martes 11 de mayo de2021

Sólo suscriptores
Crowdfunding: una alternativa de financiamiento que ha dado $ 10 millones a mendocinos
Crowdfunding. Un sistema de inversión colectiva ha dado solución a emprendedores por fuera del sistema bancario tradicional.
Economía

Crowdfunding: una alternativa de financiamiento que ha dado $ 10 millones a mendocinos

Desde fincas a artistas, este sistema de inversión colectiva ha dado solución a emprendedores por fuera del sistema bancario tradicional.

Crowdfunding: una alternativa de financiamiento que ha dado $ 10 millones a mendocinos
Crowdfunding. Un sistema de inversión colectiva ha dado solución a emprendedores por fuera del sistema bancario tradicional.
Sólo suscriptores

Entre 2019 y lo que va de 2020, dos fincas de General Alvear y San Rafael y un artista mendocino, lograron conseguir inversiones por más de 10 millones de pesos sin la intervención del sistema bancario. ¿Cómo lo hicieron? Todos obtuvieron el apoyo de pequeños -y no tanto- aportantes de dinero a partir del crowdfunding, un sistema que cada día se afianza más entre pequeños y medianos emprendedores.

El crowdfunding es una herramienta de financiamiento colectivo que permite conectar pequeños y medianos proyectos con inversores que deciden donar o invertir en la propuesta. El soporte técnico de la operación se da a través de una plataforma digital que, con un sistema seguro, transparente y confiable, permite que cada aporte llegue a la cuenta del emprendedor en muy poco tiempo. Se encuadra en la ley 27.349 de Capital Emprendedor, donde la CNV regula y fiscaliza el registro, la operación y la información que se ofrece en cada plataforma.

Los ejemplos no son pocos y cada día surgen nuevos, incluso dentro del país y apuntados a distintos sectores económicos. Entre los más populares y utilizados podemos mencionar Kickstarter, Idea.me, SeSocio, IndieGoGo, Crowdium, Bricksave, entre otros.

El funcionamiento de todos es muy similar: como si se tratara de un marketplace, los inversores pueden elegir entre los proyectos con los que más empaticen o los que mejores perspectivas económicas presentan. Es posible encontrar algunos que funcionan con sistema de recompensas y otros que dan una ganancia monetaria con un porcentaje mensual o anual fijado de antemano.

La ganancia de estas páginas está en una comisión de cada donación o aporte, fijada en el momento que el usuario acepta utilizar el servicio. El porcentaje puede variar entre el 0,5% y el 1% del total recaudado y se pueden fijar algunas variables que dependen del rendimiento del proyecto.

Los mendocinos que se animaron

A partir del sistema de crowdfunding, Miguel Fuchs, propietario de Finca Los Ángeles, logró encontrar la solución financiera que no había obtenido del sistema bancario para poder lograr la explotación de sus fincas ubicadas en General Alvear, plantadas con vides y frutales.

Fue en el marketplace de inversiones “SeSocio.com” donde ha logrado reunir casi 10 millones de pesos en dos convocatorias. “Hicimos dos proyectos. El primero fue en 2019 para conseguir la financiación para explotar las 30 hectáreas de viñedos que tenemos, donde juntaron 2,5 millones de pesos. Terminado ese hicimos otro para la producción de ciruela en nuestra finca donde lo que juntamos fue 7 millones de pesos”, comentó Fuchs.

Esta inversión les permitirá poder cultivar 50 hectáreas de ciruelas D’Agen en el Sur de la provincia y cubrir todos sus costos asociados. El tiempo que tardó en conseguir el dinero fue relativamente corto: desde que presentó la iniciativa en la plataforma hasta que cobró, pasaron alrededor de tres meses. El dinero fue recaudado en la primera de las convocatorias gracias a 700 personas y en la segunda participaron alrededor de 1.500.

Para Fuchs, el sistema de crowdfunding “tiene muchas ventajas con respecto a los bancos” y permite encontrar inversores a mediano plazo. “Hemos establecido relación con este sistema de financiamiento porque los bancos no prestan plata a pequeños emprendedores”, sostuvo.

En SeSocio, podría decirse que los proyectos “compiten” por lograr el interés de los inversores. La propuesta de Finca Los Ángeles para tentarlos fue una rentabilidad del 75% fijo en pesos en 18 meses con pagos mensuales de intereses, lo que para ellos es sostenible ya que es menor al interés que les ofrece el sistema bancario y el plazo es mucho más amplio.

Tal ha sido el éxito de Fuchs con el sistema que ya ha comenzado a trabajar en una nueva propuesta de inversión: “Estoy armando otro proyecto de viñedos porque el que hice en 2019 concluye ahora y ya devolvimos a los inversores su capital e intereses. Ahora vamos con una propuesta para cubrir la cosecha 2021 y 2022”, completó.

Por otra parte, en Finca Los Ángeles vienen experimentando con su propio sistema de crowdfunding desde hace casi 20 años. A través de su página web intenta atraer a pequeños inversores con propuestas que van desde lo inmobiliario a la explotación de proyectos productivos que dan una rentabilidad a largo plazo y en dólares.

La experiencia de finca “Las Payas”

Santiago Salgado comenzó haciendo sus vinos artesanales en 2005. Durante todo este tiempo lo hizo comprando uvas a otros productores, pero las complicaciones cada vez más frecuentes para encontrar los blends con los que hace sus varietales, lo llevó en este 2020 a querer tener su viñedo propio.

Con una idea muy clara, la de plantar variedades exóticas y uvas criollas orgánicas, el problema del financiamiento surgió como clave. En el camino se encontró con el crowdfunding y, gracias a este sistema, logró la inversión que necesitaba en Finca Las Payas.

“Yo hago vino artesanal desde hace 15 años, pero no tengo viñedos. Quería un viñedo propio porque me cuesta mucho conseguir algunas variedades en sus versiones orgánicas y también quería plantar algunas variedades exóticas que el viñedo en las que están, está siendo erradicado. Pero el problema era que no tenía la plata”, dijo Salgado. Agregó: “Había visto algunas ideas en crowdfunding y se me ocurrió que podía hacerlo yo para poder armar el viñedo”.

Hace tres semanas, Santiago cerró una inversión de más de $ 300.000, lo que le permitirá adquirir el viñedo. “Después de un período de 10 o 15 días de que cierra la convocatoria, me transfirieron el dinero a mi cuenta bancaria”, explicó sobre el modo en que le llegó la inversión. Su propuesta fue difundida por la plataforma Idea.me, la que consideró la más adecuada para su proyecto.

Lo distintivo de Idea.me es que, a diferencia del ejemplo anterior, quien aporta dinero no obtiene rédito económico como puede ser en una inversión, sino que el autor de cada proyecto ofrece una retribución a modo de agradecimiento por su colaboración. Con presencia en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Estados Unidos y Uruguay, en su mayoría aparecen proyectos artísticos o con impacto social.

El dueño de Finca Las Payas presentó su proyecto y en 65 días logró juntar el 87% de los $ 350.000 que había planteado al iniciar la convocatoria y a eso se sumó algunas donaciones que se hicieron por fuera de la plataforma. En total fueron 83 los colaboradores que, dependiendo del monto aportado, podían obtener una compensación.

Por ejemplo, quienes dieron el mínimo de $ 500 van a poder bautizar con el nombre que quieran una de las vides. Para $ 1.000, además se sumaba una botella de vino orgánico, un póster de una etiqueta de Finca Las Payas y un llavero de corcho. Así, los beneficios iban subiendo hasta llegar al máximo de $ 20.000, un monto por el que recibían cinco cajas de vino con etiqueta personalizada y los beneficios antes nombrados.

Sobre su experiencia con la plataforma y las posibilidades de recomendarla, aseguró: “A mí me fue muy bien, pero no sé si recomendarlo porque no me queda en claro cuáles fueron las razones del éxito. Supongo que hay un interés en el proyecto en sí, pero Las Payas ya tiene su prestigio y seguidores fieles”. Asimismo, consideró que “podría volver a utilizarlo, si me quedan ganas, para ampliar el viñedo”, y destacó que “es un sistema laborioso por el tema de las retribuciones, pero tiene una pata que es interesante que es encontrar gente que se siente cercana al proyecto, que es mucho mejor que la plata”.

Una mirada local

Desde Mendoza comenzó a gestarse un proyecto de crowdfunding que, por el momento, ha quedado pausado. Se trata de un emprendimiento que tenía un trasfondo inmobiliario, pero que por cuestiones de tiempo y coordinación de sus creadores no ha prosperado el proyecto.

Emilio Aguiló Iztueta, director de Emprendedores de Mendoza, comentó que, desde la provincia, más allá de este caso, no se tiene registro de proyectos de este tipo de plataforma, pero sí existen ejemplos de inversiones logradas a partir del crowdfunding.

“En mi opinión, de Argentina, por sus números y proyecciones, la mejor es Bricksave. Es para que las personas puedan invertir en proyectos inmobiliarios desde 1.000 dólares, generalmente ubicados en el exterior”, mencionó Aguiló.

El éxito del que habla el funcionario provincial se explica en los 8,33 millones de pesos que ha logrado en inversiones la plataforma y 1,39 millón de pesos retribuidos a los inversores en más de 50 proyectos.

“Lo que a mí me parece muy bueno de las plataformas de crowdfunding es que te permite validar tu modelo de negocio. Si yo estoy recibiendo muchas donaciones quiere decir que al mercado y mis posibles compradores el producto les nteresa”, argumentó el director de Emprendedores local.

El mercado inmobiliario

El modelo del crowdfunding no sólo es muy efectivo para aquellos emprendedores que necesitan dinero que les resultaría muy difícil conseguir a través de un banco; también se presenta como una muy buena alternativa para aquellos que deseen invertir.

Con las restricciones que existen en el país para el ahorro en dólares, apostar por el ladrillo o el mercado inmobiliario es una alternativa. Pero para los que no cuentan con grandes montos para lograr el financiamiento de su propio proyecto, el crowdfunding se presenta como la oportunidad ideal. Además de Bricksave, la mencionada por Aguiló, desde nuestro país se ha creado otra llamada Crowdium, una plataforma que permite inversiones en proyectos inmobiliarios de Argentina.

Crowdium “replica” el mercado inmobiliario, es decir, va ofreciendo diferentes alternativas de inversión en los distintos segmentos para que los inversores, según sus preferencias, puedan elegir el producto donde desean invertir.

“Una de las ventajas adicionales a la inversión que ofrece Crowdium para pequeños ahorristas, es que, al abrir su cuenta en pesos, Crowdium convierte sus pesos a dólares a través del mecanismo de dólar MEP, no sólo permitiendo acceder a dólares legalmente sin límites, sino que, a una cotización muy inferior al mercado paralelo, donde los pequeños ahorristas suelen refugiarse”, manifestó Damián Lopo. Co-Fundador de Crowdium.

Este sistema puede ser utilizado por cualquier persona física o jurídica, mayor de 18 años, residente en Argentina y que tenga una cuenta bancaria. La inversión mínima es desde $ 50.000 o su equivalente en dólares, lo que permite al usuario ser el propietario de una parte del inmueble y dolarizar sus ahorros con retornos estimados del 10% anual en dólares.

“Nuestra compañía tiene un fin social y de inclusión financiera. Tenemos por objetivo democratizar las inversiones y dar la posibilidad de participar de este mercado, el más rentable y seguro en las últimas décadas en nuestro país, a cualquier argentino por más mínimos ahorros que tenga”, enfatizó Lopo.

La ganancia de Crowdium es a través de una comisión que va del 0,5% al 1% aproximado según proyecto. Ellos estiman una rentabilidad anual del proyecto y, si se logra superar, los excedentes se reparten de manera igualitaria con el cliente.

Como mecenas del Renacimiento

Los ejemplos de crowdfunding no sólo se limitan al mundo empresarial. Como si habláramos del mecenazgo en la época del Renacimiento, hoy en día varios artistas encuentran una oportunidad de financiamiento de su talento a partir de este sistema.

En Mendoza la banda de heavy metal Arcángel logró muy buenas experiencias a partir de este tipo de financiamiento. “Los últimos dos discos que sacamos los hicimos a través del crowdfunding. Siempre cumplimos el objetivo y ha sido buenísimo. No lo hacíamos por una plataforma, sino que hacíamos en la preventa del disco y merchandising”, contó Germán Philippens, quien hasta su partida a España formaba parte de la banda.

Instalado en Málaga decidió repetir la experiencia para poder lanzar su primer disco solista y los resultados han sido bastante positivos. “Estuvo bien, pero en esta parte del mundo”, comentó desde el Viejo Continente. “Desde Argentina no recibí casi nada porque con el tipo de cambio fluctuante y los impuestos a las compras en el exterior, hacían que colaborar fuera un poco caro”, detalló.

“Yo intenté en un mal momento del mundo levantar las energías”, expresó el artista. La convocatoria de Germán fue a través de la plataforma IndieGoGo, una de las más populares del mundo en el ambiente artístico y muy identificada con proyectos sociales. Con diferentes colaboraciones y recompensas, las personas que participaron fueron alrededor de 40 y le dejaron alrededor de 400 euros en un lapso de 30 días.

Según Philippens el funcionamiento de la página fue muy bueno y pudo recibir de manera muy sencilla el dinero en término. El requisito principal que tuvo que cumplir fue tener una cuenta bancaria de Europa o Estados Unidos.

La ganancia de IndieGoGo fue del 0,8% de cada donación, algo que está totalmente acordado por las partes en el contrato virtual firmado anteriormente. En ese documento disponible en la web también aclaran a los autores de los proyectos que, en caso de recaudar menos de 100 euros en el tiempo establecido, la plataforma puede devolver a cada donante su aporte.

“En el trayecto de la campaña ellos te van dando tips y asesorando qué publicaciones se deben hacer o con qué personas se debe hablar para poder alcanzar el objetivo”, cerró Germán sobre su experiencia y cómo trabajar en el mundo artístico consiguiendo apoyo.