viernes 22 de enero de 2021

Sólo suscriptores
El empresario Flavio Kristich comparte su visión sobre la actualidad del sector de la construcción y el turismo en Mendoza / Ignacio Blanco
Economía

Flavio Kristich: “En Chile no abrimos el verano pasado y tampoco vamos a abrir este año”

El empresario comparte su visión sobre la actualidad del sector de la construcción y el turismo en Mendoza. Asegura que se necesita innovación, optimismo y calidad para sortear la crisis.

El empresario Flavio Kristich comparte su visión sobre la actualidad del sector de la construcción y el turismo en Mendoza / Ignacio Blanco
Sólo suscriptores

En una hora partirá a Chile. Después de siete meses volverá a cruzar la cordillera. Él ha organizado una travesía terrestre. En Viña del Mar, con un diseño de vanguardia, proyecta el complejo Bella Vista frente al Pacífico. El jueves por la mañana reabrió sus puertas el casino del Fuente Mayor, en Tunuyán: hotel en el Valle de Uco que reinaugurará el 10 de diciembre. Flavio Kristich nos recibe en ciudad. “Creo que gran parte de nuestros logros están motorizados por el optimismo… por conocer la plaza, por invertir en Mendoza. En los últimos cinco años el único hotel que se construyó fue el Fuente Mayor”. Agrega esbozando una sonrisa cómplice: “Nunca nos imaginamos que habría una pandemia a un año de abrir”.

-¿Por qué éste es el mejor momento para invertir en la construcción?

-Hoy se está confirmando que una de las pocas realidades de ahorro de los argentinos es el dólar. En consecuencia, con la variación abismal de los últimos 100 días y teniendo aún una base de costos estable, los ahorros rinden. Para el que quiere cambiar la casa hoy es posible. Pasó con otras industrias y éste es el momento del ladrillo. Con pocos dólares se puede realizar una ampliación y el que quiere comprar una propiedad también puede hacerlo porque el valor en dólares bajó 40%.

-¿En qué estado está el proyecto de San Martín y San Lorenzo?

-En abril próximo comenzaremos a construir. A causa del Covid se demoró un año el inicio de la obra. El proyecto consta de tres torres: una por calle. La de Avenida San Martín es corporativa. La gente tiene ahorros para comprar y con nuestro sistema de comercialización –que es bastante amplio- puede llegar a hacerlo.

-La pandemia modificó las conductas y demandas del cliente, entre ellas impuso el home office. ¿Diseñan espacios para ello?

-Creo que el home office llegó para quedarse, pero no creo que el 100% de los que hoy trabajan desde su casa se queden allí. Un gran porcentaje desea regresar al microcentro. Una de las formas de adecuarse al cliente, de acuerdo con la cantidad de metros cubiertos de nuestros proyectos, es brindarles comodidad y espacios amplios... Creo que estamos en el nivel para atender la demanda de los que quieren volver al centro. En San Martín y San Lorenzo, sobre un terreno de 5.000 m2, proyectamos 36.000 m2 cubiertos. Ya limpiamos el lote y estamos en los movimientos previos.

-¿Qué otros proyectos están en marcha?

-Estamos en proceso de terminación de los 128 departamentos del Marqués, en Godoy Cruz, un edificio que entregaremos en 2021. Entregamos Alma Gardenia en el Acceso Sur y se comenzaron a construir las casas en ese barrio. También hemos comenzado con la tercera etapa del barrio La Bastilla. Hemos terminado una plaza comercial en San Martín Sur y hemos alquilado el 50% de los locales. Para el resguardo de valor muchas veces invertimos en espacios comerciales. Ahora comenzaremos con una plaza de 2.700 m2 en el frente de La Bastilla, que significará una mejora para el proyecto y cubrirá necesidades primarias de los que viven allí.

-Los amenities le han ganado espacio a grandes centros comerciales...

-Los amenities ya son partes de un proyecto inmobiliario. Todos estos servicios hasta llegar a una cafetería, son necesarios para seguir desarrollando espacios de residencia permanente. Estamos tras un anclaje de un supermercado que, sumado a una farmacia, una carnicería y algo más, potenciará nuestro producto. En la calle Regalado Olguín la circulación del público externo es importante. Hoy, con 250 casas terminadas en La Bastilla, es el momento apropiado para construir una plaza comercial.

-¿Qué pasó con la toma de terrenos en Regalado Olguín?

-Por suerte pudimos mantener nuestra posesión. La Justicia operó de tal manera que nos permitió esclarecer con rapidez que éramos los legítimos propietarios del terreno. Por ahí, en algún punto, animado por un respaldo más profesional estos ‘vivos’ se animaron a más. Estoy convencido de que esto lo hicieron como parte de un negocio inmobiliario. Además de cometer un delito, querían vender este espacio a terceros. No eran unos simples ocupas. El modus operandi fue: “Le compré este terreno a fulano de tal y vengo a ejercer mi posesión”, pero yo pude demostrar que estaba en posesión del terreno, que tenía mis escrituras, mejoras y planos.

Una apertura necesaria

El grupo Kristich ha realizado inversiones en el sector del turismo, construyendo la cadena hotelera Fuente Mayor y con sedes en Reñaca (Chile), Mendoza y Tunuyán, esta última con un casino.

-¿Abrieron la sala de juegos?

-Se anticipó. Pensábamos que íbamos a abrir en marzo pero el gobierno decidió adelantar las aperturas de las salas de juegos. De alguna manera sirve porque permite capacitar al personal y prepararse para brindar el servicio.

-El Valle de Uco hoy es uno de los destinos elegidos por los turistas. ¿Cuándo abrirá el hotel?

-La demora de la apertura responde a que estamos realizando refacciones y el 10 de diciembre reinauguraremos. Renovamos el mobiliario, jerarquizamos los jardines… queremos ´un hotel de día´. No necesariamente hay que estar hospedado para disfrutar del hotel. Va a tener una parrilla, juegos para chicos, un microcine y otras cosas que no tenía; preparado para la pandemia con lugares abiertos, terrazas, vistas…

-Es una propuesta innovadora para la plaza. ¿Cómo surgió la idea?

-Es producto de la pandemia. Si bien creemos que en algún momento todo volverá a la normalidad, entendemos que vamos a convivir con esto el resto del año. Va a pasar tiempo para que la gente se anime a sentarse de nuevo en mesas a un metro de distancia… Por suerte tenemos los espacios en Tunuyán. Aquí sería imposible (Ndr: por el hotel de calle Espejo). Le abrimos el juego a los jardines, a las galerías, a los decks.

-¿Y en Chile?

-No vamos a abrir. No abrimos el verano pasado ni abriremos este verano. El proyecto de Reñaca va a correr con la misma suerte que el hotel de Mendoza: no tiene fecha de apertura porque vamos a vivir una guerra de tarifas, que sólo el mercado podrá regular. Habrá mucho turismo interno, pero eso durará unos 30 días y después no ocurre más. Entonces hacer una apertura -con todo lo que esto implica- para trabajar un mes y después al 10%... no tiene sentido. Ya nos ordenamos para estar cerrados. En Tunuyán abriremos porque el recorrido regional por el Valle de Uco es más frecuente y creemos que tal vez podamos trabajar al 40%. Acompañados por la sala de juegos puede ser una operación que traccione comercialmente.

“Lo importante es el cumplimiento. No es menor para la industria de la construcción. Te permite darte a conocer, establecer confianza… no hay manera de no terminar. Si en este año que fue muy crítico para la industria pudimos salir adelante ya no hay quién nos pare”, sostiene Flavio Kristich.


Por las redes