran parte del semestre esta cotización estuvo calma y hasta con tendencia bajista, el acumulado semestral arrojó un alza del 14,9%.

Los economistas y analistas de mercado explican que lo dramático no es el tamaño de las subas, porque todas están muy por detrás de una inflación del 32% o 33% en el primer semestre. Lo que preocupa es la velocidad y la tendencia que se inició.

Sangrías en renta fija y variable

Martín Guzmán junto al secretario de Finanzas, Rafael Ignacio Brigo y el subsecretario de Financiamiento, Ramiro Tosi.
Martín Guzmán junto al secretario de Finanzas, Rafael Ignacio Brigo y el subsecretario de Financiamiento, Ramiro Tosi.

Gustavo Ber, economista del Estudio Ber, señaló que la reanudación del fenómeno conocido como “sell-off” (venta masiva) que se registra en los Estados Unidos “no hace más que dar un nuevo envión bajista” a los activos argentinos, mientras aquí “prevalece la cautela en medio además de ruidos políticos e incertidumbre económica ante un panorama cada vez más complicado”.

En el mercado de renta fija, el bono AE38D cayó 14,1% en el mes y 26,4% en el semestre; el AL29D bajó 17% en junio y 35 en el semestre; y el AL30D, uno de los bonos más operados, descendió 16,7% en junio y 33% en lo que va del año, hasta un valor de 21,82 dólares.

En la Bolsa de Comercio, el S&P Merval cerró el mes con una caída del 5,5%, que lo llevó a 88.212 puntos. Había arrancado el año en 83.500. Es decir, había subido poco más de diez por ciento y en el camino recortó.

Distinta fue la sangría de las acciones de empresas argentinas en Wall Street. Allí Mercadolibre perdió 18,7 en el mes y 52,6% en el primer semestre, posicionándose como la más golpeada; atrás quedaron Globant SA, con una baja semestral del 44,5% y los bancos Supervielle, Grupo Financiero Galicia y Francés con descensos que van del 30,3% al 24,1% en el semestre.

Esto se dio también en un contexto internacional de desplomes históricos. El poderoso Dow Jones (promedio industrial) estadounidense perdió 15,3% en el primer semestre; el Nasdaq (de compañías tecnológicas) bajó 29,5%; y el S&P 500 (el índice más representativo de la situación real del mercado) cayó 20,5%.

“Ocurre que los operadores perciben un clima de acentuado nerviosismo frente a los desafíos que impone continuar administrando los desequilibrios fiscales, monetarios y cambiarios, dentro de un contexto que cada vez requiere mayores regulaciones”, analizó Ber.

Ber agrega que el largo camino que resta hasta las elecciones - con tironeos en el oficialismo y la oposición - no hace más que sumar más inquietudes y así es que se imponen las posturas defensivas.

Hay bonos en moneda nacional como el PR 15 del Gobierno nacional que registraron caídas del 51% en lo que va del año, con precios que no superan los 22,40 pesos. Pero las principales sangrías se observan en los bonos en dólares.

En finanzas, un bono basura es un título de renta fija que tiene un alto riesgo de impago y que en contraprestación tiene que pagar un tipo de interés más alto. Es el caso en el que están los papeles argentinos. A diferencia de otras épocas, ahora no los compran ni los fondos buitre.

El indicador riesgo país de Argentina, que elabora la banca estadounidense JP Morgan, escaló 24% en junio y 40% en el primer semestre, alcanzando así un nivel de 2.374 puntos básicos, pero habiendo alcanzado los 2.459 puntos días atrás. Son récord desde la restructuración de deuda en 2020.

A nivel global, el riesgo país es de 5,09 puntos. Y en América Latina el de Argentina es el segundo más alto, después de Salvador, que tiene una sobretasa de 28,33% mientras que la de Chile es la más baja, con 1,98%.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA