La caída de las criptomonedas complica al sector tecnológico

Varias criptomonedas sufrieron una caída en su valor, debido al colapso repentino de la plataforma de trading FTX. (AP)
Varias criptomonedas sufrieron una caída en su valor, debido al colapso repentino de la plataforma de trading FTX. (AP)

La baja de Bitcoin en un 75% en un año y la quiebra del exchange FTX hacen que varios fondos de inversiones piensen dos veces antes de apostar por nuevos proyectos tecnológicos.

Corría noviembre del 2021 cuando el Bitcoin, la criptomoneda más famosa, alcanzaba su récord de valor, para luego comenzar un declive y cerrar noviembre de este año a un valor mucho más bajo. A eso, se sumó la bancarrota del exchange FTX. No se puede culpar a las “criptos” por la crisis actual de empresas tecnológicas, pero especialistas coinciden en que ambos declives están vinculados y ahora se pensará dos veces antes de invertir.

Para poner el tema en números, la primera semana de noviembre de 2021 el Bitcoin llegaba a su récord de US$ 67.145 cada unidad (después del apoyo que dio a la criptomoneda el magnate Elon Musk), y no faltó quien arriesgara a que llegaría a los US$ 100 mil. Sin embargo, según la plataforma CoinGecko, en los meses siguientes empezó su caída, llegó a valer la mitad en mayo y terminó noviembre en US$ 17.186, una caída de casi el 75%.

Algunas razones de esa caída fueron la quita de apoyo de Musk y el aumento de la tasa de interés en EE. UU. a inicios de 2022. Ethereum, otra criptomoneda popular, tuvo un camino similar: cada unidad pasó de US$ 4.815 el 8 de noviembre de 2021 (récord) a valer cerca de US$ 2.000 en mayo de 2023 y cerró noviembre en US$ 1.300. Se esperaba que la implementación de un nuevo sistema haría repuntar esta “cripto”, pero no aumentó.

A esto se debe sumar que en noviembre se declaró en bancarrota FTX, plataforma de intercambio de criptomonedas fundada por Sam Bankman-Fried, con sede en Bahamas. Llegó a ser el tercer mayor mercado de criptomonedas en el mundo. Según el diario New York Times, su caída hizo que más de 100 empresas afiliadas se declararan en quiebra y era probable que se les unieran un millón o más de acreedores, con una agonía que podría durar más que esta empresa creada en 2019.

“El peor final para FTX. Triste y criminal”, tuiteó Pierpaolo Barbieri, el CEO de Ualá, al conocerse que Sam Bankman-Fried había dejado la dirección de la compañía. Incluso, corrieron rumores de que los despidos en la fintech argentina Lemon Cash se vinculaban a la caída de FTX, pero, si bien desde esa empresa hablaron de una “crisis de confianza en el ecosistema”, aseguraron que la decisión ya se analizaba antes.

Cautela en nuevas inversiones

“La caída de las criptomonedas afecta a nuestro sector porque las ‘criptos’ se han comportado como empresas de tecnología, porque al fin y al cabo los proyectos serios son empresas tecnológicas”, señaló desde esta provincia Fernando Galante, CEO de la billetera virtual Ohanna y Chimpay. En su visión, en años de auge había empresas ineficientes que generaban grandes pérdidas, pero esto quedaba oculto por los altos valores.

“En cambio, como dice el refrán, cuando baja el agua te das cuenta de quién nadaba sin ropa. Por eso hay que analizar cada caso, pero la caída del mundo cripto hace que los fondos de inversión se asusten, sean más cuidadosos”, apuntó Galante. En ese sentido, hay fondos que perdieron dinero por invertir en proyectos de criptomonedas y ahora quieren minimizar el riesgo de nuevas inversiones.

El economista Maximiliano Morales recordó que las criptomonedas dependen de cuánto dinero tiene disponible la gente, que hoy a nivel mundial es menor que a esta altura del 2021: “Cuando falta plata, la gente cuida lo que tiene y no va hacia la especulación, no prueba si le va bien o no. En cambio, cuando hay excedente, la gente acepta desprenderse de un monto de dinero y apostar por algún activo que vaya subiendo”.

“En este caso, creo que va a pasar algo similar a la tecnología, quizás las criptomonedas crezcan, pero no será rápidamente. Salimos de una locura como la pandemia y entramos en una inflación global, con un proceso de ajuste que hace que la persona lo piense más veces antes de invertir”, describió Morales. La situación económica actual hace que la gente sea más cautelosa y “no salga a quemar las naves” como quizás hubieran arriesgado antes.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA