Roberto Moldavsky le dice adiós a MasterChef Celebrity

Moldavsky no pudo superar la última prueba.
Moldavsky no pudo superar la última prueba.

El humorista tuvo dificultades cuando trató de cocinar una pasta con seso. Sus palabras de despedida hicieron honor a su profesión y terminaron emocionando a todos.

Con la cuarta gala de eliminación en puerta, MasterChef Celebrity se esmera por presentar desafíos cada vez más complicados. En la nueva gala, los participantes se enfrentaron al tratamiento gastronómico de un órgano que para muchos es algo imposible de imaginar comer. Se le sumaba además una caja misteriosa con candado, a la que debían acceder a través de la resolución de una ecuación.

Recién iniciada la ronda, los jueces anunciaron una prueba que puso ín problemas a más de uno en la ronda. “Hoy van a usar el cerebro al cien por ciento”, dijo Damián Betular acompañado de Donato de Santis y Germán Martitegui.

Leticia Siciliani, Claudia Villafañe, Fede Bal, Analía Franchin, Sofia Pachano, Claudio “Turco” García, Vicky Xipolitakys y Roberto Moldavsky, tuvieron que enfrentar entonces el desafío que amenazaba con dejar a uno afuera esta noche. “No estoy bien hoy. Me da mucha impresión el seso, me parece que me siento muy abrumado. No creo que pueda llegar a terminar el plato”, dijo en un momento Fede, a lo que le siguió una amenaza con abandonar el certamen, ya que “no la estaba pasando bien”. Finalmente, la etiqueta de “eliminado” quedó para otro concursante.

El humorista Moldavsky se sumaba al grupo de los que nunca había ni comido ni preparado seso, así que se decidió en agregarlo a una pasta. Su plato eran unos sorrentinos de seso, acelga, queso y nuez con salsa de tomates y alcaparras.

Llegado el momento de la deliberación, los jueces opinaron muy distinto de su resultado. “Es una lasagna”, dijo Martitegui difiriendo de cómo el participante lo había presentado. “La hazaña es comerlo”, decía Roberto mientras en el back, haciendo honor a su humor.

Los tres coincidieron en que el principal problema estaba en la masa. “Ya con el cuchillo, cuando corto, me doy cuenta de que hay masa cruda”, dijo De Santis. Martitegui fue más contundente: “Cruda, casi tapa el relleno. Esto es como un bodoque todo seco, empastado entre el relleno, la masa cruda, el tomate también seco, el pancito crudo, todo rematado con una hoja de laurel gigante”. Y ahí se marcó el inicio del final para Moldavsky .

“Rober, gracias por tu humor, por tu grandeza, por tus recetas, por tu transpiración, por todo”, comenzó diciendo entonces el conductor, Santiago del Moro.

“En algunos momentos pensaba que era como si me hubiese colado en un crucero, que estaba en un lugar en el que no tenía que estar. Creo que aprendí muchas cosas, la pasé bien y estuvo muy bueno”, reveló Moldavsky al jurado. Después de una dura devolución, Martitegui aflojó en la despedida, reconociendo el esfuerzo del participante: “Al final te vi muy cómodo, disfrutando de cocinar, histriónico y contento, y era una alegría tenerte acá. Te vamos a extrañar”.

Despidiéndose, Roberto Moldavsky dijo: “Yo no sé si existe la felicidad como concepto, siempre digo que hay que sumar buenos momentos y eso es Masterchef para mí”, concluyó el humorista.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA