jueves 26 de noviembre de 2020

A pesar del contexto de pandemia la industria del vino, que estuvo dentro de las esenciales, pudo seguir trabajando y hasta mejoró su ritmo de ventas. Foto: Daniel Caballero / Los Andes
Economía

Los fraccionados subieron casi 7% en lo que va de 2020

Entre enero y setiembre los envíos al exterior tanto de vinos embotellados como de granel, lograron muy buenas performances. Qué se puede esperar para lo que resta de 2020.

A pesar del contexto de pandemia la industria del vino, que estuvo dentro de las esenciales, pudo seguir trabajando y hasta mejoró su ritmo de ventas. Foto: Daniel Caballero / Los Andes

En los primeros nueves meses de 2020, las exportaciones de vino crecieron más del 40% en comparación con el mismo período de 2019, en términos de volumen. Dentro de este total, el granel tuvo un incremento de 105,31% y el fraccionado, de 6,85%. En la comparación interanual, las ventas al exterior durante setiembre tuvieron un aumento de 29,46% en cantidad de litros, pero de 23,04% en valor FOB.

Los datos que publicó el Instituto Nacional de Vitivinicultura esta semana, muestran que las exportaciones de vino fraccionado se incrementaron un 34,55% en setiembre, respecto del mismo mes del año pasado, ya que se pasó de 14,9 millones de litros a 20,1 millones. De hecho, se trata del volumen más grande en lo que va de 2020. En tanto, entre enero y setiembre de 2020 se han vendido al exterior unos 152,6 millones, mientras el año pasado se habían exportado 142,9 millones (el 6,85% de variación). El titular del INV, Martín Hinojosa, destacó que esta suba es muy significativa porque son un producto que aporta valor agregado.

En lo que se refiere a granel, el mes pasado se vendieron unos 11,8 millones de litros al exterior y en setiembre de 2019 se habían exportado 9,7 millones, lo que arroja un incremento de 21,65%. A diferencia de lo que ocurrió con el fraccionado, es el valor más bajo en lo que va del año, ya que en enero se exportaron 29 millones de litros. Sin embargo, en el acumulado de los nueve meses, el incremento es mucho más marcado: se pasó de 74,4 millones el año pasado a 152,8 millones en este año (+105,31%).

En el total, el crecimiento ha sido de 40,57% en 2020, ya que se pasó de 217,3 millones de litros de enero a setiembre de 2019 a 305,5 millones este año. Los principales destinos, informa el INV, para los vinos a granel, son España, China y Canadá, y para fraccionado: Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Paraguay.

El valor FOB de las exportaciones se incrementó 23,04%, ya que se pasó de 60,5 millones de dólares en setiembre de 2019 a 74,4 millones el mes pasado. Es decir, que mientras el volumen subió casi 30%, el precio lo hizo 23%.

Patricia Freuler de Ortiz, presidente de Bodegas de Argentina, coincidió en que ha habido un repunte del volumen exportado, a la vez que una caída en el precio promedio y la facturación. Esto, agregó, fue expuesto en el último informe del Centro de Estudios Económicos de la entidad y responde a un cambio de comportamiento del consumidor en el marco de la pandemia: adquiere vinos en supermercados y no en vinotecas, porque prefiere concentrar sus compras, y evita salir a comer a restaurantes.

Pese a eso, están esperando que el valor promedio de las cajas repunte con las Fiestas de Fin de Año y que el crecimiento del comercio electrónico también contribuya a la elección de etiquetas de un precio más elevado. Ortiz señaló que para esta época siempre se buscan productos de mayor calidad y se estima que la búsqueda de un segmento más alto se podría sostener en el tiempo. De hecho, Estados Unidos se está recuperando muy bien como mercado.

Eduardo Sancho, presidente de Acovi, manifestó que este crecimiento en el mercado externo es muy positivo para la vitivinicultura, sobre todo porque los datos de un solo mes pueden no ser representativos, pero el crecimiento de casi 7% para los vinos fraccionados en lo que va de 2020 se puede considerar una tendencia. Pese a este incremento, resaltó que la suba de la facturación ha sido menor, aunque se trata de un modo en que los vinos argentinos abren nuevos mercados.

Sancho agregó que hay un problema del precio del vino que se paga al productor, que a principios de año estaba por debajo de la rentabilidad del productor y se ha ido recuperando. Pese a eso, un informe realizado por Acovi (Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas) muestra que el sector primario aún trabaja por debajo de los costos. En esta recuperación, planteó, es probable que contribuya la merma en la producción que ya se anticipa producto de las heladas del lunes pasado.

Sin embargo, señaló que la evolución de las exportaciones no sólo depende de la competitividad del sector vitivinícola –aunque aclaró que se debe mejorar en toda la cadena- sino del tipo de cambio y de las negociaciones internacionales. En esta línea, reconoció que la suba en los reintegros a las ventas al exterior es algo positivo, porque le da al sector un dólar más competitivo.

Asimismo, comentó que están pidiendo que se inicien negociaciones bilaterales acotadas por producto. Es que Sancho indicó que la Argentina suele negociar por todos los sectores -desde el vino y la leche a los autoslo que prolonga el proceso por años y, ante alguna diferencia, se cae todo. De este modo, se pierden mercados como el de Sudáfrica, donde los vinos argentinos deben pagar 25% de aranceles sobre el valor total (incluido flete), mientras los españoles ingresan con 0%.

José Bartolucci, presidente de la Cámara Argentina de Vinos a Granel, comentó, sobre el pico de exportaciones en enero y su descenso en setiembre (aunque de todos modos haya un crecimiento respecto del mismo mes del año pasado), que en los primeros meses de 2020 exportaron un volumen importante de vinos genéricos económicos, con España como principal destino.

En tanto, cuando se terminaron esas operaciones, retomaron las ventas a los mercados tradicionales y los que se han ganado este año, como África, con un incremento en China y una recuperación de Estados Unidos. Por otra parte, se están exportando vinos varietales, ha ido ganando participación el Malbec y se mantienen los tintos genéricos de valores más altos.

La duplicación del volumen en los nueve primeros meses de 2020, indicó, les permite pensar en terminar el año con unos 170 a 180 millones de litros y empezar a acercarse al objetivo que se fijó la cámara, de alcanzar entre el 8 y el 10% del mercado mundial de vinos a granel, lo que equivale a unos 250 a 300 millones de litros.

Bartolucci planteó que, si se sostiene este incremento en las exportaciones y se llega a los 250 millones de litros exportados a granel y un mismo volumen de fraccionado, se tiene que pensar que, además del mercado interno, el internacional demandará unos 500 millones. Esto, a su vez, lleva a repensar la extensión de viñedos que debe tener la provincia, sobre todo cuando se produce una reducción en la cosecha por razones climáticas, como se está previendo para este año por las heladas.