miércoles 24 de febrero de 2021

Da La Nota

Marley y la trágica historia de su padre quien se escapó del régimen nazi

El conductor reveló hace un tiempo la difícil situación familiar y las duras vivencias de Jack, su papá.

Alejandro “Marley” Wiebe es un papá feliz y las redes sociales comparte muchas vivencias de él y de Mirko junto a su madre Ana María y a su hermano Ricky. Pero lo que no todos sabemos es la historia de su papá, quien se escapó del régimen nazi.

El conductor fue quien contó las tragedias vividas por su padre: “Vino de Alemania, estuvo en la guerra y escapó del régimen nazi. Cuando llegó a la Argentina aprendió el idioma y se enamoró de mi mamá. Su vida fue muy dura. Lo agarró un oficial nazi y le puso un arma en la cabeza porque había robado una papa para que sus hermanos pudieran comer”.

“Después, mi papá llegó con los hermanos a Paraguay, su mamá se muere y él se hace cargo de sus seis hermanitos. Era un adolescente de 16 años. Su vida fue muy dura. Después, en Argentina se armó su propia carrera y trabajó mucho. Salía a las 8 de la mañana y volvía a las 8 y media o 9 de la noche. Él no quería eso para nosotros”, relató.

Jack, el padre de los hermanos Wiebe, falleció en 2004 y con Marley tenían un gran parecido físico; además, el hombre era el máximo fan del mediático y que a su mamá le daba un poco de vergüenza el fanatismo de su marido.

La economía familiar de Marley fue muy ajustada, su madre era ama de casa y su papá instalaba aires acondicionados. Y el mismo conductor resalta que, a pesar de todo, siempre le dieron la mejor educación. “Mis papás no veraneaban, destinaban todos sus ingresos a pagarnos una escuela con idiomas, por eso cuando repetí en segundo año me sentí muy culpable, pero yo no tenía la maduración para el nivel que estaba en la escuela. Después me fue mejor”.

A lo que sumó: “Mi padre invertía en educación porque él no la había tenido. Había hecho la primaria nada más. Nos decía que lo importante era la educación. Gracias a lo que ellos insistieron para que yo aprendiera alemán, francés, inglés, es que yo pude desarrollar mi carrera y ser lo que soy”.

Gracias a los trabajos logrados, el papá de Mirko pudo devolverle a sus padres el esfuerzo que realizaron: “En el momento en que me empezó a ir bien en la televisión les di a los dos una tarjeta de crédito y le dije a mi papá: ‘te retirás ya, no trabajás más y a partir de ahora descansás’. Lo jubilé yo en cierto modo”.