domingo 9 de agosto de 2020

Foto: Mariana Villa / Los Andes
Economía

¿En qué invierten los supermercados para evitar contagios?, calculan costos por $10.000 millones

Fumigaciones preventivas, colocación de acrílicos, nueva cartelería, horario especial para grupos de riesgo, aumentos en la dotación de personal, son algunos de los factores a considerar.

Foto: Mariana Villa / Los Andes

A pesar de ser uno de los sectores que nunca cerró, y de hecho las ventas aumentaron durante el primer mes de la pandemia, el sector supermercadista debió elevar sus costos para sumar medidas de prevención y minimizar riesgos de contagio.

Fuentes del sector señalaron que el incremento en los costos alcanza los $9.700 millones desde que comenzó la pandemia (incluso desde unos días previos al aislamiento), y hasta el 30 de junio. Porcentaje que superaría la utilidad promedio del sector, calculada en un 2,7%.

No obstante, desde el sector, destacaron las medidas que han implementado para seguir funcionando, y brindar el servicio de la mejor manera posible.

“Cuando se identifica y aísla un caso: en pocas horas y por la noche podemos hacer los trabajos de desinfección preventiva sin afectar los horarios de atención al publico”, explicaron.

Dada la sensibilidad del caso, desde las distintas entidades prefirieron emitir una respuesta conjunta sobre las diferentes medidas que se han tomado, y los costos que estos generan, pero pueden resumirse en:

Mayores costos laborales

Personal no activo por circunstancias de riesgo, bonos al personal, personal adicional o de reemplazo contratado, cambios de jornada laboral (de reducida a completa), pago de horas extras.

Costos asociados a la prevención de contagios

Limpieza reforzada y desinfección especializada, material de prevención (guantes, máscaras, barbijos, antiparras, mamelucos, termómetros, alcohol en gel, pulverizadores), adaptación de espacios y líneas de caja.

Mayores costos en la operación

Se trata de pérdidas asociadas a las prohibiciones de venta de parte del surtido (non food- en algunos sectores del Gran Buenos Aires se prohibió la venta de indumentaria, y otros artículos considerados no esenciales en el interior de los supermercados). Además, las restricciones de horarios, en el ingreso y permanencia de clientes, y cambios en logística, generaron costos adicionales.

Seguridad

Se debió reforzar el personal para hacer cumplir los protocolos de distanciamiento social y limitación de ingreso.

Pérdidas de oportunidades

Dentro de los costos que debieron asumir los supermercados se encuentra el dinero que hubiera ingresado de no ser por la pandemia, es decir que el habitualmente perciben por los alquileres de patios de comidas, zonas recreativas, etc.

“Esto supone un porcentual superior al promedio de rentabilidad operativa histórica del sector (2,7% valores año 2015 según el trabajo de ABECEB “Estudio del sector supermercadista” de 2916) dado que estaríamos hablando de un 3,94% de costo adicional COVID”, explicaron.

Medidas generales para evitar contagios

-Sanitización continua de carros en las tiendas.

-Colocación de acrílicos de distanciamiento en línea de cajas.

-Separación para delinear el distanciamiento de los clientes en el piso de ventas.

-Cartelería de prevención en las tiendas.

-Horario especial para adultos mayores con cajas de pago preferencial.

-Fumigaciones preventivas recurrentes en todos los puntos de atención del país.

-Simulacros de situación de riesgo potencial.

-Distribución de insumos y elementos de prevención en todo el país.

-Restricción en el ingreso a tienda hasta 200 personas por vez.

-Refuerzo de opciones para pago electrónico y eliminación de firma de cupones con tarjeta de crédito y débito, para disminuir puntos de contagio.

-Refuerzo logístico de productos de alta rotación.

-Refuerzo en la reposición en góndola.

-Control de uso de barbijos y/o elementos de protección en el ingreso a la tienda.

-Toma de temperatura a todo el personal de acuerdo con el protocolo de seguridad.

-Restricción en el ingreso de repositores externos.

-Nuevos canales de comunicación con los proveedores, priorizando aquellos insumos y/o servicios críticos para el correcto funcionamiento de la operación.