martes 2 de marzo de 2021

Sólo suscriptores
Edemsa es controlada por el grupo Vila-Manzano, que acaba de comprar Edenor, la mayor distribuidora del país y la que más le debe a Cammesa / José Gutiérrez
Economía

Con beneficios, Edemsa podrá renegociar su millonaria deuda

El Gobierno nacional estableció un régimen para que las distribuidoras eléctricas refinancien la deuda con Cammesa hasta en 60 cuotas. Alcanza a Edeste y a la Cooperativa Eléctrica.

Edemsa es controlada por el grupo Vila-Manzano, que acaba de comprar Edenor, la mayor distribuidora del país y la que más le debe a Cammesa / José Gutiérrez
Sólo suscriptores

El Gobierno Nacional finalmente estableció un régimen para que las distribuidoras de energía eléctrica renegocien sus abultadas deudas con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa). Se trata de una medida que fue tomada como un alivio por las distribuidoras que, en Mendoza, mantienen pasivos de más de $11.000 millones, la mayor parte por parte de Edemsa.

Desde el Gobierno provincial prefirieron no pronunciarse sobre el tema ya que indicaron que en esta negociación el principal actor es la Nación, aunque el diputado Mario Vadillo (ex Protectora) cuestionó que se otorgan beneficios a empresas que “no hicieron las inversiones correspondientes”. En particular, dijo que se trata de una medida “para amigos empresarios”, en referencia al grupo Vila-Manzano, dueño de Edemsa.

Las distribuidoras del país deben a Cammesa más de $142.000 millones, deuda que han ido acarreando -con vaivenes- en los últimos 9 años. Las mayores deudoras son Edenor, compañía adquirida el mes pasado por Vila-Manzano, con $17.479 millones; y Edesur, con $15.682 millones.

En Mendoza, Edemsa lidera el listado con un rojo de $9.813 millones; le siguen Edeste ($1.038 millones) y la Cooperativa Eléctrica de Godoy Cruz ($ 442 millones).

Según establece la resolución 40/2021 de la secretaría de Energía publicada ayer en el Boletín Oficial Nacional, la regularización de estas deudas tiene un corte a setiembre de 2020, por lo que el monto total que ingrese en este proceso será levemente inferior, teniendo en cuenta que mes a mes, incluso durante la pandemia, el pasivo se fue incrementando. De hecho, a agosto la mora se distribuía de la siguiente manera: Edemsa, $7.436 millones; Edeste, $574 millones; la Cooperativa Eléctrica de Godoy Cruz, $420 millones.

Facilidades de pago

Este Régimen Especial de Regularización de Obligaciones establece un sistema de renegociación en el cual se reconocerán créditos “de hasta 5 veces la factura media mensual del último año o el sesenta y seis por ciento (66%) de la deuda existente”.

No obstante, el resto de la deuda se regularizará con un plan de pagos de hasta 60 cuotas, con 6 meses de gracia y una tasa de interés “equivalente de hasta el 50% de la vigente en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM)”.

Las deudas de las distribuidoras comenzaron a abultarse a partir de 2011, cuando el kirchnerismo congeló las tarifas de la luz. Según fuentes de las empresas, el atraso tarifario, junto con la inflación y el aumento del dólar, “hizo imposible que se realizara el total del pago del costo de la energía”, que ronda el 44% de toda la factura (costo de abastecimiento). Este componente es lo que las distribuidoras dejaron de pagar, acumulando una deuda con Cammesa de $142.000 millones.

El resto de la composición de la tarifa son dos ítems: un 25% de impuestos nacionales y provinciales, y el 31% restante del Valor Agregado de Distribución (VAD), en el cual se incluye el costo de distribución y otra parte para mantenimiento, ampliaciones e inversiones.

“Sin la actualización de tarifas era imposible llegar con los números, por lo que decidimos seguir prestando un servicio que era cada vez más caro por la inflación y la devaluación. A partir de 2015 fue solucionándose de a poco”, se defendieron desde una de las distribuidoras de energía de Mendoza.

La decisión de regularizar el mercado eléctrico se oficializó un día después de que el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) anunciara el inicio del proceso de “análisis, discusión y determinación” de una nueva tarifa residencial, industrial y comercial de la energía eléctrica, aumento que debería comenzar a regir a mediados de marzo próximo, y que será de transición hasta que concluya la nueva Revisión Tarifaria Integral.

Por el momento, no hay más información que la propia resolución de la Secretaría de Energía. Desde el Gobierno provincial sostuvieron que el actor principal no es Servicios Públicos en ese tema, sino la secretaría de Energía de la Nación.

En este sentido, se limitaron a informar que en la audiencia pública –realizada en diciembre- por el Valor Agregado de Distribución (VAD), que es la pata local de la factura de la luz y en la que se dispuso un aumento del 30% en ese componente este mes-, “se dejó en claro que el valor neto actual de la negociación a la que arriben las distribuidoras locales será trasladado como beneficio a los usuarios”.

Mientras tanto, desde Edemsa prefirieron no emitir opinión ya que “no hay más información que lo publicado en el Boletín Oficial”, y esperarán a los próximos días para evaluar cómo será la refinanciación. No obstante, ven a priori con agrado el proceso de regularización de las deudas, teniendo en cuenta que es un monto que ha ido aumentando cada año.

“Capitalismo de amigos”

Uno de los dirigentes políticos que más conoce sobre servicios públicos es Mario Vadillo. El diputado provincial criticó fuertemente la medida y sostuvo a Los Andes que se trata de un “capitalismo de amigos” ya que, “como siempre, el Gobierno nacional favorece y premia a los grandes empresarios”.

“¿Alguna vez han visto que los usuarios puedan estar años sin pagar la luz y después les den todas estas facilidades? No entendemos la solución a este problema, cuando la gente ha pagado religiosamente el costo de abastecimiento. Debería ir directamente a la compañía mayorista”, reflexionó.

Además, expresó que todos estos años Edemsa, al retener ese dinero y no pagarlo a Cammesa, “pudo invertirlo financieramente y hacer negocios en la timba financiera, pero no hizo las obras que debería haber realizado para ofrecer un mejor sistema”.

Por otro lado, el legislador de Ciudadanos por Mendoza sostuvo que el Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE) “tiene que intervenir, según la Resolución, para que los beneficios que consiguieron las distribuidoras no sean pasados a ganancias, sino que se trasladen a los usuarios con un mejor sistema”.

Millones

Deuda de distribuidoras con Cammesa

Total: $142.000 millones

Edesur: $20.800 millones

Edenor: $18.000 millones

Empresa Provincial de Energía (EPE) de Santa Fe: $15.356 millones

Electricidad de Misiones (EMSA): $12.623 millones

Secheep (Chaco) $10.000 millones

Edemsa: $9.813 millones

Edeste: $1.038 millones

Cooperativa Eléctrica de Godoy Cruz: $442 millones


Por las redes