miércoles 2 de diciembre de 2020

Da La Nota

El misterioso caso del músico que nunca ganó un centavo a pesar de ser telonero de los Stones

Spencer Davis fue un personaje fundamental para el rock de los 60, vendió millones de discos pero nunca vio dinero.

Spencer Davis fue uno de los primeros británicos que en los 60 se interesó por el blues y el rhythm and blues que se cultivaba en los Estados Unidos. Tenía bajo perfil pero iba a la par de los Beatles y los Rolling Stones. Se destacó en la escena beat y se perdió en los laberintos del rock business.

Nació al sur de Gales, en 1939, y falleció el 19 de octubre en un hospital de California, a los 81 años, donde estaba internado por una neumonía de la que no pudo salir. Su talento como multiinstrumentista lo acompañó durante toda la vida y en cada proyecto. Su primer grupo fue The Saints, compartió experiencias con Bill Wyman, que más tarde se iría a tocar el bajo con los Stones.

Spencer, Christine McVie e Ian Campbell tocaron en pubs; en 1963 emprendió otro grupo junto al baterista Pete York, Steve Winwood y su hermano Muff, el cual llamaron Spencer Davis Group. Cuando empezaron a tocar en el club popular de Londres Marquee de Londres, el estilo de la banda se bautizó “brum beat” y así se diferenció de los Rolling Stones y los Beatles.

Se hicieron famosos por “Gimme Some Lovin”, “I´m A Man” y el cover de Jackie Edwards, “Keep On Running”. Con ellos llegaron a Estados Unidos y fueron teloneros de The Who y los Rolling. La repercusión era muy buena y vendían tantos discos como los Beatles pero en 1967 los hermanos Winwood abandonaron el grupo.

Steve se fue para formar Traffic y con el tiempo se mudó a América para desarrollar su carrera solista pero no tuvo tanto éxito a pesar de su gran talento. “No me di cuenta de lo que estaba pasando. Vendí millones de discos y no había visto ni un centavo de ellos”, reveló en una entrevista.

Atravesó la década del 70 grabando discos que no se vendían y gastando el dinero que le quedaba; el tema con el que recaudó algo de plata fue “Don’t Want You No More”, junto a Eddie Hardin. “Esa maldita canción vendió seis millones de copias. De repente, un cheque de 5 mil libras entró por la puerta y nunca había visto tanto dinero en toda mi vida. Vi más dinero de esa canción que con todo lo que había grabado para Island Records”, reveló el músico a Music Mart.

Cuando Spencer sintió seguridad, quiso demandar a su sello discográfico de aquel entonces pero le propusieron otra salida: en vez de pagarle, le ofrecieron un puesto de trabajo en el área de desarrollo de artistas. Davis aceptó y terminó trabajando en la promoción de Bob Marley y en la de su ex compañero Steve Winwood, entre otros.

En 1984, el músico volvió con el disco “Crossfire”, algo tibio y sin retomar el éxito que tuvo. Pero él siguió adelante reunió al Spencer Davis Group, sin los hermanos Winwood, y terminaron con una gira en 2017 en la que recorrieron los escenarios de Europa y los Estados Unidos.

Con 81 años, Spencer Davis murió y en la web oficial de Steve Winwood se lee un mensaje con orgullo y cariño: “Spencer fue uno de los pioneros de la escena folk británica, que, en su caso, abrazó el folk blues y, finalmente, lo que entonces se llamó ‘Rhythm and Blues’. Influyó en mis gustos musicales, fue dueño de la primera guitarra de 12 cuerdas que vi en mi vida y quedó cautivado por la música de Huddie ‘Lead belly’ Ledbetter y Big Bill Broonzy. Ya tenía un hermano mayor que me influyó mucho y Spencer se convirtió en otro hermano mayor para mí en ese momento. Definitivamente era un hombre con una visión y uno de los pioneros de la invasión británica en América de los años sesenta. Siento que él influyó en mi camino para convertirme en músico profesional, y le agradezco por eso. Gracias, Spencer.”