viernes 16 de abril de2021

Sólo suscriptores
Economía

Chile se prepara para abrir las fronteras: cuánto costará viajar a sus playas para los mendocinos

La devaluación de nuestra moneda, sumada a los impuestos que pesan sobre las compras con tarjetas será un obstáculo para quienes busquen distenderse en las costas del país trasandino.

Sólo suscriptores

Mientras que Mendoza aguarda por el permiso para recibir turismo proveniente de Chile, el país vecino anunciaría este lunes la reapertura de sus fronteras, por lo que se espera que los mendocinos puedan disfrutar de un verano en las playas del vecino país. Para los argentinos, el tipo de cambio y los impuestos sobre el dólar turista duplicarán los costos con respecto al año pasado.

Chile “será muy estricto desde el punto de vista sanitario, para que cumpla con criterios epidemiológicos y las personas puedan entrar poniendo en el centro la salud”, informó la subsecretaria de Salud del vecino país, Paula Daza, junto con el anuncio de que preparan un protocolo para permitir la visita de extranjeros.

A la fecha Chile registra un momento epidemiológico favorable, según relatan los periódicos de ese país, y es que desde hace algunas semanas mantiene la tasa de positividad de las pruebas PCR por debajo del 5%, y el número de casos nuevos diarios inferior a 2.000.

Y el aspecto económico también los obliga a buscar la forma de minimizar riesgos de contagio, pero también permitir que la actividad turística se desarrolle con relativa normalidad. “Para nosotros es fundamental, clave que se abran las fronteras. Si no hay apertura de fronteras, esta temporada va a ser un desastre”, dijo sobre este punto la vicepresidenta de Fedetur, Helen Kouyoumdjian.

Según recordó el diario El Mercurio, la industria del turismo en Chile viene muy golpeada desde antes de la pandemia, “primero por la megadevaluación argentina en 2018 que encareció el país en términos relativos para su principal mercado, y luego el estallido social de octubre de 2019 (chileno) que modificó las condiciones de seguridad para viajar al país y afectó su imagen de destino seguro”. En este contexto, el sector turístico en chile registra una pérdida del 50% en los niveles de empleo, y otros 150 mil trabajadores del turismo se mantienen con contratos suspendidos.

¿Cuánto costará viajar a Chile?

El viaje en auto

El monto total a desembolsar en combustible dependerá tanto del consumo del auto que se tenga, como del lugar elegido, sin embargo, teniendo en cuenta los tres autos más vendidos (Toyota Etios, Ford Ka y Chevrolet Prisma), cuyo consumo promedio en ruta y camino de montaña es de 8 litros cada 100 km, se puede calcular una cantidad de dinero estimada para los destinos favoritos de los mendocinos.

Por ejemplo, para llegar a Viña del Mar y luego regresar a Mendoza, se necesitará un mínimo de $6.401,47.

La distancia a recorrer será de 399 kilómetros por el paso internacional Cristo Redentor, por lo que ir costará $ 2.014,47 (con un consumo de 31,92 litros a $63,11 por litro de nafta súper) y para la vuelta habrá que tener en cuenta el precio del litro del combustible en Chile ($ 738,4 chilenos o 0,98 dólares que más impuestos suman $137,44 argentinos, si se abona con tarjeta de crédito), por lo que habrá que considerar un total de $4.387.

Si la playa chilena a visitar fuera La Serena (una vez que se habilite el ingreso, al igual que sucede con Viña), el costo en automóvil, con nafta súper será de $11.311,01. En este caso, habría que considerar 705 kilómetros yendo por Cristo Redentor y se considerarán aproximadamente 56,4 litros de nafta. Para ir habrá que gastar $ 3.559,40 y para volver $ 7.751,60.

El alojamiento:

Permanecer del 1 de enero al 15 del mismo mes en un departamento en Viña del Mar, cercano a la playa y con dos dormitorios (dos camas individuales, una doble y un sofá cama), cuesta $52.915, más $14.730 de impuestos y cargos.

Optar por un hotel cercano a la playa, para dos adultos y dos niños, en una habitación “cuádruple clásica” de cuatro camas individuales puede costar $88.587 más $16.831 de impuestos y cargos.

Al llegar a Chile, todos los cargos que se paguen con tarjeta de crédito pasarán de la moneda de ese país a dólar, y sobre este habrá que pagar un 30% de impuesto país, y un 35% a cuenta de Impuesto a las Ganancias y a los Bienes Personales (este último se puede recuperar luego con una declaración ante AFIP, pero habrá que esperar a finalizar el año y la devolución se hará a valores históricos).

La gastronomía:

“Combo x2 Hot Dog extra, más papas de tamaño normal, más bebida de lata de 350 cc: $5.490 (chilenos)”, se trata de una promoción de una conocida casa de comidas rápidas chilena, para el “completo con paltamayo”, pero sirve como referencia para estimar cuánto costaría una de las comidas más económicas en el vecino país para un mendocino.

El mismo combo equivale a u$s7,21, y si se abona con tarjeta de crédito, según el dólar turista del día de la fecha, en el Banco Nación ($139,01), significarían $1.002,26 argentinos.

En el mismo comercio se puede pedir una hamburguesa con papas y bebida a $4.490 chilenos (u$s5,90), o $820,16.

Y un pedido para toda la familia, 4 panchos de tamaño extra, una caja de papas, 12 empanadas (chilenas, similares a los ravioles fritos), y cuatro bebidas de lata, costarían $15.000 chilenos (u$s19,70), o $2.738,50.

Para comprar alimentos en el supermercado se requieren hacer los mismos cálculos. Así, adquirir leche en el vecino país puede costar $690 chilenos (leche líquida por 1 lt.); 250 gramos de queso laminado, 2.050; jamón por la misma cantidad 2.190; pan de molde por 752 gramos 2.150, mantequilla con sal,1.690; un pack de galletas por 378 gramos, 1.370; una gaseosa de dos litros y medio 1.940 pesos chilenos. La compra costaría $12.080, o aproximadamente 16 dólares estadounidenses. Es decir, que al cambio y con impuestos $2.224,16 argentinos.

Un precio a considerar si se planea ir a la playa puede ser el del protector solar, que en los supermercados por 200 ml (FPS 50) cuesta 3.990 pesos chilenos, o u$s 5,24, y al cambio $728,42.

Todos los precios son de referencia, y se calcularon con el dólar del Banco Nación y al 6 de noviembre de 2020, la devaluación podría producir cambios que cada turista verá al momento del cierre del resumen de su tarjeta de crédito.