Créditos, talleres financieros e iniciativas que buscan reducir la brecha de género

Créditos, talleres financieros e iniciativas que buscan reducir la brecha de género

Entidades bancarias, crediticias y empresas adoptan un rol activo para promover la independencia económica de la mujer y favorecer una mayor participación en los niveles más altos de la pirámide ingresos

Algunas empresas y organizaciones entienden que, para realmente marcar la diferencia en cuestiones de género, se debe implementar estrategias que faciliten el acceso de las mujeres a las herramientas disponibles. Uber lanzó una opción en su plataforma, pensada para aumentar el número de inscriptas que efectivamente se convierten en conductoras. El Banco Nación ofrece una línea de financiamiento específica para emprendedoras; el Banco Macro, un taller de educación para ellas; y la Sociedad de Garantía Recíproca Garantizar, una bonificación especial en los gastos de otorgamiento a empresas cuyo directorio esté compuesto en un 50%, como mínimo, por mujeres.

La economista Carina Farah planteó que todos bregamos porque llegue un día en que no sean necesarias políticas diferenciadas, pero que hasta que eso ocurra, se necesita de acciones que tengan como objetivo reducir esa desigualdad entre hombres y mujeres. Esto, planteó, porque cuando se realizan análisis de distribución de ingresos, las mujeres están sobre representadas en las categorías inferiores y subrepresentadas en las superiores.

Por otra parte, Farah indicó que toda iniciativa que tienda a empoderar económicamente a la mujer tiene impacto en su independencia y se sabe que uno de los factores que incide en el ejercicio de la violencia machista es que las mujeres, en muchos casos, no tienen ingresos propios. De ahí que sea una de las variables a resolver y que sea positivo que las instituciones públicas y privadas registren esas diferencias de género e implementen medidas específicas para reducir la brecha de género, ya que además permiten visibilizar la problemática.

En 2019, más de 13 mil mujeres se inscribieron como conductoras a través de la app de Uber en la Argentina, pero sólo 7 mil salieron a manejar. Esto generó la pregunta de qué había pasado con las otras 6 mil que no lo hicieron. Y si bien la cantidad de mendocinas que manejaron para la plataforma el año pasado se triplicó con respecto al número de 2018, aún representan apenas el 10% de quienes conducen para esta aplicación en la provincia.

Eli Frías, jefe de Operaciones de Uber en el Cono Sur, resaltó que las mujeres conductoras logran una calificación promedio de 4,95 sobre 5, pero que aún existen barreras para que más se animen a salir a manejar. Esto, pese a que, según han expresado las mismas socias, se trata de una actividad que les permite tener independencia económica –muchas han generado ingresos propios por primera vez- y contar con flexibilidad para compatibilizar el trabajo con las tareas dentro del hogar y de cuidado de los hijos.

Sin embargo, un estudio que encargaron a la consultora Grow, Género y Trabajo, mostró que se genera una brecha de hasta el 40% en los ingresos entre las conductoras y sus pares varones, porque ellas temen conducir en los horarios con mejores tarifas (como el nocturno). Con el objetivo de acortar esta diferencia, Uber implementó “Ellas”, una función que les permite a las socias elegir si quieren viajar sólo con usuarias mujeres.

Esta opción se puede activar (y desactivar) en cualquier momento, como, por ejemplo, cuando se encuentran en una zona que no conocen o se hace de noche. También, cuando se trata de sus primeros viajes. “Consideramos que esta nueva función aumentará la confianza de las mujeres para conducir e impactará, por lo menos, en dos indicadores: por un lado, contribuirá a que más mujeres utilicen la plataforma de Uber, dado que influye en la sensación de seguridad tan necesaria para el primer viaje; por el otro, podrá mejorar la experiencia de uso de la aplicación para las conductoras, aprovechando más los horarios en que hay tarifas dinámicas y/o en los horarios que actualmente les generan desconfianza para manejar, como la noche”, comentó Georgina Sticco, co-fundadora de Grow, Género y Trabajo.

En tanto, el Banco de la Nación Argentina lanzó créditos a tasas subsidiadas para pequeñas y medianas empresas lideradas por mujeres. Esto, en el marco de la creación de la Gerencia de Género, Diversidad y Derechos Humanos. Eduardo Hecker, presidente del BNA, manifestó en el momento del lanzamiento que la inclusión, la participación y el protagonismo de la mujer en todos los ámbitos sociales, económicos y productivos “tiene que ser una realidad y dejar de ser una utopía”.

La línea MiPyMEs “Carlos Pellegrini” opera con condiciones particulares y favorece a las pequeñas y medianas empresas cuyos puestos de conducción sean ejercidos por mujeres, ya sea en carácter unipersonal, socia gerente en SRL, presidenta en S.A., o alguna otra variante de puestos jerárquicos.

La línea está destinada a financiar capital de trabajo y gastos de evolución, con hasta 3 años de plazo, en pesos, y se requiere una antigüedad mínima de un año, previo a la solicitud del crédito. La operatoria cuenta con una bonificación de 2 puntos porcentuales de la tasa de interés de la entidad bancaria.

El Banco Macro desarrolla acciones institucionales desde la fundación propia, como el acompañamiento al Premio Avon y el taller de educación financiera “Cuentas sanas para la igualdad”. Este último fue desarrollado con el fin de proponer, analizar y desafiar las barreras que dificultan la autonomía financiera y el progreso profesional de las mujeres (aunque también pueden participar varones).

Se trata de una capacitación gratuita y que, en el contexto de pandemia, se ha dictado en forma virtual. Aborda diversos contenidos: las mujeres en el mundo laboral, los desafíos de iniciar el propio negocio, la relación con el banco, las decisiones económicas en el hogar, entre otros contenidos afines.

La Sociedad de Garantía Recíproca Garantizar presentó “Garantizar Inclusión”, un programa integral que brinda beneficios financieros y herramientas de capacitación y formación, así como líneas crediticias. En una primera etapa, la iniciativa tiene como objetivo ampliar las oportunidades y otorgar beneficios a los negocios dirigidos, en su mayoría, por mujeres del sector PyME y emprendedor. Por eso, otorga una bonificación especial en los gastos de otorgamiento -directo del monto del aval- a empresas cuyo directorio esté compuesto en un 50%, como mínimo, por mujeres.

“Garantizar Inclusión contempla objetivos de sensibilización e intervención sobre la igualdad de género. No sólo lo proponemos, sino que desde Garantizar fomentamos la paridad en los puestos gerenciales, ya que el 50% de la nómina son mujeres y, a su vez, encabezamos los primeros lugares en el ranking y encuesta Great Place To Work 2020”, señaló Gabriel González, presidente de Garantizar SGR.

Este nuevo programa presentado por Garantizar ofrece acceso a créditos con tasas diferenciales y plazos más convenientes, entre los que se destaca la oferta del Banco Nación con una tasa del 24% a 36 meses. Además, la SGR brinda una bonificación especial en los gastos de otorgamiento del aval, eventos de networking con referentes del sector financiero y capacitaciones gratuitas online para emprendedores y PyMEs.

Desde Garantizar detallaron que cerca del 26% de las empresas que solicitan su garantía están lideradas por mujeres. La SGR cuenta con un gran abanico de casos de éxito y de mujeres empoderadas que llevan adelante grandes emprendimientos. “Potenciar el rol de la mujer y de las empresas lideradas por mujeres aportan a una sociedad más justa, con foco en la generación de oportunidades y de empleo”, plantearon.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA