jueves 17 de junio de2021

Detectan decaimiento en los clones más productivos de uva syrah
Detectan decaimiento en los clones más productivos de uva syrah
Fincas

Detectan decaimiento en los clones más productivos de uva syrah

Así lo determinó un grupo de ingenieros. Los de mayor rendimiento son los más sensibles. Se puede realizar labores culturales que alarguen la vida de la vid.

  • jueves, 15 de agosto de 2013
Detectan decaimiento en los clones más productivos de uva syrah
Detectan decaimiento en los clones más productivos de uva syrah

El síndrome de decaimiento del syrah apareció en Mendoza y podría originar la muerte del varietal. Según un estudio llevado adelante en la provincia por una empresa privada, que no es definitivo, algunos clones son más propensos a sufrir este deterioro.

Los investigadores aseguraron que es necesario determinar qué clon implantado se tiene para poder tomar las precauciones del caso.

Los ingenieros Cristóbal Sola, Daniel Bergamin y Hugo Gold realizaron un estudio de observación sobre la parcela de syrah que tiene Vivero Mercier en la provincia y confirmaron los síntomas descriptos en otros países sobre la muerte de este cepaje.

La afección que ataca a la variedad syrah se caracteriza por la presencia de agrietamientos en el punto de injerto, algunas veces asociado a un enrojecimiento del follaje en otoño.

Una cepa que presente estos dos síntomas, morirá indefectiblemente en el corto plazo, generalmente, no retoma crecimiento en la próxima primavera después de la poda invernal. La aparición de grietas, antecede siempre a la aparición del enrojecimiento, muchas cepas agrietadas, pueden permanecer verdes y productivas por varios años.

El estudio concluyó que “los clones 100, 300, 301, 383 y 525 se comportan como muy sensibles, con más de un 50% de mortalidad de plantas. Los clones 99, 174 y 877 se comportan como intermedios,  y solo el clon 470 se comporta como menos sensible, en casi total coincidencia con lo informado por el IFV en Francia.

En cuanto a los portainjertos, como factor agravante se observa la mayor sensibilidad en 3.309 C y la menor en P.1103, con un gradiente relacionado probablemente al vigor del portainjerto”.

Sola, uno de los investigadores de este caso señaló que el syrah es una variedad muy importante en el mundo y que en Mendoza y San Juan sigue siendo un varietal de peso con un lugar ganado en los mercados y así se mantendrá.

En este sentido, recalcó que los clones que son más sensibles a este problema están ampliamente difundidos en nuestro país. “Coincidentemente son los clones más productivos, los más sensibles. Desconocemos el alcance del problema ya que los primeros síntomas aparecen entre los siete y diez años de implantado el viñedo y fue a comienzos de la década cuando se expandió mayormente en la provincia de San Juan la superficie plantada con este varietal”, indicó Sola.

“Para los viñedos -continuó- existentes con clones sensibles se deberán tener recaudos para manejarlos cuidando no agotar reservas en la planta ya que es el desencadenante del síndrome de decaimiento. Los cuidados básicos consisten en no provocar estrés hídrico, mantener sano el follaje sobre todo en post cosecha y regular la poda”, destacó a Los Andes, Cristóbal Sola.

El estudio

En la colección de variedades y portainjertos de vides de Vivero Mercier Argentina, situada en Perdriel en el departamento de Luján de Cuyo se encuentran diversas combinaciones de clones y selecciones masales de la variedad syrah, tanto a pie franco como injertadas sobre pie americano, implantadas en 2002.

Desde 2009 a 2012 se vienen realizando observaciones en cada parcela en las que se hacían manifiestos los mismos síntomas descriptos en otros países como “Decaimiento del syrah”.

Desde la compañía afirmaron que dado que se trata de pequeñas parcelas sin repeticiones, implantadas sólo con carácter de colección, no se pueden sacar conclusiones definitivas, no obstante es posible corroborar las conclusiones obtenidas  por el IFV, en cuanto a la diferente sensibilidad de los clones a esta problemática y el carácter fisiológico de los daños a nivel de tejidos.

En la misma parcela hay implantadas otras variedades, entre las que se encuentran cabernet sauvignon, malbec, chardonnay. De estas últimas, en el mismo período de observación hubo, por diversas causas, un porcentaje de mortandad de plantas del 2%, 1% y 0% respectivamente, frente a un 30% en la variedad syrah.

Estas  cifras y los síntomas característicos confirman que la muerte de las plantas de syrah se ha producido a raíz del todavía poco conocido “síndrome de decaimiento”. En las mismas parcelas se pudo a su vez confirmar la diferente sensibilidad de los clones como factor predisponente a la manifestación de síntomas.

“De acuerdo a nuestras observaciones las condiciones de estrés hídrico actúan también como factor agravante, ya que en los años en que estas condiciones fueron más severas, fue cuando se observó el mayor porcentaje de mortandad”, señalaron.