Empresarios locales advierten que habrá desabastecimiento y distorsión de precios

El Gobierno nacional oficializó este miércoles el congelamiento de precios de 1.432 productos de consumo masivo hasta el 7 de enero. Foto: Orlando Pelichotti
El Gobierno nacional oficializó este miércoles el congelamiento de precios de 1.432 productos de consumo masivo hasta el 7 de enero. Foto: Orlando Pelichotti

Referentes de distintos sectores consideran que el congelamiento impuesto por el Gobierno es desacertado.

Desde el miércoles comenzó a regir en Argentina la decisión de la Secretaría de Comercio de la Nación de retrotraer al 1 de octubre los precios de 1.432 productos de consumo masivo, y de congelarlos hasta el próximo 7 de enero, según detalla la Resolución 1050/2021 publicada ayer en el Boletín Oficial. La medida generó una reacción adversa desde el sector empresario. Desde Mendoza señalaron que la normativa puede traer desabastecimiento y generará grandes distorsiones en los valores de mercado.

Caída la negociación entre Gobierno y empresarios, el secretario Roberto Feletti impulso esta nueva medida de “obligatorio cumplimiento”. Tras conocerse la decisión, el presidente de la Cámara de Comercio y Servicios (CAC), Mario Grinman, advirtió que “va a haber desabastecimiento” de productos de consumo masivo. La declaración detonó preocupación entre los comerciantes del interior, y malestar entre lo funcionarios de gobierno.

Preocupación local

En Mendoza, distintos actores del comercio y cámaras productivas opinaron sobre el congelamiento. Hablaron del nivel de ventas y destacaron el rol marginal que tiene el interior del país en la discusión del tema de los precios. Acordaron que es una medida pensada para el corto plazo, que puede generar desabastecimiento y que está lejos de abordar la problemática de fondo.

Daniel Ariosto, presidente de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM), destacó que “es un nuevo acto disparatado de un Gobierno que al no haber logrado desarrollar un programa coherente en varios estadios, que hubiera traído serenidad y prosperidad al país, se embarca en actos absolutamente disociados de la realidad, con acciones que en un pasado reciente fracasó”. El dirigente remarcó además que desde la entidad que preside observan con preocupación como se sigue avanzando hacia una crisis que se visualiza cada vez más cercana.

Sobre la posibilidad de faltantes de mercadería, Ariosto agregó: “por supuesto que Mendoza puede sufrir desabastecimiento de algunos artículos o productos de consumo masivo”. El empresario recordó que días atrás la Cámara Argentina de Comercio y Servicios fue la primera en expresar una seria preocupación sobre los controles de precios. “Los empresarios de ninguna manera somos responsables de estas situaciones”, protestó.

Rubén David, responsable de la empresa mayorista Oscar David, no cree que vaya a existir un desabastecimiento de mercadería significativo, porque las ventas están muy bajas y hay buenos niveles de stock. Sin embargo, dio cuenta de otros problemas que podrían aparecer.

“Estas medidas ya se han tomado y no han dado resultado. Además, todo se decide y se elabora en Buenos Aires con empresas y cadenas de allá. El interior, poco y nada puede aportar. Estamos tratando de identificar qué productos de la lista son los que se comercializan acá. Tratamos de luchar con los proveedores para que los productos lleguen a buen precio y a tiempo, para estar competitivos en las góndolas”, comentó.

“Corremos el peligro de que en Mendoza haya distorsiones de precios importantes. Si las compañías grandes hacen acuerdos con las cadenas nacionales, van a tener mejores valores ellos y malos precios nosotros, porque quedaremos afuera de los acuerdos”, remarcó.

Para dar a entender mejor la situación, David contó que ayer discutió con una empresa grande láctea. “Hicieron un acuerdo con las cadenas nacionales. Establecieron el precio ‘congelado’ por una cantidad determinada para Buenos Aires, lo que nos dejó afuera del sistema de venta. Voy a quedar como un ladrón frente a mis clientes, que van a ver el precio que estoy cobrando respecto al valor que cobran las cadenas. Lo más preocupante es la distorsión que habrá, por no estar dentro de los acuerdos”, insistió el empresario.

Para Federico Pagano, presidente del Consejo Empresario Mendocino (CEM), la medida puede provocar poca inversión y falta de stock, “dependiendo de qué tan complicado sea el precio que le están imponiendo al costo de producción”.

El empresario remarcó que la inflación de setiembre fue del 3,5% y que en octubre se esperan registros similares. “El congelamiento es la tapa en una olla de presión, con el tiempo terminará explotando y se hará la corrección natural de los precios”, interpretó.

“Si el panorama es un techo a los precios, es difícil que las empresas puedan seguir invirtiendo y que decidan seguir trabajando en Argentina. En la crisis del 2001 se iban del país los trabajadores, ahora se está yendo es el capital. Varios colegas mendocinos ya están radicados en otros países”, señaló el empresario y dirigente.

En tanto, Gustavo Suárez, de la Cámara de Kiosqueros Unidos de Mendoza, explicó que recién ahora las empresas están comenzando a recomponer sus cartillas de productos luego de finalizada la pandemia, lo que forma un escenario crítico a la hora de hablar de abastecimiento. “En el caso de Arcor hay solo un 60% de los productos de catálogo, mientras que hay empresas de bebidas que tiene desabastecimientos en artículos puntuales y de gran rotación, más aún porque ya no se producen en Mendoza y los tiene que traer desde Córdoba”, explicó.

El comerciante agregó que estas medidas alcanzan solamente a las grandes cadenas de supermercados, pero que no saben cómo se aplicará en los negocios minoristas que dependen de sus proveedores; por lo que puede haber desabastecimiento de algunos productos como ocurrió en año anteriores con otros congelamientos.

“Los productos protegidos no se encuentran o se consiguen en muy poca cantidad. Lo que obliga a los pequeños comerciantes a tener los artículos que no alcanza el congelamiento”, finalizó Suárez.

Qué dice el Gobierno

Desde la cartera de Comercio Interior se destacó que la Resolución para retrotraer los precios de los productos al 1 de octubre pasado y mantenerlos vigentes hasta el 7 de enero de 2022 había sido “consensuada por un amplio porcentaje de los representantes de las empresas participantes (tanto productoras como comercializadoras), que así lo hicieron saber a las autoridades de la Secretaría”. Mientras que los empresarios advirtieron que los controles y congelamientos de precios nunca han funcionado, no solo en Argentina sino en el mundo.

De acuerdo a lo publicado en el Boletín oficial, “la lista acordada” reúne 1.432 artículos, que incluye tanto primeras marcas como otros productos de pequeñas y medianas empresas. Además, la resolución garantiza que en todo el país se podrá acceder a la canasta compuesta por artículos de almacén, limpieza e higiene y cuidado personal.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA