La inflación aceleró en septiembre y la tasa mensual fue más alta que la de agosto

El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó hoy que la reducción de la inflación es el objetivo “más importante” de la política económica del Gobierno, pero admitió que este proceso “no es lineal” y puede tener algún “vaivén”, como el que consultoras y estudios privados vienen señalando respecto de septiembre, mes en el que la tasa fue más alta que la de agosto.
El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó hoy que la reducción de la inflación es el objetivo “más importante” de la política económica del Gobierno, pero admitió que este proceso “no es lineal” y puede tener algún “vaivén”, como el que consultoras y estudios privados vienen señalando respecto de septiembre, mes en el que la tasa fue más alta que la de agosto.

Lo señalan las estimaciones de estudios y consultoras. Lo reconoció el ministro de Economía, Martín Guzmán. Habría estado cerca del 3%. El Gobierno asegura que en octubre se retoma la senda de descenso.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó hoy que la reducción de la inflación es el objetivo “más importante” de la política económica del Gobierno, pero admitió que este proceso “no es lineal” y puede tener algún “vaivén”, como el que consultoras y estudios privados vienen señalando respecto de septiembre, mes en el que la tasa fue más alta que la de agosto.

“Dijimos a partir de allí que se iba a experimentar tendencia decreciente de las tasas de inflación intermensuales, con algún vaivén debido a cuestiones estacionales y precios regulados”, dijo el funcionario en la Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO).

En esa línea, agregó: “La tendencia no es lineal, esperábamos un mes donde la tasa de inflación intermensual aumentase. La proyección que hacemos hacia adelante es que a partir de octubre además se va a empezar a sumar una reducción de la tasa de inflación interanual”.

Así el ministro confirmó lo que este medio venía anticipando: el Gobierno preveía un incremento en la tasa mensual de inflación por presiones registradas en precios de alimentos y otros rubros de peso para el indicador general.

Esto había motivado la convocatoria de la secretaría de Comercio Interior a los representantes de las principales cadenas de supermercados que controlan el 83% de la facturación. En esa reunión hubo un pedido expreso para que las empresas no remarquen y ayuden frenar la inercia.

La inflación mensual llevaba cinco meses consecutivos en baja: había sido del 4,8% en marzo; 4,1% en abril; 3,3% en mayo; 3,2% en junio; 3% en julio; 2,5% en agosto. A juzgar por lo sostenido por Guzmán y por lo que indican estudios privados, en septiembre habría estado más cerca del 3%. El Indec revelará el dato oficial el jueves 14 de octubre.

Un estudio de la Fundación Libertad y Progreso indicó este martes que la inflación de septiembre estuvo en torno al 2,8% mensual. Para el Centro de Estudios Económicos Orlando Ferreres, el dato fue aún más alto: 3,3%. Esta estimación es sobre un relevamiento en el Gran Buenos Aires.

La consultora EcoGo, que conduce la economista Marina Dal Poggetto, aún no dio a conocer su guarismo final, pero fuentes de la misma señalaron que todo indica que en septiembre hubo una inflación del 3% o incluso un poco más alta debido a las subas en precios regulados en educación, planes médicos prepagos y cigarrillos, entre otros factores.

La lectura oficial

“La reducción de la inflación es el objetivo más importante de la política económica”, dijo el ministro. Y recordó que él había anticipado que marzo iba a ser el mes con tasa de inflación intermensual más alta del año en un contexto en el cual hubo un cambio fuerte en los patrones de demanda en todo el mundo en el escenario de pandemia.

Esa situación, según el funcionario, “perjudicó a los servicios y favoreció el intercambio a los países que producen commodities. Tuvo impacto directo en la inflación de alimentos a nivel internacional”.

Según Guzmán, el Gobierno busca profundizar una política de precios e ingresos que permita reducir los niveles de inercia que se dan en esta situación inflacionaria y administrar el conflicto distributivo que es “natural en un proceso de estas características” de una forma que asegure que el salario real crezca.

Impacto en el salario

“Buscamos apuntalar el crecimiento del salario real. El gobierno nacional está haciendo todo y seguirá haciendo todo para que haya un crecimiento del salario real que además continúe en los años por venir”, enfatizó. Y argumentó que “esto es justo”.

También dijo que se debe transitar hacia una recuperación del poder adquisitivo del salario que mejore la vida de los trabajadores “luego de lo que fue la reducción de 20 puntos porcentuales durante el gobierno de JXC durante 2015 y 2019. Además es necesario, porque cuando hay demanda interna pujante es cuando las cosas van mejor”.

“La recuperación del salario real apuntala el crecimiento de la demanda agregada y eso es lo que genera que el mercado interno pueda crecer de forma más pujante. Esto requiere estar acompañado de un crecimiento de la producción que genera divisas”, añadió.

Y agregó que es un objetivo primordial del esquema de política pública, poder hacer que la recuperación económica sea menos heterogénea. “Es condición necesaria para sostener el crecimiento económico que Argentina pueda transitar un crecimiento sostenido de generación de divisas. Tienen que crecer las exportaciones netas”, agregó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA