domingo 9 de mayo de2021

Sólo suscriptores
¿Cómo impactan en Mendoza los cambios en el impuesto a las Ganancias?
Tanto las deducciones como las escalas aumentarán 35%. Así, quedarán exentos de pagar quienes ganen hasta $74.810 netos al mes.
Economía

¿Cómo impactan en Mendoza los cambios en el impuesto a las Ganancias?

Tanto las deducciones como las escalas aumentarán 35%. Así, quedarán exentos de pagar quienes ganen hasta $74.810 netos al mes.

¿Cómo impactan en Mendoza los cambios en el impuesto a las Ganancias?
Tanto las deducciones como las escalas aumentarán 35%. Así, quedarán exentos de pagar quienes ganen hasta $74.810 netos al mes.
Sólo suscriptores

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) anunció un aumento del 35,38% en las escalas y las deducciones del impuesto a las Ganancias, acorde al avance de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte). De esta manera, quedarán excluidos de pagar el tributo los trabajadores en relación de dependencia con ingresos inferiores a $74.810 netos. Se trata de un mínimo no imponible $19.549 mayor al de 2020 ($55.261).

La actualización de los valores permite conocer con precisión cómo funcionará el impuesto el próximo año. Para entenderlo, es necesario recordar que el cálculo de Ganancias se divide en dos grandes partes. Por un lado, existe una fórmula que determina cuál es la base imponible del tributo, es decir, cuál es el monto sobre el cuál se calculará el valor a pagar. Por el otro, hay una escala que define un monto fijo y una alícuota que varía según el nivel de ingresos del contribuyente. Mientras más gana, más paga.

Base imponible y deducciones

Para determinar la base imponible, AFIP hace los siguientes cálculos. Primero, multiplica el ingreso bruto del trabajador por 13 (doce salarios más aguinaldo) y le resta el 17% correspondiente a los aportes jubilatorios.

Al monto resultante de esa cuenta, le resta las deducciones personales. En 2021, se restarán $156.320,63 por cónyuge, $78.833,08 por cada hijo menor de 18 años y $804.856,32 por “deducción especial”. También podrán aplicar deducciones por alquiler, contratación de personal de servicio doméstico e intereses hipotecarios, entre otros puntos.

La nueva escala

Con el resultado que se obtiene del cálculo anterior, se pasa a la tabla con las escalas. El cuadro funciona de la siguiente forma: los contribuyentes que en 2021 obtengan un monto imponible total de entre $0 y $64.534,51, deberán pagar una alícuota del 5%. Los que lleguen a un monto de entre $64.534,51 y $129.069.02, tributarán un monto fijo de $3.326,73 y una alícuota del 9% que se aplicará sobre el excedente del punto más bajo de esa categoría (en este caso $ 64.534,51). Así, los montos fijos y las alícuotas irán subiendo progresivamente. La escala más alta será para aquellos contribuyentes que, luego de las deducciones, lleguen a un monto imponible superior a $1.032.552,15. Quienes estén en esa situación deberán pagar un monto fijo de $230.388,19 y una alícuota del 35% sobre el excedente del punto de partida de esa categoría.

Ejemplos representativos

Como se dijo anteriormente, quedarán excluidos de pagar Ganancias los trabajadores en relación de dependencia que ganen menos de $74.810 netos al mes. La situación será diferentes para quienes perciban salarios mayores.

Un trabajador soltero, sin hijos, con un sueldo de $80.000 netos, por ejemplo, deberá pagar $3.490 en concepto de Ganancias en 2021. Con el mismo sueldo, este año se hubieran pagado $45.844,40.

La situación es diferente para un trabajador en relación de dependencia casado y con dos hijos. En ese caso, un salario neto de $80.000 no sería suficiente para empezar a pagar Ganancias. Debido a la incidencia de las deducciones, una personas en esa condición debería ganar $98.963,39 netos mensuales para pagar Ganancias en 2021.

Ahora bien, un empleado casado, con dos hijos y un salario neto total de $110.000, el año próximo deberá pagar un monto de $10.763,96 en concepto de Ganancias. Si ese mismo empleado en cambio ganara $150.000 al mes, el impuesto anual se dispararía a $120.412,79 o $10.034,3.

Claro está, en todos los ejemplos mencionados se podrían reducir los montos si se tuvieran en cuenta otras deducciones, como el alquiler o el salario de un empleado del servicio doméstico. Una reducción en los montos imponibles podrían significar incluso un descenso en la escala, lo que implicaría pagar menor monto fijo y menor alícuota. Además, existe la posibilidad de que descontar pagos que se hayan hecho antes “a cuenta de Ganancias”, como ocurre con el 35% que se cobre con el “impuesto País” a la hora de comprar dólares.