lunes 12 de abril de2021

Los plazos fijos acumulan varios meses con un rendimiento real por debajo de la inflación. / archivo
Economía

La vuelta del Plazo Fijo: por qué crece a pesar de tener rendimiento negativo

En el mes de febrero los stocks de plazos fijos alcanzaron los $ 2,5 billones. Desde hace meses que no brindan un rendimiento real positivo.

Los plazos fijos acumulan varios meses con un rendimiento real por debajo de la inflación. / archivo

A pesar de que las tasas mínimas garantizadas para los depósitos minoristas y mayoristas llevan cinco meses consecutivos brindando un rendimiento real negativo y que las tasas promedio del mercado acumulan todo un semestre por debajo de la inflación, el stock de plazos fijos tradicionales continúa avanzando y en el mes de febrero llegó hasta los $ 2,5 billones.

Desde el mes de diciembre, el stock de plazos fijos comenzó un camino alcista que lo llevó a escalar 6,6% en diciembre, 7,2% en enero, y 3% hasta el 12 de febrero. De esa manera, llegó a los $ 2,445 billones.

Con tasas reales negativas, el plazo fijo no se presenta como una inversión atractiva, sino que su crecimiento se explica más en una elevada liquidez y el “planchazo” del dólar que hemos visto en las últimas semanas.

Según publicó El Cronista, agosto fue el último mes en el que las tasas mínimas garantizadas brindaron un rendimiento real positivo. Por aquel entonces, la Tasa Nominal Anual (TNA) era de 33% anual -es decir, 2,75% mensual-, cifra que estuvo apenas por encima de los 2,7% que dejó la inflación de ese mes.

Con el 2,8% de inflación de septiembre, los plazos fijos comenzaron a tener un rendimiento negativo. Esto generó que en octubre el Banco Central (BCRA) elevara la TNA mínima garantizada de los plazos fijos minoristas a 34% anual (2,83% por mes). En tanto que el 12 de noviembre, tuvieron la última suba, a 37% anual (3,08% por mes).

Sin embargo, en ninguno de los dos meses lograron superar los registros inflacionarios. Algo que también le pasó con la TNA de los plazos fijos mayoristas, por montos superiores a $ 1 millón, establecida en 34% (2,83% por mes) desde noviembre, y con las tasas promedio del mercado.

Por qué siguen apostando por plazo fijo

Los expertos coinciden en que la emisión monetaria, la falta de opciones y la relativa estabilidad de la cotización del dólar son los motivos que han llevado al crecimiento de los plazos fijos.

Matías Rajnmerman, economista jefe de Ecolatina, dijo al mencionado diario que “el BCRA tuvo el año pasado una política muy expansiva”, y que dado que “la Base Monetaria se expandió de forma considerable, hubo pesos para todos”. Esto no solo provocó el aumento de los plazos fijos, sino también la brecha, las Leliq y los pases.

“¿Por qué vuelven a crecer ahora? Porque el ritmo de emisión se calmó, pero no desapareció. Además, porque en un escenario de cepo las opciones de inversión se achican, sobre todo para los inversores minoristas y los menos sofisticados”, agregó Rajnmerman.

Esta opinión es similar a la del analista financiero Christian Buteler. “El argentino en general ahorra en plazos fijos o dólares. Que estemos con un dólar tranquilo y transitando un período de baja necesidad de dinero ayudan a que la gente elija más la opción del plazo fijo”, argumentó. Así mismo, apuntó: “Lo que no ayuda es que den rentabilidades reales negativas”.

Buteler explicó al ya mencionado medio que siempre existe el riesgo de que el ahorrista crea que el dólar está barato y que el peso no le rinde. Por eso advirtió: “Es un error mantener tasas reales negativas, pero el esfuerzo debe venir por el lado de bajar la inflación más que por una suba de tasas”. Y destacó: “Estamos frente a niveles de inflación que son alarmantes”.