jueves 24 de junio de2021

Sólo suscriptores
La crisis provocó una “explosión” de ventas de fondos de comercio
Tanto en el Centro mendocino como en distintos departamentos de Mendoza, se encuentran muchos anuncios sobre la venta de fondos de comercio en nuestra provincia. Foto: Jose Gutierrez / Los Andes
Economía

La crisis provocó una “explosión” de ventas de fondos de comercio

Hay negocios de infinidad de rubros en venta. Muchos empresarios buscan generar un capital para irse del país, mientras que los inversores especulan, esperando la mejor oportunidad para poder comprar

La crisis provocó una “explosión” de ventas de fondos de comercio
Tanto en el Centro mendocino como en distintos departamentos de Mendoza, se encuentran muchos anuncios sobre la venta de fondos de comercio en nuestra provincia. Foto: Jose Gutierrez / Los Andes
Sólo suscriptores

En los avisos clasificados, en las redes sociales y en las calles de Mendoza, se pueden encontrar con facilidad decenas de fondos de comercio en venta. Cafés, quioscos, farmacias, hoteles y toda clase de comercios, se ofrecen a los inversores que busquen poner en marcha un negocio sin tener que armarlo desde cero.

De acuerdo con los economistas, este fenómeno es propio de una recesión económica profunda, como la que atraviesa Argentina desde hace más de dos años. Lo llamativo es que muchos de los vendedores toman la decisión de desprenderse de sus empresas con el objetivo final de reiniciar la actividad en otro país.

Un ejemplo de esto último es el caso de Hernán (de 27 años) quien pertenece a una familia de comerciantes. Él es uno de los dueños de una cafetería de especialidad y hotel en la calle Juan B. Justo en Ciudad. “Hace un mes y medio que está a la venta el fondo de comercio. Seguimos trabajando pero el negocio está publicado por razones comerciales. La idea es cambiar de rumbo e ir a trabajar a otro país. Tengo parientes en Europa, en Italia, e invertir allá es una opción más viable”, comentó.

El lugar fue diseñado para explotar la calidez. Algunos detalles como un muro de ladrillo visto, otorgan personalidad al ambiente. La estética del negocio y la propuesta surgió del nombre de un personaje creado por Arthur Conan Doyle. “Estamos trabajando bien, con envíos; nos dedicamos a una cafetería de especialidad, aplicamos ideas que son tendencia en el mundo y que no hemos visto en la provincia. Nos gusta que la gente disfrute del lugar. Queremos que pueda vivir una experiencia”, sostuvo el empresario.

El ofrecimiento es por el conjunto, hotel y café a metros de calle Belgrano. El hotel tiene capacidad para 50 pasajeros, distribuidos en 19 habitaciones y dos plantas. El costo total del fondo de comercio es de U$S 120 mil. “El lugar está pensado para que lo disfrute la familia, las personas que tienen reuniones o que buscan un lugar para trabajar”, señaló Hernán.

En un anuncio del Marketplace se advierte: “Vendo fondo de comercio para eventos”. En la propuesta se incluye el contacto con clientes, una página en las redes sociales, una pochoclera eléctrica de gran caudal de producción, una máquina para realizar algodón de azúcar, un stand chico u otro grande (ideal para grandes eventos), y un carro de helados. En pocas líneas está resumida la propuesta de Gonzalo (de 40 años). El maestro panadero, que fue chofer en un servicio turístico, tenía un colorido puesto en el ingreso de galería Caracol.

“Hace dos años comencé a trabajar elaborando pochoclos, ya que para poder afrontar una pequeña panadería se necesita de una gran inversión”, sostuvo el emprendedor. “Se me ocurrió este emprendimiento para trabajar en eventos y en ferias. Luego hicimos las averiguaciones en la municipalidad e instalamos el stand en la galería para venta al público”, detalló.

La idea de Gonzalo, al igual que los propietarios del hotel de la calle Juan B. Justo, es reunir fondos para emprender en otro mercado. “Vendo todo porque tengo ganas de irme a Chile a probar suerte”, reveló.

Gastronomía y hotelería

En Godoy Cruz, en adyacencias al puente Olive, desde hace algunas semanas está la venta el fondo de comercio de una carnicería. El dueño, quien también posee otros negocios, es contador y decidió desprenderse de esta unidad por no poder dedicarle el tiempo necesario.

Eduardo, el vendedor designado, explicó que desde hace ocho años funciona este local, que actualmente opera bajo la marca “La Gauchesca”. El negocio posee anexos que bien podrían elevarlo a la categoría de autoservicio.

“La carnicería está en este lugar desde hace ocho años. Fue pasando por diferentes etapas y también anexando otros rubros (fiambrería, verdulería, bebidas y congelados)”, indicó el vendedor.

“Mucha gente se muestra interesada y me consulta por este fondo de comercio. Charlamos sobre la zona, el movimiento y también el precio. Espero que la venta se concrete muy pronto”, cerró Eduardo.

Otras ofertas similares se encuentran en el centro de la ciudad. Compartiendo rubro, en calle Godoy Cruz, otro hotel y cafetería ofrecen su fondo de comercio. En el anuncio –que está vigente desde hace algunos meses- se remarca: “Dueño vende en forma directa y sin comisión”. El hotel tiene habitaciones con baño privado y aire acondicionado, clientela fija y ocupación anual comprobable además de una cafetería abierta al público. En ese caso, el valor alcanza los $ 800 mil.

Lo cierto es que el rubro de la hotelería y gastronomía ha expuesto una gran diversidad de propuestas en el último semestre. Otro claro ejemplo es un complejo de cabañas (en una superficie de 18 mil m2) en la localidad de Rama Caída en San Rafael. En tanto, se vende un café restaurante en la calle San Lorenzo (U$S 49.000), uno en la zona de tribunales (U$S 20.000) y otro en una imponente esquina sobre la calle Belgrano (U$S 120.000).

También en Godoy Cruz, en las inmediaciones de Honorio Barraquero, se vende el fondo de comercio de un restaurante y food truck con una propuesta de comida mexicana (se piden U$S 34.000). En Maipú sobre la ruta del Vino, a metros de la Bodega Trapiche, se comercializa el fondo de un Hostel de alto nivel, que en 2015 ganó el Premio Bronce, la distinción a la excelencia e innovación en el turismo del vino.

Farmacias en venta

En las páginas de negocios, hay tres farmacias en venta. En calle Martín Zapata, en la Quinta Sección, se ofrece el fondo de comercio de 50 años de trayectoria. En el posteo se explica que se reciben todas las obras sociales asociadas al Colegio Farmacéutico de Mendoza y que también posee un contrato con OSDE. El inmueble, en una esquina, tiene una superficie aproximada de 100 m2, cuenta con cocina, un baño y sótano. El alquiler del local es de $ 25.000.

Por U$S 45.000, en calle Juan B. Justo, se vende el fondo de comercio de una farmacia y se alquila el inmueble de 60 m2 para el mismo. Mientras que en Las Heras, se ofrece una unidad por un valor de U$S 15.000.

Sin embargo, Adolfo Brennan, empresario del sector, explicó que siempre hay movimiento de venta de razones sociales en el rubro farmacéutico. “Es una actividad regulada y exige que un farmacéutico sea parte de la sociedad que la conforma. Es por eso que limita las posibilidades de la continuidad sucesoria. es un tema muy específico”, señaló.

Más de 200 quioscos en venta entre los pequeños negocios, la venta de fondos de comercio también es frecuente, pero se ha dinamizado mucho más de lo esperado en los últimos meses. Desde la Cámara de Kiosqueros Unidos de Mendoza (CKUM) señalaron que todos los años ponen en venta su fondo de comercio un 5% de los quioscos registrados. Este año, de acuerdo con el universo de negocios de este rubro en el gran Mendoza, la cifra rondaría las 250 unidades. Por ubicación en el microcentro pueden tener un valor aproximado de un millón de pesos.

Lo más preocupante, sin embargo, es que en el último año cerró el 20% de los negocios del rubro, de acuerdo a CKUM. Raúl Villarreal, presidente del organismo que nuclea a los quiosqueros, explicó: “Un dato cierto, dicho por las tabacaleras (relevan los puntos de venta y elaboran un informe) sostiene que hay un 20% menos de negocios en el gran Mendoza respecto de 2019. Son 800 negocios, menos de un total de 5.800 que estaban funcionado”. Las posibilidades de inversión están a la vista. Para muchos significa emprender y autogestionarse una salida laboral. Los puntos de venta se cotizan de acuerdo con el tránsito de personas, paradas del transporte público y calles principales. En las redes, muchos negocios no tienen precio; la oferta es muy amplia.

Síntoma de crisis La venta de fondos de comercio es una situación normal en cualquier economía, pero la aparición masiva de ofertas en tantos rubros de forma simultánea, no lo es. Daniel Garro, economista y director de la consultora Value International Group, indicó que el movimiento en el mercado es realmente llamativo. “Estamos recibiendo numerosas consultas de gente que quiere vender sus fondos de comercio, terminar con esta historia e irse del país, ya sea económica, financiera, comercial o físicamente”, comentó.

“La gran mayoría de los empresarios que venden su local es porque están buscando irse de alguna forma de Argentina. Otro porcentaje menor lo vende porque no lo puede sostener y se está endeudando. Buscan desprenderse de esas deudas, hacerse de un capital y buscar nuevas alternativas”, agregó Garro.

Lo cierto es que posibilidad de irse al exterior con una visa legal por inversor existe, pero requiere desembolsos muy por encima de lo que muchos piensan. Para poner un ejemplo: para entrar Estados Unidos como inversor se requiere 900 mil dólares como mínimo. Mientras que en España requieren 500 mil euros.

Se mostró de acuerdo Jorge Day, economista del Ieral (Fundación Mediterránea), quien indicó que, al no haber un panorama económico claro, es lógico que se vendan muchos más fondos de comercio de lo usual.

“Cuando las cosas están mal, se ve claramente cómo los comerciantes empiezan a vender sus negocios. Buscan dejar de acumular deuda, ganar algo de dinero y con eso empezar otra actividad. En épocas normales también se venden fondos de comercio, pero ahora hay mucha más actividad que la normal, porque la gente busca invertir en otro negocio o irse del país”, opinó el experto.

Como lo explican los economistas, la situación económica es crítica y resulta difícil pensar en un peor escenario, teniendo en cuenta que la pandemia obligó a un nivel de actividad “cero” durante varias semanas y muy limitado desde hace varios meses. Las estadísticas oficiales publicadas por la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza (DEIE), dan cuenta de los malos resultados que han tenido los comercios en los últimos meses.

Los patios de comidas, los negocios de alimentos, bebidas y quioscos, por ejemplo, sufrieron una caída del 50,5% en sus ventas durante el primer semestre de 2020, en comparación con igual período de 2019. En tanto, el rubro en el que están incluidas las farmacias, se ha contraído un 23,8%.

Fue muy significativa también la retracción sufrida por los negocios de indumentaria (-53.7%), las librerías (-47,3) y las jugueterías (-47,3%), por citar algunos ejemplos.

Estos resultados explican sin atenuantes por qué hay una “ola” de ventas de fondos de comercio en la provincia. Sin embargo, Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía de Mendoza, aseguró que la situación hubiera sido más grave sin la debida intervención del Gobierno provincial.

“Mendoza ha hecho grandes esfuerzos por mantener la economía abierta. El ejemplo más claro es Mendoza Activa, que demandó un esfuerzo fiscal grande en un momento de baja recaudación en Mendoza y discriminación en el reparto de fondos por parte de la Nación. Son medidas que otras provincias no tienen y que ha hecho que se mantenga cierto nivel de actividad”, observó.

“La provincia ha mantenido casi todo funcionando, aun a riesgo de mantener al límite el sistema de salud. El equilibrio de la salud con la economía ha permitido tener un nivel de actividad no tan bajo como el de otras provincias”, remarcó.

Pese a esto, Laza reconoció que el presente económico está lejos de ser el ideal para el desarrollo de los comercios. “Hay negocios que estaban en el límite del margen de rentabilidad (se ve mucho en los comercios) y se vieron obligados a cerrar con la llegada de una crisis tan fuerte. Es lógico que esto pase (la venta de fondos de comercio), con una caída de más de 10 puntos en la economía a nivel país”, apuntó el economista.

¿Conviene comprar?

Así como hay empresarios que buscan desprenderse de sus unidades de negocio, hay muchos emprendedores que están en alerta, atentos a la aparición de ofertas atractivas que les permitan trabajar. Según el economista Jorge Day, el fondo de comercio puede ser una inversión “interesante”, pero advirtió que también puede ser riesgosa.

“Hay que mantener a flote un negocio que, de por sí, tenía problemas de funcionamiento. Si el inversor no está especializado en el rubro, se hace mucho más difícil. Es decir que el comprador debe entender cómo funciona ese sector”, recomendó el especialista.

“De todas maneras, en este momento en particular se pueden ver buenas oportunidades. Es lo mismo que pasa con acciones que bajan mucho su valor y se vuelven accesibles, aunque no deja de ser un riesgo”, finalizó.

Daniel Garro también se mostró cauto a la hora de analizar la conveniencia de la compra de un fondo de comercio. “Nunca digo ‘no’, digo ‘depende’. Hoy la Argentina tiene tal descalabro financiero, de subsidios, impuestos y demás, que es muy difícil saber de antemano si la adquisición de un fondo de comercio es conveniente o no. Se encuentran a veces negocios de personas que no estaban bien asesoradas y se pueden generar buenas rentas”, opinó.

“Lo que hay que hacer es estudiar muy bien la situación para ver si conviene invertir en Argentina. La posibilidad de que sea “no” es muy alta. En nuestro caso, recomendamos mucho más generar rentas pasivas”, comentó.