Mercurio retrógrado terminó, aunque astrólogos admiten que el drama social y amoroso continúa

Según los astrólogos, los próximos días serán un gran espacio de conexión con nosotros mismos, aunque la inestabilidad se mantendrá a flote por ahora.
Según los astrólogos, los próximos días serán un gran espacio de conexión con nosotros mismos, aunque la inestabilidad se mantendrá a flote por ahora.

Tras el fin del tránsito retrógrado de Mercurio el pasado 18 de octubre, los astrólogos anuncian que entramos en un periodo posterior llamado “sombra retrógrada”. ¿De qué se trata esta nueva etapa de drama en relaciones sociales y amorosas?

El fin de Mercurio retrógrado llegó hace apenas algunos días, aunque parece ser que el drama que esta carga energética llevaría a la Tierra no ha terminado.

Desde la astrología, este hecho fue el responsable de un caos en el cosmos. En un periodo que abarcó desde el 27 de septiembre hasta el 18 de octubre pasado, muchos efectos colaterales se esperaban posibles y ocurrieron.

Fallas en los sistemas de comunicación (Facebook, Instagram o WhatsApp como ocurrió), malentendidos entre las personas, contratiempos y ralentización en la vida humana.

Aunque la pregunta no es lo que ocurrió, sino ¿qué pasará de aquí en más? Al parecer, los efectos de este Mercurio retrógrado no han acabado, sino que todo lo contrario. Su influencia sigue afectando días después de terminado su ciclo (una semana, por ejemplo).

Terminado el Mercurio retrógrado y lo que los astrólogos llaman “sombra retrógrada” o “zona retrospectiva”, será momento de impulsar proyectos, viajes e ideas.
Terminado el Mercurio retrógrado y lo que los astrólogos llaman “sombra retrógrada” o “zona retrospectiva”, será momento de impulsar proyectos, viajes e ideas.

A este periodo que los astrólogos denominan “sombra retrógrada” o “zona retrospectiva”, se le atribuyen situaciones dramáticas.

“Dado que Mercurio está en el signo de aire Libra, podemos esperar chismes y dramas en las relaciones”, admitió la astróloga Lisa Stardust a Refinery29, donde precisó que es un momento para pedir perdón o reparar un daño con la pareja.

“Es un gran momento para sanar situaciones y relaciones que han sufrido problemas durante el retrógrado real”.

Aunque no esté en sus planes concretos, en este periodo podemos buscar sanar y reparar ese daño caótico que Mercurio retrógrado dejó.

“Mientras Mercurio se está sacudiendo las telarañas, esta es tu oportunidad de integrar y aplicar realmente cualquiera de las lecciones que aprendiste durante el proceso retrógrado”, agrega Madi Murphy, cofundadora de The Cosmic RX y The Cosmic Revolution.

La paciencia será clave en el desarrollo de los próximos días.
La paciencia será clave en el desarrollo de los próximos días.

La paciencia será el ingrediente principal de nuestro accionar de aquí en adelante. La reparación del mal puede llevar tiempo y poner en marcha nuevos proyectos podría ser algo que demore más de lo esperado.

El momento justo para retomar nuestros proyectos está previsto para el 2 de noviembre de 2021, ya que todavía nos estamos recuperando del movimiento retrógrado del planeta.

“Todavía puede llevar un poco de tiempo poner en marcha los proyectos o poner en marcha las cosas”, dice. Mientras tanto, recomienda practicar el perdón, contigo mismo y con los demás.

Algunos consejos tras el Mercurio retrógrado

Tras un mes de desorden astral, los especialistas admiten que debemos aprovechar este tiempo para sanar y tomarnos el tiempo de comunicarnos con nosotros mismos.

Ser abierto, honesto y mostrar sus mejores habilidades de comunicación. Poner todo ello sobre la mesa ayudará en lugar de lastimarte durante este tiempo. Rodearnos de personas que suman y no que restan.

Realizar un pequeño viaje que nos permita una conexión espiritual o retrospectiva, lanzar nuevos proyectos que tenemos en mente, cambiar de look.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA