jueves 1 de octubre de 2020

Economía

Los empleados vitivinícolas van a un paro de 24 horas este jueves

Resaltan que el aumento anual debía empezar a aplicarse en marzo y el viernes pasado la paritaria se rompió ya que no hubo acercamiento de posiciones

El Sindicato de Obreros y Empleados Vitivinícolas (Soeva) y la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Foeva) convocaron a un paro de 24 horas para el próximo jueves, después de considerar que la paritaria no avanzaba hacia un acuerdo. Resaltaron que trabajaron desde el primer día de la pandemia y que la negociación debía comenzar en febrero para que el aumento anual se aplicara en marzo, pero al 31 de julio no se acercaron las posiciones. El salario inicial de un trabajador de bodega es de $ 20.571,25.

Miguel Rubio, secretario de Prensa, Cultura y Difusión de Foeva, explicó que el viernes se rompió la paritaria porque el ofrecimiento de la parte empresaria está muy por debajo de lo que solicita el gremio y llegaron a la conclusión de que no tienen ninguna intención de arrimarse en los números. “Nosotros no podemos ceder más ni ellos se estiran para llegar a un número que pueda empezar a considerarse”, resumió.

Aunque la paritaria debía abrirse en febrero, recién sucedió los primeros días de julio (por la pandemia). El único incremento que desde entonces han recibido los empleados y obreros vitivinícolas fueron los $ 4 mil del decreto presidencial, que empezaron a cobrarse en enero. El sueldo inicial de un obrero de bodega es de $ 20.571,25, a lo que se suma una compensación por ítem refrigerio de $ 2.200. Rubio resaltó que el ingreso del trabajador de viña es aún inferior.

Según datos de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza (DEIE), una familia mendocina necesitó en junio $ 27.586 para cubrir sus necesidades y no ser considerada pobre.

Aunque están a la espera de si la Subsecretaría de Trabajo dictará la conciliación obligatoria, han llamado a un paro que se extenderá desde las 0 horas a las 23.59 del jueves.

El último pedido del sector gremial fue que se les entregaran $ 6 mil de bolsillo a los trabajadores desde julio a febrero y que los $ 4 mil que ya están percibiendo por decreto pasen al básico, con lo que se empiezan a realizar los aportes patronales. Sin embargo, las empresas ofrecieron este pase al básico en dos etapas y un importe de $ 2 mil, que recién se empezaría a cobrar con el sueldo de agosto, es decir, a principios de setiembre.