jueves 1 de octubre de 2020

Economía

Dólar: el nuevo cepo arrancó con el Blue a $145, con subas de los paralelos y demoras para comprar en los bancos

El dólar informal aumentó 14 pesos en el inicio de las operaciones. Las entidades bancarias suspendieron las operaciones cambiarias para adecuar sus sistemas al nuevo régimen. El contado con liquidación avanza a 133 pesos.

El reforzado cepo al dólar se puso en marcha este miércoles y la primera reacción inmediata fue un fuerte salto del dólar paralelo, conocido como Blue, que abrió la jornada con un incremento de 14 pesos.

En tanto, las operaciones en bancos y casas de cambio se fueron afectadas porque las entidades tuvieron que adecuar sus sistemas a los nuevos parámetros que estableció en la víspera el Banco Central de la República Argentina (BCRA) y que fundamentalmente incluyen que los ahorristas que quieran acceder a la moneda estadounidense tendrán que pagar un recargo adicional del 35 por ciento.

Con esa nueva retención, que se sumará a la ya vigente del 30% correspondiente al  Impuesto para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS), los pequeños ahorristas tendrán que pagar 130 pesos por cada dólar que quieran conseguir.

En el inicio de la sesión, el dólar oficial se ofrecía con una leve suba de 20 centavos respecto al cierre del martes, según el relevamiento del Central, y se vendía a 79,55 pesos. En el Banco Nación, en tanto, se ofrecía a 79,25 pesos.

La presión volvía a trasladarse a los dólares paralelos. El Contado con Liquidación y el del Mercado Electrónico de Pagos (que se obtienen mediante la compra y venta de bonos y acciones) registraban subas de 4,1% y 4,6%, respectivamente.

El Contado con Liquidación, con el que los dólares obtenidos terminan depositados en una cuenta en el exterior, saltaba a 133,55 pesos. Ese incremento se produce en una jornada de importantes caídas en los activos argentinos, tanto en la plaza local como en Wall Street.

El índice Merval, que agrupa a las acciones líderes en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, retrocedía 3,6 por ciento, mientras que los papeles de las empresas argentinas que se negocian en Nueva York y que se conocen técnicamente como ADR registraban pérdida de hasta 8,4%, como era el caso del banco Supervielle.