martes 20 de octubre de 2020

Sólo suscriptores
Mercado de traslado: vuelve la discusión por el precio del litro de vino. / Orlando Pelichotti
Economía

Mercado de traslado: vuelve la discusión por el precio del litro de vino

Algunos productores del Este y de la zona Norte prostestaron esta semana frente a la Casa de Gobierno. Industriales aseguran que los precios congelados en los súper no derraman en la cadena.

Mercado de traslado: vuelve la discusión por el precio del litro de vino. / Orlando Pelichotti
Sólo suscriptores

La discusión sobre el precio del vino vuelve a estar sobre la mesa. Es que esta semana más de 60 productores de Lavalle y el Este provincial llegaron a la explanada de Casa de Gobierno para manifestar su malestar por la difícil situación que viven desde hace ya varios años. Básicamente aseguran que el valor de los genéricos en el mercado de traslado, no alcanza para cubrir los costos.

Luis Caña, productor de San Martín, fue uno de los tantos que logró hablar con autoridades del Ministerio de Economía para hacerles saber de su situación, quienes se pusieron a predisposición prometiendo una pronta reunión y celebraron, además, la idea de quienes habían llegado al lugar de formar una nueva cooperativa para poder hacer frente a la difícil situación.

“Venimos con una crisis que ya es conocida en la vitivinicultura desde hace años. El precio del vino se mantiene al mismo nivel en pesos al que tenía hace tres o cuatros años, cuando hay insumos que se compran al valor del dólar y la inflación interanual es del alrededor del 30%. Si bien ha habido un pequeño aumento, no alcanza para cubrir los costos de producción. A eso se le suma que las fincas han bajado su rendimiento por tantos años de crisis”, manifestó Caña.

Pero esta realidad no se limita sólo a quienes fueron a la Casa de Gobierno provincial en busca de respuestas. Desde diferentes Cámaras y asociaciones vinculadas a la actividad vitivinícola en la provincia, manifestaron que esta situación se viene presentando desde hace ya varios años y uno de los principales temores es que las fincas terminen desapareciendo.

Como siempre, el tire y afloje entre productor y bodega se hace notar. Es que varios industriales aseguran que el precio en el mercado de traslado no escala más, porque los valores en las góndolas, de las botellas y los multilaminados, están pisados por el Estado y eso no permite que la cadena obtengan mejor rentabilidad.

Si bien en octubre se oficializó un aumento para el precio máximo del vino en un 6%, esto es insuficiente para la industria. Conforme a lo dicho por Patricia Ortiz, titular de Bodegas de Argentina, la bebida nacional viene con un atraso en su precio que es del 30% en los últimos años. “Este año hemos tenido autorización de subir los precios dos veces: en junio 4% y en setiembre del 6%, lo cual es agradecido pero no es suficiente porque los insumos han subido mucho más que eso”, dijo Ortiz.

La titular de Bodegas de Argentina manifestó que entienden la situación crítica de los productores, pero aseguró que es algo que se vive en toda la cadena productiva: “Esperamos que suba también lo que se le paga al productor. Queremos que subsistan y sean sustentables porque, si no, perdemos la materia prima que es lo más importante y lo básico para hacer vino. Esperamos que se recuperen los precios y se derrame en toda la cadena”. Aclaró que están en contacto con el Gobierno nacional para intentar destrabar el congelamiento de precios. Mauro Sosa, del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, comentó que “en todos los casos estamos trabajando por debajo de los costos hace muchísimos años y esto está generando una descapitalización del sector productivo y, en consecuencia, abandono de la actividad”.

La realidad del sector es que los precios están muy retrasados, con valores cercanos a los que había en 2016, con la salvedad que la inflación ha crecido en los últimos años en un promedio de 37,5% anual.

“No hay manera de subsistir y mantener una estructura con los precios que se están pagando. A eso se suman condiciones de pago muy particulares. El poco precio que se le paga al productor se sigue depreciando por los plazos que se manejan”, manifestó Sosa.

¿Cuánto le queda al productor?

Como se había dado a conocer desde el Observatorio de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), el costo del vino se ha incrementado en 35% y lo que se le paga a los productores está bastante lejos de los precios de equilibrio que deberían tener, al menos para no generar pérdidas.

Nicolás Vicchi, subgerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi) aseguró que para poder llegar a esos precios de equilibrio, la actualización de precios debe continuar. Entre las soluciones que encuentra Vicchi para aumentar el rendimiento de la producción están: “Un paquete de medidas enfocadas a la producción primaria, tales como financiamiento o herramientas para el productor para disminuir los costos y aumentar la productividad. Esto debe venir aparejado con un incentivo al desarrollo de empresas de servicios o el asociativismo; una distribución equitativa de la renta en toda la cadena productiva e incentivos para mejorar el mercado interno y externo”. Por otra parte, destacó que los productores que pertenecen a las cooperativas se encuentran en una situación un poco mejor que aquellos que no. “Nosotros desde el sector cooperativo motivamos la integración. Siguen existiendo eslabones de la cadena que tiene más influencia  al momento de poner el precio que se le pone al consumidor”, indicó Vicchi.

Para entender de manera gráfica cuál es la situación del sector productivo, Gabriela Lizana, presidenta de la Asociación de los Productores del Oasis Este Mendocino (Aproem), explicó que del valor final del vino, el productor participa sólo entre un 7 y 8%.

Para la dirigente “el sector productivo, por el precio y la forma de pago, está subsidiando a los otros actores de la cadena productiva”. Lizana comentó que "en todas las economías regionales se ha producido un aumento de la brecha entre lo que se le paga a los productores y el valor en góndola. El vino sigue ese mismo camino.

Los precios en góndola, por lo menos los que no tienen un máximo fijado, han ido aumentando. Sin embargo el ajuste es mínimo y la participación del productor en esta cadena sigue siendo muy baja".