Algunas carnicerías podrían cerrar por falta de mercadería

Algunas carnicerías podrían cerrar por falta de mercadería
Algunos negocios evalúan la posibilidad de poner un cupo máximo por cliente para evitar el agotamiento de la mercadería antes de la normalización del mercado. / Foto: Ignacio Blanco

Se trataría de un cese de actividades momentáneo, hasta que la distribución se normalice tras el paro de actividades de la industria como protesta por el cierre a las exportaciones.

Aunque las carnicerías están incluidas en los sectores esenciales y esta semana, de retorno a Fase 1, siguieron trabajando, en los próximos días podrían verse obligadas a cerrar, no por restricciones, sino por situaciones propias del sector. Es que el paro del campo las dejaría sin mercadería para vender. Inicialmente, la Mesa de Enlace definió la medida por 8 días, porque coincidían con el stock que suelen tener los frigoríficos. Sin embargo, ayer se decidió extender la protesta hasta las 23.59 del miércoles, con lo que recién empezarían a llegar cortes a los mostradores de la provincia el próximo sábado.

Cuando se llamó al paro, desde las 0 horas del 20 de mayo hasta las 23.59 de este jueves, los abastecedores mendocinos aseguraron que no faltaría carne, debido a que habitualmente cuentan con mercadería para responder a la demanda durante 7 u 8 días, lo que coincidía con el freno a la comercialización de carne vacuna. Por eso, informaron que había suficiente stock hasta el próximo lunes o martes, cuando, si no se hubiera extendido la medida, se esperaba que ya se hubieran llenado nuevamente las cámaras frigoríficas.

Se debe tener en cuenta que una vez que se vuelvan a vender los productores ganaderos, los vacunos deberán ser transportados al Mercado de Liniers, donde serán rematados y luego llevados a destino, para ser faenados. Tras este proceso, deberán estar en frío por 24 horas, para recién ser distribuidos a los comerciantes mayoristas y minoristas. Por eso se esperaba que, de terminar la medida el jueves, como se había previsto, la carne llegaría a las góndolas y mostradores entre lunes y martes.

Sin embargo la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias –integrada por la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Confederaciones Rurales Argentinas, la Federación Agraria Argentina y la Sociedad Rural Argentina- convocó a continuar el cese de comercialización de carne vacuna en pie hasta las 23.59 del miércoles 2 de junio. Esto, luego de que el jueves a última hora, el presidente Alberto Fernández comentara en una entrevista que no levantarán el cierre a las exportaciones por 30 días, hasta que se resuelva la situación y bajen los precios en el mercado interno; algo que atribuye a que se exporta el 30% de lo que se produce en el país.

Qué pasará en Mendoza

José Rizzo, titular de la Cámara de Industriales Abastecedores de Carne de Mendoza, expresó que con la extensión del paro hasta el miércoles van a faltar varios cortes en la provincia. Es que recién podrían cargar ganado el jueves en la mañana, faenar el viernes y empezar a vender el sábado o domingo. El stock se acabaría entre lunes y martes, y esto complica el panorama para el período de martes a viernes. “Hay carnicerías que no van a tener nada, otras a las que les va a quedar algo de blanda, y otras que tendrán algo de asado. Algunas, directamente van a cerrar”, planteó.

Esto es precisamente lo que analizó Daniel Micheli, de Micheli e Hijos. Es que ya el martes había comentado que estaban un 100% desabastecidos y si bien en las últimas horas consiguieron que un productor local les entregara unas pocas unidades de medias res, estima que se les van a agotar el fin de semana, pese a que tienen previsto poner un límite de venta de 2,5 kilos por cliente.

Si bien detalló que hoy se está vendiendo un poco menos el asado, porque la gente no compra mucha carne con hueso, que rinde menos, y opta por las blandas, anticipó que el lunes la situación será crítica. De hecho, opinó que no le conviene siquiera abrir hasta el próximo fin de semana y analizó también la posibilidad de reducir el personal al 50%, para que entreguen pollos.

Rizzo señaló que durante los primeros días se va a producir un “desastre de precios” y de logística. Esto, porque la mayoría de los matarifes y frigoríficos van a haber agotado sus stocks y todos querrán reponerlo al mismo tiempo. Como el mercado se maneja por oferta y demanda, es de esperar que los valores aumenten los primeros días. Pese a eso, insistió en que no tienen planeado trasladarlo al público, porque se sabe que es algo eventual.

Posibles nuevo paros

La Comisión de Enlace expresó a través de un comunicado que el miércoles 2 de junio se “abrirá una ventana en función de los ciclos naturales, las necesidades por los compromisos asumidos por los productores, los necesarios movimientos que implican la actividad de cría y para no producir perjuicio alguno sobre el ya castigado ciudadano argentino por la falta de ingresos erosionada por la inflación, por la creciente preocupación por el trabajo y en medio de la pandemia con injustificados atrasos en la vacuna como solución necesaria”.

No obstante, aclararon que continuarán en “sesión permanente para seguir evaluando el estado de situación y continuar expresando el reclamo y el enojo de productores no solo de carne vacuna, sino de otros numerosos productos de las economías regionales y de producciones extensivas e intensivas, a los cuales también afectan profundamente las señales emitidas con tan errónea medida”.

Desde el sector de la carne han insistido en que 75% de las exportaciones de carne argentina corresponden a la vaca adulta, que ya no puede reproducirse, y tienen como destino los países asiáticos. Como el argentino no consume este producto, cuando no se exporta, su valor cae de modo marcado, lo que genera una reducción importante de los ingresos de los productores que se dedican a la cría (actividad ganadera predominante en Mendoza). Asimismo, señalaron que este cese abrupto de las ventas al exterior puede producir la ruptura de contratos con mercados externos, que luego puede tomar años volver a suscribir, por la pérdida de confianza.

Como contraparte, aseguraron que la suba de 70% en el precio de la carne en el último año responde a que el valor del maíz -90% del ganado vacuno se cría en campos, pero se engorda en feed lots, con alimento balanceado- se triplicó en el mismo período. Además, el combustible ha tenido sucesivos aumentos desde fines de 2020, lo que se tradujo en un incremento del costo de los fletes.

“Al incremento generalizado de precios hay que atacarlo por sus verdaderos orígenes, que tienen que ver con una economía descontrolada, con un gasto público desmedido y con una emisión de pesos que exacerba esa dinámica de los precios antes que calmarla. Pero, por sobre todo, con las malas señales emitidas, que afectan la confianza y la credibilidad del país, y postergan las inversiones que nos hacen falta”, sostuvieron.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA