viernes 18 de septiembre de 2020

La ex del DT relató los momentos en que no pudo ver al padre de su hijo
Da La Nota

En medio del escándalo de la familia Maradona, Verónica Ojeda contó cómo fue el diálogo entre su hijo y Diego

El pequeño le preguntó “¿Papá estás vivo?” una vez que visitó al DT.

La ex del DT relató los momentos en que no pudo ver al padre de su hijo

Luego del video de Diego Armando Maradona y Verónica Ojeda bailando en México y que mostraba al ex futbolista en un estado preocupante, todas las miradas se posaron en las hijas de Claudia Villafañe cuando manifestaron su preocupación por su padre y contrataron a un abogado para que buscara una solución para “salvar” al Diez de su entorno.

Hace días, el médico personal de Maradona habló en “Nosotros a la Mañana” (El Trece) y relató la rutina del padre de Dalma con una dieta estricta, ejercicios y caminatas.

Por su parte, Verónica Ojeda habló con “Intrusos” (América) y relató los inconvenientes que tuvo para poder llevar a su hijo a que viera al padre.

La rubia comentó: “Tuve una llamada de alguien de su entorno, me pasaron el nuevo número de acá de Buenos Aires, lo llamé y me atendió Diego. Se quedó sorprendido, hasta que le dije bueno Dieguito quiere hablar con vos, ¿lo querés ver? Me preguntó como está, le dije que estaba muy grande, divino. Pero quería hablar un rato con él para saber como venía la situación” dijo Ojeda y dijo que ese mismo día bloquearon a Dalma.

Luego continuó: “Esto fue un miércoles y habíamos combinado de que el sábado al mediodía yo lo llevaba a su casa, así que ya teníamos arreglado todo”, continuó. “Tenía versiones de que Diego estaba muy mal, es el padre de mi hijo, obvio que voy a querer que esté bien porque realmente yo después de que me fui de México lo vi dos veces más y después ya no nos encontramos más y no lo llevé más a Nordelta a Dieguito. Era fuerte que Dieguito lo vea mal, con tantos cables en su cuerpo”, dijo la mujer.

“Cuando llego a la puerta llamé a uno de los asistentes de Diego empiezan a dar vueltas, que sí y que no. Llega la seguridad a la puerta y me dicen Diego no te puede atender. Yo les planteé que tenía pactado este encuentro, que venía desde Ezeiza y que estaba con mi hijo, que hacía mucho frío. Lo llamo a Diego, no me atiende, llamo a uno de los asistentes de Diego, viene la seguridad del barrio y nada me agarró un ataque de nervios, porque Dieguito quería ver a su papá. Mi hijo tenía un barbijo que decía Dieguito y él cuando lo vio se lo dio para que se cuide del coronavirus. La agradezco al señor de seguridad del barrio que me dijo ‘yo te lo traigo a Diego acá’ y me dijo que me iba a ayudar”.

Luego de un rato, Ojeda comentó que un guardia del barrio la acompañó con su camioneta y lo retiró a Diego para que viera a su hijo: “Entré yo primera, lo saludé, él me explicó que está depresivo por todo lo que estamos pasando, lloró mucho cuando lo vio a Dieguito. Lo alcé con un frío de locos y lo llevé hasta él. Dieguito se sienta en el apoya brazos en medio, Dieguito le hablaba de sus cosas y le contaba que hacía en la escuela”, detalló Ojeada.

Luego dijo: “Dieguito lo miró, lo abraza fuerte, se largaron a llorar. Dieguito le dijo ‘¿papá vos estás vivo, estás bien?’ y Diego le dice ' no digas así' y le expliqué que todos estamos bien y nadie se va a morir. Papá está bien y ahí se puso a llorar Diego de una manera terrible y yo también me quebré, fue muy emotivo todo, principalmente por ver que mi hijo de siete años estaba consolando a su papá. Él decía es igual a mi, tiene mi espalda, todo igual. Dieguito le contaba que tenía un gran amigo que se llamaba Facundo y le contaba sus cosas ”.

“Diego le pidió perdón por no verlo, por no estar con él. Le dijo ' yo siempre hago lo mismo’ y Dieguito le decía ' yo estoy bien’ y ahí fue cuando Dieguito se quebró de una forma acongojada. Ahí le dije que no puede permitir que nadie corte la relación y me preguntó porque no se lo traje más y le dije que me cortaron el diálogo , porque más allá de todos los problemas que hayamos tenido, yo siempre separo estos temas ”, aseguró Ojeda.

Yo le dije que si se llega a cortar de vuelta la comunicación no es que yo me borré, es que nos cortaron la comunicación de vuelta. Yo ya se lo advertí. Quedamos en vernos después el día del padre, que me había llamado la noche anterior. Fui para Bella Vista con el auto, Dieguito durmiendo, con los regalos para él. Llegué a la puerta, llamé al asistente y sale el de seguridad y me dice ‘Veronica no, perdón, Diego está dormido’. Dije bueno, que lo despierte su hijo con los regalos para el día del padre, y el de seguridad me dice ‘Charlie no me deja, disculpá Vero’ , ahi me enojé fuerte, porque dije ‘quien es Charlie para decidir que mi hijo no puede ir a saludar a su papá y ahí me explicaron que fue porque Diego estaba con unas copas de más”, concluyó Verónica en el programa de América dando la razón a la denuncia de Gianinna Maradona días atrás.