martes 11 de agosto de 2020

La conductora se expresó en su cuenta de Instagram en el cierre del mes del orgullo.
Da La Nota

A corazón abierto: Flor de la Ve habló sobre lo que sufrió por su condición de trans y de la relación con su marido

"Ninguna de nosotrxs debería sentir que tiene que agradecer y justificarse frente a la sociedad. Ninguna debería ser cómplice del ocultamiento y la mentira", expresó la mujer de Pablo Goycochea en uno de los fragmentos del escrito.

La conductora se expresó en su cuenta de Instagram en el cierre del mes del orgullo.

En una carta a corazón abierto que publicó en Instagram, Flor de la Ve decidió abrirse y contar las experiencias que vivió y sufrió por su condición de trans. En el escrito, la conductora describió cómo fue su historia de amor con Pablo Goycochea, desde que comenzaron la relación en diciembre de 1998, hace unos 22 años.

El posteo comienza: “Para cerrar el mes del Orgullo, voy a hablarles de amor. Amor del bueno, del que cuida y celebra la vida. Quiero contarles una hermosa historia de amor con un final feliz. Porque mucho se dice de nosotras, pero poco se habla de nuestro derecho a amar y ser amadas a plena luz del día y no en la clandestinidad. Sin condicionamientos”.

Y continúo: ”Hoy puedo contar mi historia de amor porque tuve suerte, o porque no hubiera aceptado nunca que fuera de otra manera. Desde el principio supe que Pablo era diferente a todos. Nos conocimos un 11 de diciembre de 1998. Al poco tiempo fui su novia a los ojos de todo el mundo y jamás puso una sombra sobre mí”.

“Nuestro amor sobrevivió a todos los prejuicios que se puedan imaginar y enfrentamos, cosas muy dolorosas, pero jamás nos escondimos. Él siempre dio la cara por mí y esto no debería ser algo a destacar”, agregó Flor que junto a Pablo tuvieron a sus mellizos Isbaella y Paul.

"Ninguna de nosotrxs debería sentir que tiene que agradecer y justificarse frente a la sociedad. Ninguna debería ser cómplice del ocultamiento y la mentira. Nuestro derecho a amar y a ser amadas fuera de la clandestinidad, es un derecho al que no debemos renunciar jamás. Sé que nosotras somos un blanco fácil para algunos sujetos que en nombre del amor se aprovechan de nuestra vulnerabilidad. Yo fui victima de esa violencia… Es como un cigarrilo que con su llama te va consumindo hasta dejar nada... solo cenizas", analizó.

“Es muy triste y tan humillante que te quita todo, hasta la dignidad. Y asi vulnerable sin saber, me volví cómplice de este sujeto que decía ‘amarme a su manera’. Entre cuatro paredes… ‘Soy ese beso que se da Sin que se pueda comentar Soy ese nombre que jamás Fuera de aquí pronunciarás Soy ese amor que negaras Para salvar tu dignidad Soy lo prohibido’. Hoy quise compartir mi historia decir que es posible experimentar la felicidad del amor. Del amor bueno. Del amor que sana, cuida, cura, abraza y construye. Hoy pertenezco a una minoría, pero eso tiene que cambiar”, pidió Flor en el final.