sábado 23 de enero de 2021

Romina Malaspina contó que casi fue secuestrada cuando tenía apenas 10 años.
Da La Nota

Romina Malaspina reveló que fue víctima de acoso sexual cuando tenía 10 años: “Fue muy traumático”

La presentadora de Canal 26 brindó detalles del traumático episodio que le tocó vivir cuando era una niña.

Romina Malaspina contó que casi fue secuestrada cuando tenía apenas 10 años.

El las últimas semanas, el nombre de Romina Malaspina ha sido uno de los más mencionados en el mundo del espectáculo. Desde que debutó como presentadora de Canal 26 hace un mes, la ex “Gran Hermano” se hizo notar por su impactante cambio de imagen y las operaciones en su rostro, el polémico top que usó en el noticiero, su pelea con su compañera Sol Pérez y ahora por su relato de un traumático episodio de acoso sexual cuando era solo una niña.

En su charla con “El Show del Espectáculo”, el programa radial de Ulises Jaitt, la rubia reveló que “a los diez años sufrí acoso sexual”. Según contó, todo se dio en el interior de su propio barrio: “Estaba andando en bicicleta a la vuelta de mi casa, me agarraron en una camioneta y me llevaron a una casa”.

Por suerte, el episodio no pasó a mayores y gracias a la intervención de una vecina pudo escapar a tiempo: “Justo pasó una señora y me pude zafar”.

Conmovida por los recuerdos, Romina cerró: “Fue muy feo y muy traumático, porque además yo era muy chiquita y en ese momento no había secuestros. Fue horrible, me acuerdo de todo, me quedó marcado”.

Esta no es la primera vez que la modelo se refiere al momento que calificó como “el más horrible de su vida”. Hace un tiempo, en sus redes sociales había hecho referencia a esta situación y reconoció que le dejó graves secuelas. Durante varios meses, la presentadora apenas salía de su casa, solo para ir al colegio, porque le daba “pánico” ver a hombres grandes en la calle.

“Me asusta imaginar que estuve a un milagro de no vivir algo similar cuando tenía 10 años y me secuestró un tipo de casi 40 años a la vuelta de mi casa mientras andaba en bicicleta dando la vuelta a la manzana. Hoy puedo contarlo porque me salvé gracias a una vecina que pasaba por la acera de enfrente viendo toda la situación y que comenzó a gritar desaforadamente (muy alto y sin control) para que ese hijo de puta no logre su objetivo. Por varios meses apenas podía salir al colegio porque ME DABA PÁNICO ver hombres grandes por la calle”, había dicho en 2018 usando el hashtag #MiraComoNosPonemos.