martes 20 de abril de2021

Luis Majul se defendió de las acusaciones de Hugo Moyano
Da La Nota

Luis Majul víctima de la inseguridad: le rompieron el vidrio del auto y le robaron sus pertenencias

Si bien el periodista pudo recuperar el robado, hizo una reflexión sobre la actividad delictiva y se comparó con una canción de Joaquín Sabina.

Luis Majul se defendió de las acusaciones de Hugo Moyano

A primera hora Luis Majul contó en su programa radial que es emitido por Radio Rivadavia, que fue víctima de un robo.

“Si hablan con mamá, díganle que no pasó nada”, inició el relato para no asustar a su madre quien al parecer se enteraba del suceso junto con la audiencia. El periodista relató la crónica de los hechos. Contó que el miércoles fue a buscar su auto, que había estacionado en calle Fraga al 100 del barrio Chacarita.

De inmediato se percató de que los delincuentes habían roto el vidrio del vehículo para poder hacer de las suyas. “Hicieron pelota parte de la puerta” al hacer “fuerza con una barreta”, y así pudieron llevarse la mochila del periodista, que estaba en el interior.

Si bien, Majul no tardó en remarcar la alta frecuencia con que ocurren estos atracos, quiso poner en relieve la otra parte de la historia que le tocó vivir. Más que el hecho delictivo en sí, el periodista resaltó la solidaridad que se dio alrededor del suceso.

“Como en una especie de cadena de favores, alguien encontró la mochila y me la hizo llegar”, dijo el conductor, quien solo debió lamentar la pérdida de una laptop: pudo recuperar sus documentos. “Creo que estaban tan apurados que se dejaron un montón de cosas”, consideró sobre el accionar de los ladrones.

“Al mal paso darle prisa”

Envuelto en el reciente hecho, Luis Majul comparó una canción de Joaquín Sabina con lo que le había sucedido. “Así como en esa canción de Sabina, yo les mando un abrazo grande a los chorros”, dijo durante la alocución haciendo alusión a “Pacto entre caballeros”, letra del reconocido cantante español.

Finalmente, en una suerte de pretender comprender el accionar de los amigos de lo ajeno y fiel a su estilo reflexivo, lanzó un interrogante: “me gustaría saber qué les pasa por la cabeza para tomar semejante riesgo”, reflexionó.