sábado 5 de diciembre de 2020

Economía

Guzmán se juega a bajar la presión cambiaria con bonos atados al precio del dólar

Para frenar la corrida cambiaria, el Ministerio de Economía apunta este martes a una “gran licitación” que ayude a “secar la plaza”. El jueves emiten el segundo bono dollar linked del mes y otros instrumentos de deuda en pesos.

Una semana después de asumir en soledad el timón de la economía, el ministro de Economía, Martín Guzmán, definió junto a su equipo de la Secretaría de Finanzas habilitarla emisión de un segundo bono atado a la cotización del dólar oficial para frenar la corrida cambiaria.

En la mañana de este lunes se oficializará el llamado a licitación de instrumentos de deuda pública del Tesoro Nacional en pesos, que se realizará el martes 27 entre las 10 y las 15.

Con mecanismos de mercado, el Gobierno busca calmarlas expectativas de devaluación inminente de la moneda y emitirá el jueves 29 (fecha de liquidación de la operación) otro bono dollar-linked, esta vez con fecha de vencimiento dentro de 18 meses.

La apuesta oficial es “garantizar alguna ganancia” para los ahorristas y pensar en el “mediano plazo”.

Pese a que tanto el presidente, Alberto Fernández, como Guzmán, resisten una devaluación, los tenedores del nuevo bono se podrán cubrir si eso finalmente ocurre.

Pero también, en el mismo llamado, los inversores podrán diversificar riesgos con “varios instrumentos”, que podrían ser atados a la inflación (CER), a Descuento o ajustados a la tasa Badlar de bancos privados.  

Hace tres semanas, el martes 6, el Ministerio de Economía licitó el primer bono atado a la cotización del dólar, con el que captó $ 136.105,4 millones, equivalentes a u$s 1766,4 millones de valor efectivo.

Si bien la licitación del instrumento es en pesos, la emisión es en dólares, con una tasa cercana al 0%. En ese entonces, fue con una tasa de 0,10% y un vencimiento a 13 meses.

En el Gobierno esperan una “gran licitación” que ayude a “secarla plaza”. Es decir: aspirarlos excedentes de liquidez para que no corran hacia las cotizaciones paralelas del dólar(MEP, Contado Con Liqui y “blue”), que la semana pasada siguieron su curso ascendente.

En las tres semanas que transcurrieron desde la licitación del primer bono dollar linked, la cotización del dólar Contado con Liqui saltó de $ 153,41 a $ 171,63, un 11,8%.

Incluso llegó a tocar un pico el jueves: $ 181,06. En el mercado atribuyeron el retroceso a una maniobra de Finanzas y la Comisión Nacional de Valores (CNV), en la que pidieron a los agentes de bolsa no operar el viernes, algo que el Gobierno desmintió.

Incluso, en el Palacio de Hacienda apuntaron que el último día hábil de la semana pasada fue el primero después de que se cumplieran los 3 días de parking de títulos y que eso ayudó a descomprimirla presión cambiaria.

En cuanto a los vencimientos de deuda, el Tesoro tendrá que pagar a lo largo de todo este mes $ 224.959 millones ($ 196.225 millones de capital y otros $ 28.734 millones de intereses),según un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC). De ese total, más de $ 50.000 millones están en manos del sector público.

Para tener un refinanciamiento del 100%, Finanzas necesitaría conseguir este martes unos $ 59.000 millones. Desde mayo, con excepción de junio, todos los meses lograron roll over y financiamiento extra.

Más adelante en el calendario estará la licitación de deuda en dólares “hard” por u$s 750 millones para cualquier tenedor de instrumentos en pesos, pero principalmente orientadas a fondos cuya demanda “natural” es de dólares y que quedaron atrapados con el cepo tras hacer operaciones de carry trade: PIMCO y Templeton son los apuntados.

Santiago Spaltro