jueves 13 de mayo de2021

“Yo solo quería ser famoso”, la honesta confesión de Marcelo Polino en la mesa de Juana Viale
El conductor habló de cómo vive la cuarentena y de sus comienzos en los medios
Da La Nota

“Yo solo quería ser famoso”, la honesta confesión de Marcelo Polino en la mesa de Juana Viale

El conductor habló de su carrera y sus comienzos. También reveló que tenía claro lo que buscaba pero que no pensó en ser periodista de espectáculos para lograrlo.

“Yo solo quería ser famoso”, la honesta confesión de Marcelo Polino en la mesa de Juana Viale
El conductor habló de cómo vive la cuarentena y de sus comienzos en los medios

Este fin de semana Marcelo Polino fue uno de los invitados a la mesa de Mirtha Legrand, ahora en manos de Juana Viale por ser su abuela una persona mayor y pertenecer al grupo de riesgo, y junto a otros invitados disfrutaron del mediodía del domingo.

Junto al periodista Ángel de Brito, el pastelero Mauricio Asta y la competidora olímpica Jennifer Dahlgren, Marcelo Polino comenzó relatando cómo pasa la cuarentena y hasta se animó a decir que, a pesar de ser muy cuidadoso con su figura, le encanta comer dulces cuando está en su casa.

Otra de las revelaciones que contó el conductor de “Polino Auténtico” fue que jamás estudió para periodista o conductor. Su llegada a los medios fue algo impensado y confesó que cuando era joven sólo quería ser famoso a cualquier precio.

El amigo de Marcela Tauro, quien perdió hace poco tiempo a su madre, contó que el aislamiento colaboró para realizar el duelo por su pérdida. Frente a la pregunta de la conductora sobre cómo vivía este momento especial, Polino dijo: “A mí me pasó una cosa muy importante esta cuarentena. Se cumplió el año de la muerte de mi mamá, en mayo, a fines de mayo, y yo cuando murió mi mamá, el año pasado, yo trabajaba tanto que iba del hospital al trabajo”, comenzó diciendo.

Luego agregó: “Llegó la cuarentena y ahí me vino la bajada, me encontré con las cosas de mi mamá que estaban en cajas, cajas de las cosas que yo separé, muchas regalé y otras habían quedado en casa y nunca las había abierto también por falta de tiempo”, finalizó.