sábado 8 de mayo de2021

Sólo suscriptores
Neumáticos y repuestos del automotor, cada vez más afectados por la restricción a importaciones
Las falta de cubiertas genera problemas a los conductores particulares pero también al agro y a la logística.
Economía

Neumáticos y repuestos del automotor, cada vez más afectados por la restricción a importaciones

Los controles cambio generan problemas no sólo en productos para consumo final, sino también para la industria y el comercio.

Neumáticos y repuestos del automotor, cada vez más afectados por la restricción a importaciones
Las falta de cubiertas genera problemas a los conductores particulares pero también al agro y a la logística.
Sólo suscriptores

Desde el primero al último de los eslabones de muchas cadenas productivas hoy se ven afectados por las medidas que el Gobierno nacional ha implementado respecto a las importaciones para suplir la escasez de dólares.

Aunque las compras al exterior no están cerradas e incluso a comienzos de abril hubo una flexibilización en las condiciones para acceder a dólares para adquirir bienes de capital, los procesos para completar las operaciones comerciales pueden demorar largos periodos, lo que en consecuencia ha generado desde hace meses algunos faltantes de insumos y productos terminados en diversos rubros, una situación que cada vez se agrava más.

Mario Bustos Carra, titular de la Cámara de Comercio Exterior de Cuyo, explicó que el 80% de las importaciones del país están destinadas al sector productivo, el resto corresponde a productos que van directamente al consumidor. Así, los problemas no solo se ven en los importados, sino también en aquellos de industria nacional que incorporan algún componente que se produce fuera del país.

“Todos esos elementos son necesarios para que nuestra economía crezca, es por eso que tiene que haber un plan económico que nos diga con claridad hacia dónde nos dirigimos y cómo lo vamos a hacer”, argumentó Bustos Carra.

Según las consultas que pudo hacer Los Andes, uno de los productos que más se han visto afectados por las trabas a las importaciones son los neumáticos. Según comentaron desde el sector, hoy en día solo están pudiendo cumplir con el 40% de la demanda, lo que indirectamente repercute en otras actividades productoras.

Rodrigo Parra de Parra Neumáticos contó que el problema se presenta en todas las líneas, pero los peores casos son las de cubiertas de camión, tractor o camionetas. “Si bien trabajamos con un par de marcas nacionales, representan apenas el 20% del mercado. El 80% restante tenemos la necesidad de importarlo y las restricciones actuales nos han complicado mucho”, dijo Parra.

Si bien no es un problema nuevo en el sector, los últimos meses han sido críticos: “los problemas comenzaron en 2019, pero todo se agravó en el primer trimestre de 2021. El panorama para este año es mucho más complicado que en años anteriores”, argumentó.

La problemática se extiende por el rubro automotor y en más de una casa de repuestos hay problemas para adquirir algunas piezas puntuales, amortiguadores, baterías y hasta lubricantes.

En este sentido, una encuesta de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) reveló que el 69% de las empresas autopartistas aseguran que los insumos que les autorizaron a importar en 2021 no alcanzan para cubrir la demanda de la producción. Apenas el 31% de los consultados consiguió que se le otorgue la totalidad de los insumos.

Para Marcelo de MM Repuestos “lo grave es que las fábricas nacionales no tienen materia prima” para compensar la falta de importados. “Por ejemplo, el acero es un insumo que está faltando para la fabricación de repuestos. De todos los años que llevo en el negocio es la primera vez que se da porque no hay materia prima. Los repuestos íntegramente importados tampoco están entrando”, comentó.

En su caso, todos los repuestos de acero están en falta. “Algo muy simple como una abrazadera no está siendo fabricada. En el caso de amortiguadores el faltante es de un 70%. Con las baterías también hay algunos problemas”, explicó. Así mismo, sostuvo que “en el caso de los lubricantes hay determinados componentes que faltan para la fabricación y algunos aceites están faltando en el mercado”.

Otros sectores afectados

Adolfo Brennan, vicepresidente de la Federación Económica de Mendoza (FEM) manifestó que “además de los electrodomésticos y productos electrónicos que vienen experimentado faltas desde hace un tiempo, en la industria vitivinícola hay algunos inconvenientes con insumos secos que en su gran mayoría son importados. Otro faltante recurrente es el vidrio que se usa para los envases que aún no está totalmente resuelto, aunque son de industria nacional”.

Esta situación de la falta de botellas en la industria del vino no es nueva, pero para Brennan la pandemia agudizó los problemas. “Hay muy pocos productores y los grandes jugadores del mercado se llevan la gran mayoría de la producción, entonces los chicos y medianos no pueden stockearse. Es una situación que lleva su tiempo regularizar”, manifestó.

Pero el panorama no es desolador para todos los rubros. En el caso de las farmacias, otro de los ámbitos que bien conoce el vicepresidente de la FEM, “las faltas por importaciones no han representado un problema específico, sino que se encuentra entre los promedios históricos y no se da en ningún producto en particular”.

Problemas derivados

Según Gerardo Fernández, presidente de la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim), los faltantes en materiales para la construcción que tanto los afectaron en 2020, en cierta medida se han regularizado, pero la situación sigue siendo “inestable”. Así, aún “cuesta mucho conseguir hierro del 6, pero el resto se puede comprar”. Los problemas surgen con productos específicos como siliconas, polietileno, derivados de tecnología y otros insumos puntuales, que por estos días cuesta conseguir

Por otra parte, el representante de Cecim aseguró que se ven afectados directamente por los problemas en las importaciones del rubro automotriz. “El faltante de repuestos del automotor o cubiertas es una complicación y genera problemas de mantenimiento porque no tenemos movilidad disponible en las obras”, sostuvo.

Pasando a los electrodomésticos y productos electrónicos, si bien se dan faltantes en equipos terminados, las demoras en la llegada de componentes importados traen consecuencias en las fábricas nacionales.

Marcelo Marra, Marcelo Marra, de Azcárate y Marra, una empresa dedicada a la venta de artículos para el hogar, electrónica, alarmas y audio, entre otros, sostuvo que en su caso han notado demoras en la entrega de las mercaderías por parte de las fábricas. “Son muchas las excusas y cada vez se escucha más que nos dicen que algún componente o pieza importada no ha llegado y eso retrasa la entrega”, comentó Marra.

Esto se ve en casi todos los productos. “La mayoría de los que se fabrican aquí en Argentina tienen componentes importados. Se ve en heladeras, artículos de lavado, muchos componentes electrónicos y otros. Hay mercadería importada, no mucha, pero sí se puede ver”, argumentó.

Covid-19: Otro obstáculo

La segunda ola de coronavirus que se vive tanto en Argentina como Chile reavivó los conflictos en las últimas semanas en los pasos fronterizos que unen ambos países, sobre todo por exigentes requisitos que se pusieron del lado chileno para el ingreso del transporte de carga internacional.

Al respecto, Mario Bustos Carra, titular de la Cámara de Comercio Exterior de Cuyo, argumentó: “Por supuesto, la nueva ola de coronavirus va a entorpecer el tránsito internacional. Nosotros pensamos que de alguna manera hay que ir buscando soluciones para que se demore lo menos posible y favorecer el intercambio comercial, tanto las exportaciones como las exportaciones que llegan desde el vecino país”.

A partir del pasado 5 de abril, la Unidad de Pasos Fronterizos (UFP), órgano dependiente del Ministerio del Interior y Seguridad Pública de Chile, informó que “los conductores extranjeros” deberán presentar un PCR negativo que no exceda las 72 horas anteriores al inicio de viaje desde el punto de origen.

Así mismo, los conductores podrán ser seleccionados de manera aleatoria para una prueba en el complejo fronterizo. En caso de que se detectara un caso positivo, y se negaran a realizar la prueba de detección directa para SARS- CoV-2 será derivado a una residencia sanitaria para cuarentena obligatoria de 14 días. Y ese costo de hospedaje deberá ser afrontado por la empresa extranjera de transporte.