Ignacio Moreno: “No es normal que un departamento cueste lo mismo que un BMW”

Ignacio Moreno: “No es normal que un departamento cueste lo mismo que un BMW”
Comenta que miran mal a la Argentina pero el procura que la vean bien. / Archivo

El presidente de Salvago anunció el cambio de nombre a Adlanto. También habla de Argentina, sobre cómo cambió el negocio y cuáles son las oportunidades que ven para Mendoza.

Desde México, donde se encontraba por trabajo, el español Ignacio Moreno cuenta por qué, después de 30 años, su empresa Salvago pasa a llamarse Adlanto. También, el motivo por el que Argentina es extraordinaria desde el punto de vista inmobiliario y cuáles son los proyectos en ejecución en Mendoza y el que está analizando iniciar en los próximos meses.

-Celebran 30 años con un cambio de nombre. ¿Implica un nuevo modelo de negocios?

-Salvago nace muy enfocado en las familias que tenían un bien patrimonial. Así empezamos a analizar temas urbanísticos y eso que hacíamos de manera particular, para las familias, nos lo empezaron a pedir las grandes desarrolladoras de España, que aterrizaron en Andalucía. Nos contrataron para todo el servicio: desde la compra del terreno hasta la postventa de la vivienda. Nos focalizamos en eso y salimos a Argentina, México y Estados Unidos.

Pero las tres décadas se notan y hacía falta hacer un rebranding a Salvago porque, además, en los últimos años ha cambiado mucho nuestra clientela y volvimos a nuestros orígenes. Adlanto retorna a la gestión de patrimonios y desarrollos. Si bien en Argentina fue conocida por los desarrollos inmobiliarios para el consumidor final, nos dedicamos más a la gestión de activos inmobiliarios para grandes empresas. Volvemos a tomar fuerza y tener demanda en el segmento corporativo, sin dejar de estar en el desarrollo.

Nuestros clientes son bancos, compañías eléctricas, grandes compañías de la carne, instituciones, distintos grupos que tienen activos inmobiliarios y nos piden que hagamos un análisis de su patrimonio porque quieren obtener una renta de esas propiedades. Estamos en todo el proceso del real state: equipamiento, gestión, desarrollo, construcción y venta.

Moreno cuenta que recientemente tuvo una reunión con inversionistas en Miami, porque “hoy en día hay mucha liquidez en el mercado” y añade que miran mal a la Argentina. “Pero yo procuro que la vean bien”. Entonces, Roberto Oehler, director de Adlanto en Argentina, quien participa de la entrevista por Zoom, acota: “Ignacio es un gran promotor de este país. Es más argentino que muchos argentinos”.

-¿Cómo es eso?

Es un país espectacular y con gente impresionante. No existe otro, desde el punto de vista inmobiliario, como el vuestro. A mí me sorprende que hemos desarrollado mucho y vendido mucho sin crédito. La gente compra sin crédito. En Europa y en Estados Unidos, todo lo compras con hipoteca. Pero allá, un remisero es capaz de, en 8 años, casarse, tener dos hijos, cambiar dos veces de auto y comprarse una casa de 120 mil dólares en billetes. Eso es imposible en Europa, Estados Unidos, México. Esa grandeza la tenéis porque sois capaces de ahorrar. Yo sí creo mucho en este país, porque lo vivo. Oye, ¿cómo es posible que llevemos miles de lotes vendidos, dúplex, el centro empresarial y ahora Vistacruz, que se vendió en dos meses, sin crédito?

Creo que cuando pasemos de tener -y digo pasemos porque me considero argentino, porque tengo inversiones allá y aunque sea jurídicamente soy argentino-, cuando dejemos de tener un papel como moneda y pasemos a tener una moneda, va a cambiar. Yo soy partidario de dolarizar Argentina porque vive absolutamente dolarizada. Porque el que te está limpiando los zapatos o el que te vende un caramelo en la calle sabe a cuánto está el blue, el contado con liqui, el oficial, pero nos manejamos con unos papelitos que se llaman pesos. Eso es un problema para la economía.

(Adolfo) Suárez, quien hizo la transición española (de la dictadura de Franco a un gobierno democrático), dijo una frase: “Tengo que elevar a categoría de legal lo que es normal en la calle”. Había una democracia latente y había que normalizarla. El problema básico que tiene Argentina es que hay una dicotomía absoluta entre la realidad y la legalidad. El día que eso se arregle, habrá créditos y se normalizarán los precios porque no es normal que un “depa” te cueste lo que un auto, un BMW.

-Pero hay muchas personas que no acceden a una vivienda propia…

-Pero es así en el mundo. El problema está con la gente joven. De hecho, estamos planteando hacer un programa para abordar el tema de la accesibilidad. En Europa, sobre todo en España, después de la crisis de 2007, las familias han perdido el ahorro. Es decir, están arruinadas. Todavía tiene, una mayoría, el apoyo de su papá, su mamá, sus suegros, para el enganche. Eso allá se ha perdido porque han sido muy largos los años de crisis. Para acceder a una vivienda, necesitas prácticamente depositar el 30%, porque el IVA no se computa, y el 30% de una casa de 250 mil euros, son 90 mil euros. Pero los salarios están en mil y algo, y como una familia no puede ahorrar eso, lleva a que la renta esté por encima de una cuota hipotecaria en muchísimas zonas. Sale más caro rentar que si te dieran un préstamo, pagar la cuota.

-Además de El Torreón, ¿qué otros proyectos están desarrollando en Mendoza?

-Vistacruz, que es un desarrollo de 300 departamentos, en 5 torres, y un edificio que le llamamos de usos múltiples porque todavía no sabemos a qué lo vamos a dedicar. Es que el mercado de las oficinas, locales comerciales y galerías ha cambiado mucho en la pandemia. Después, estamos intentando armar un fondo de inversión para desarrollo de lo que es turismo. La idea es hacer apartamentos turísticos, que ya hay muchos, pero nos gusta la competencia.

Mendoza tiene un turismo muy importante, más allá del problema puntual de la pandemia y es uno de los lugares que estamos estudiando para hacer esta inversión. En lo personal, le apuesto mucho a la provincia, porque creo que tiene condiciones muy buenas para que se fomente el turismo, a raíz de la pandemia: vende naturaleza, tranquilidad… no vende virus. Hasta ahora no hemos entrado casi nada en renta, sino en desarrollar y vender. Ahora nos estamos planteando desarrollar para rentar.

-Algunas empresas han dejado el país en los últimos meses. ¿Ustedes lo pensaron en algún momento?

-Cuando entramos en un país, entramos para quedarnos. Ése es otro de los grandes problemas de Argentina: los propios empresarios argentinos tienen esa cosa de entro y salgo. Es verdad que para que dejes el dinero tiene que haber una seguridad jurídica; no tienen que estar haciéndote pagar 30 veces sobre lo que ya pagaste. Pero no nos planteamos salir.

Si te planteas un desarrollo inmobiliario en función de una cuestión coyuntural, los años de un gobierno, yo creo que te equivocas. Cualquiera de nuestros desarrollos, son más de 300 unidades, son de largo plazo. Ya quisiéramos acabarlos en un año.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA