domingo 20 de junio de2021

Sociedad

Dejaron de fumar 30 mil adolescentes en 5 años

No obstante, sigue siendo preocupante el consumo entre los jóvenes y especialmente el aumento entre las mujeres.

  • jueves, 15 de agosto de 2013

Quienes trabajan la problemática de la adicción al tabaco han visto con sorpresa los resultados de la última Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adolescentes (EMTA) 2012 que detectó un descenso en la cantidad de jóvenes de entre 13 y 15 años que tienen el hábito de fumar, lo cual también es un reflejo de la provincia, aunque no hay datos discriminados.

Así, se pasó del 24,5% de 2007 al 19,6% lo que implica que 30 mil jóvenes de esa edad dejaron de fumar los últimos 5 años. Además se asegura que 6 de cada 10 jóvenes fumadores intentaron abandonar la adicción en los últimos 12 meses.

El resultado se da en un contexto de preocupación por los hábitos de consumo de sustancias a temprana edad, ya que se estima que el inicio actual del tabaquismo está en torno a los once años y medio. "Nos preocupa la edad promedio de inicio ya que ha bajado, antes se ubicaba a los 13 años", dijo Laura Villavicencio, titular del Programa Provincial de Lucha contra el Tabaquismo.

Ésta fue la cuarta edición de este abordaje realizado por los ministerios de Salud y Educación de la Nación además del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Relevó datos de 2.789 alumnos de 75 escuelas de todo el país con el objetivo de actualizar la información referida al consumo de cigarrillos, la exposición al humo de tabaco ajeno, el alcance de las publicidades, las actividades de promoción de la industria tabacalera, el acceso a la compra de cigarrillos y el progreso de las políticas de control de tabaco, entre otros temas.

Los motivos por los cuales estos jóvenes decidieron abandonar el hábito pueden estar vinculados a los nuevos discursos imperantes sobre el tema que han llevado a mayores cuestionamientos del tabaquismo.

Jonathan Konfino, coordinador del programa Nacional de Control de Tabaco del Ministerio de Salud de la Nación, atribuyó el descenso a la legislación para fomentar espacios libres de humo que se han implementado hace varios años. Dado que el resultado va en el mismo sentido que en 2007 se puede hablar de una tendencia.

"Vemos que se está consumiendo menos tabaco en general en Argentina, pero sigue habiendo mucha exposición al humo ajeno". Detalló que es a partir de los 16 años que se comienza con el hábito diario de fumar mientras que en 99% de los casos se consumen cigarrillos manufacturados.

Para el neumonólogo Ramón Alchapar, presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, no se trataría tanto de toma de conciencia ya que a esa edad la salud no es una preocupación. "Para dejar de fumar necesitan una motivación que puede ser la de estar de novio con alguien que no fuma o la práctica de algún deporte ya que muchas veces se dan cuenta de que no tienen el mismo rendimiento o los mismos entrenadores no se lo permiten", explicó.

Para el profesional, "ante adicciones las encuestas no siempre son 100% veraces aunque sean anónimas; por ello, en algunos estudios que realizamos en Mendoza incluíamos la medición de monóxido de Carbono (CO) como elemento de evaluación del consumo de tabaco, aunque no específico. En muchos casos se negaba haber fumado y el CO estaba elevado, lo que demostraba incoherencia entre la respuesta y la veracidad de la misma. Por otro lado, seguramente se refiere a adolescentes fumadores habituales, no creo que ocurra lo mismo con los fumadores sociales o esporádicos, que también son fumadores, aunque de dosis menor".

Por ello hizo hincapié en que pese a esto se trata de una verdadera problemática. Los últimos años se ha sumado la tendencia de fumar tabaco en narguile a la cual se agregan otras sustancias como especias, aromatizantes o chocolate suponiendo que es menos nociva. Sin embargo, la combustión que se produce es igualmente dañina y aún peor ya que las sesiones son mucho más largas que la de un cigarrillo.

Fuman más las mujeres

Otro dato que hace tiempo causa alarma entre los profesionales vinculados al tema es el aumento sostenido en el consumo de tabaco entre mujeres, algo que este trabajo vino a confirmar demostrando que incluso han superado a los varones.

Según concluyó, fuma 17,4% de los varones y 21,5% de las mujeres; cifras que han descendido sustancialmente en comparación con los datos con la EMTA 2007, en la que se había evidenciado un 21,1% de consumo en los varones y un 27,3% en ellas.

Para Villavicencio, éste es el dato más alarmante; por ello, es que concentran gran parte de las campañas en colegios y universidades.

Esto es parte de una cuestión socio cultural, de una tendencia ya que también se ha notado que mujeres de más de 50 años que antes no fumaban están empezando a hacerlo y una vez que comienzan ya no dejan.

En el caso de las jovencitas y teniendo en cuenta el alto índice de embarazo adolescente, esto puede tener consecuencias sobre la salud del bebé: puede afectar la gestación y determinar una mayor predisposición del niño a enfermedades respiratorias.

Además, se relaciona con la muerte de cuna cuando el niño está en un ámbito cerrado donde se fuma, mientras que las partículas tóxicas del cigarrillo quedan en el pelo o la ropa. Asimismo, algunas mamás deciden evitar la lactancia para poder fumar.

{fotorem:547676:fotorem}