Lizardo Ponce se hartó de que lo acusen de “acomodado” en el Cantando 2020

El participante no sabe culpar a la buena... o a la mala suerte.
El participante no sabe culpar a la buena... o a la mala suerte.

El influencer ha sido señalado por Charlotte Caniggia y algunos colegas más, como un participante con ciertos “beneficios". Luego de su descargo la suerte lo volvió a favorecer. ¿Qué pasó?

Lizardo Ponce es uno de los concursantes preferidos del Cantando 2020. Si no es salvado por los jueces, es el mismo público el que lo mantiene a flote para que continúe mejorando sus habilidades de canto en el reality producido por LaFlia. Pero más de una vez ha recibido acusaciones de sus colegas por un supuesto “acomodo” para que se quede dentro del certamen.

Fue la semana pasada, durante el “Súper Duelo”, que tanto Charlotte Caniggia como Martín Baclini lo señalaron como beneficiado por la misma producción, incluyendo la influencia de Fede Hoppe. Caniggia hasta terminó afirmando que sería uno de los ganadores, junto a Agustín “Cachete” Sierra, que seguramente también llegaría a la final: “Yo ya he estado en muchos realitys, se como funciona esto”.

Baclini por su parte, después de ser eliminado, aseguró que el influencer canta mal y que piensa que no debería haber sido salvado. Ya cansado de este tipo de rumores, Lizardo agarró las riendas y cruzó a Baclini y a su coach, publicando en Twitter las conversaciones privadas que tuvo con los dos a través de Instagram. “Lamento que en el súper duelo no haya podido pagar un call center como hizo cuando bailó con @cinthifernandez . Ah, cierto que ahí tampoco le sirvió”, escribió con ironía resaltando que lo que en realidad quería el eliminado era atención de los medios.

Cargado ya para cualquier ataque, el influencer entró al estudio y antes de cantar declaró a los conductores, Ángel de Brito y Laurita Fernández: “Estoy harto”. Tocaba ese día la elección a suerte de un sobre, en donde se escondía un comodín que daría una ventaja a quien lo sacara: “A ver, a ver… mirá si le sale el comodín”, le dijo De Brito divertido.

“Te juro que si sale (el comodín), lo cambio”, dijo entre serio y rendido. Al salir Aserejé, de Las Ketchup, y no encontrarse conforme, el joven prefirió la segunda chance. “Esto me da más nervios que el teléfono”, reveló.

Dicho y hecho: Lizardo eligió el comodín, que le da la oportunidad de elegir la canción que quiera para él y su compañera en la siguiente gala. “No, no, no, ¡no quiero! Y aviso que no voy a entrar a Twitter, no me rompan las pelotas”, dijo retirándose entre risas sin poder creer lo sucedido.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA