viernes 7 de agosto de 2020

Claudio Tosi: “No me arrepiento de haber dejado de jugar”
+ Deportes

Claudio Tosi: “No me arrepiento de haber dejado de jugar”

El mendocino nos habló de su nueva vida y de lo que representa para él, volver a estar vinculado al deporte que lo apasiona.

Claudio Tosi: “No me arrepiento de haber dejado de jugar”

Aquellos que peinan canas lo tendrán muy presente. Así como las amistades que cosechó tanto en el fútbol como en su vida cotidiana. Desde hace años es uno más de los tantos argentinos que cruzó el charco buscando un mejor porvenir para su familia. Radicado en España desde hace mucho tiempo, Claudio Tosi, aquel goleador que vistió las camisetas del Deportivo Guaymallén, Gimnasia, Deportivo Algarrobal y Cicles Club Lavalle, entre otros, nos habló de su presente como director deportivo de un club en el país vasco, de su familia y también hizo un repaso por lo que fue su carrera.

“Gracias por la comunicación, nadie debe acordarse de mí”, nos dijo. “Estoy muy bien, disfrutando de la familia en los momentos que tengo libre, y también del fútbol. Hace 16 años que vivo en España y la verdad que no me arrepiento de la decisión que tomé en su momento. No me arrepiento de haber dejado de jugar”, agregó.

-Alguna vez te pusiste a pensar si realmente ese era el momento de colgar los botines.

-Me lo pregunté muchas veces, pero reitero, lo dejé antes de que el propio fútbol me dejara a mí. Creo que podría haber jugado varios años más, pero no estoy arrepentido.

-¿A qué te dedicás ahora?

-Soy albañil, por suerte tengo mucho trabajo y podemos vivir de esto con mi familia. Acá no abundan estas profesiones y si vos sos profesional en lo que hacés, nunca te faltarán propuestas para ganarte el mango. Soy autónomo. Si no trabajo, no cobro.

Generalmente aquí trabajando, podés vivir muy bien.

-¿Sentís que estás adaptado o tenés pensado pegar la vuelta?

-Al principio, durante los primeros años, pensaba como todos, en volver. Ahora estamos bien firmes con Carina (su mujer) y mis hijos (Enzo y Ezekiel). Entonces todo se hace más fácil. La vida te va llevando a construir proyectos y por eso no nos quejamos. Ahora los que mandan son los hijos y si continuamos en este país es por ellos. No queremos que les pase lo mismo que a nuestros padres, que regresen y después de un tiempo, deban armar las valijas nuevamente.

-¿Tu intención era seguir jugando en España?

-Me hubiese gustado, pero no pude. Primero por la edad y por otro lado porque tuve que salir a trabajar para poder mantener a mi familia. En ese momento sentí que el trabajo era más importante que andar probando suerte con el fútbol.

-A los 30 años por lo general un futbolista piensa de otra manera…

-Puede ser, pero yo a esa edad tenía bien definido lo que venía a hacer. El fútbol en España, salvo en las principales categorías, es muy diferente al que podemos tener en la Argentina. Tuve un ofrecimiento para seguir mi carrera de futbolista en un equipo que estaba un escalón debajo de tercera, pero los tiempos no me daban para trabajar de albañil y entrenarme, por eso desistí de ese ofrecimiento.

-¿Ni siquiera jugar un torneo de profesionales, como hay acá en Mendoza?

-Bueno, esa clase de campeonatos si jugué. Les llamamos torneos de cuadrillas (amigos), y todo es muy informal. No importa el resultado, todo es camaradería. Son cosas que en algún momento te llenan el alma porque no es fácil estar lejos de tu lugar y de tus afectos.

-También tuviste una escuelita de fútbol

-Sí, pero no podía mucho seguir por los horarios de trabajo. Ahora que nos organizamos de una mejor manera, me ofrecieron el cargo de director deportivo en un club (Idiazabal Kirol Elkartea), que compite en la Federación Guipuzcoana de Fútbol. Es un equipo de los tantos pueblos de Guipúzcoa (Gipuzkoa), en donde me hacen sentir muy bien. La gente es muy amable.

-¿Es un trabajo remunerado?

-Lo es. El voluntariado también se ha terminado por estos lado (risas).

-En tus labores de albañil ¿trabajás con algún otro argentino?

-Sin, con un grupo de gente muy buena, que no conocía. Todos los argentinos que vivimos en esta provincia (Gipuzkoa) nos supimos moldear a la gente de aquí, y eso hizo también más llevadero el proceso de adaptación. Con algunos de los chicos llegamos casi juntos en el tiempo, nos fuimos conociendo, empezamos a trabajar y eso te lleva a conocerlos mejor y a formar relaciones de amistad. Estamos muy agradecidos a los vascos, porque han hecho de todo para que nos quedemos. Realmente ellos tienen mucha de culpa.

-¿En qué sentido lo decís?

-Por la hospitalidad brindada, los trabajos, nos han atendido siempre muy bien, y supieron apuntalarnos en los momentos difíciles. Solamante tengo palabras de agradecimiento para ellos, sobre todo, a la cuadrilla con la que estamos. Y también agradecido a la gente del fútbol de acá, con quienes hice cosas imaginables, tal es el caso de ser ahora director deportivo de un club.

-Uno te escucha y piensa que ya tenés tu lugar en el mundo

-Seguramente sea así. Tengo pensado ir de visita, pero no creo que vaya a regresar a vivir en Mendoza u en otro lugar de la Argentina. Todo dependerá también de mis hijos, uno como padre siempre estará donde ellos quieran estar. Pensando en ellos es que seguimos en España. No es su culpa, pero siempre nos piden que no nos mudemos a ningún lado.

-¿Qué es lo que más se extraña de Mendoza?

-Personalmente extraño hasta las baldosas de las veredas, es algo que no se puede explicar con palabras, con sentimientos. Decir que extraño todo, me parece que queda chico.

-Volviendo a tu nuevo vínculo con el fútbol ¿tuviste que hacer algún perfeccionamiento?

-No lo hice, pero tengo pensado hacerlo cuanto antes. Es algo muy bueno, motivante y me gusta mucho lo que hago en la función de director deportivo. Antes estuve como entrenador, pero me di cuenta que desde el lugar que ocupo ahora podía serle más útil a la institución, viendo a los otros equipos, jugadores, planteos, por lo que me paso de cancha en cancha.

-¿Es una profesión que te permite realizar tu otro trabajo sin problemas?

-Por el momento así se dan las cosas, ya que con lo de director deportivo no podría vivir, quizás más adelante sea así. Si pudiera ejercer solamente como manager estaría encantado de la vida. Pero por ahora tengo presente que primero está mi trabajo y después el fútbol.

Goleador: en el club de los cien

Los Andes

Un 25/09/00 Tosi hizo el 2-0 de Lavalle ante Chacras y así entró al selecto grupo de jugadores que vencieron un centenar de veces a los arqueros rivales. El Colorado, que supo jugar en Argentino, Algarrobal, Banco Mendoza, Guaymallén y Palmira, le había marcado su primer gol al Cicles, jugando para el Boli. Tosi fue el máximo artillero de la Liga Mendocina en el Apertura y Clausura del ‘96 (16 y 10) y en el ascenso con Palmira en el ‘95 (10).

Los colores de su vida

“Siempre fue simpatizante de River. En España sigo mucho al Barcelona, ahora soy muy hincha de ese club. En Mendoza me siento muy identificado con el Lobo. Mi viejo me llevaba desde chico a la cancha, a ver al mejor Gimnasia de la historia, a esos equipos de los setenta y ochenta. Eran unas máquinas. Soy un agradecido de todos los clubes en los que jugué”.

-¿Lo ves a Gimnasia jugando en Primera?

-Estuvo cerca el torneo pasado, sería algo genial, considero que si continúa trabajando como lo está haciendo pronto dará el gran salto.

-Si te tocara volver y jugar en Mendoza ¿cuál club eligirías?

-En todos (jajaj). Me quedé con las ganas de jugar en Huracán Las Heras, que tiene una hinchada admirable. Guaymallén me marcó mucho, el año que estuve en el Cicles (Lavalle) fue inolvidable, pero disfruté muchísimo salir campeón con el club del cual es hincha mi papá, Gimnasia.

El fútbol de Mendoza

“Sigo informaciones por internet, aunque muy poco. No tengo demasiado tiempo entre un trabajo y el otro. Por ahí si me coinciden los horarios suelo ver algún partido de Godoy Cruz, Gimnasia o Independiente Rivadavia, o me entero de los resultados de esos equipos o de la Liga Mendocina, pero no mucho más que eso”, confió Tosi, al ser consultado sobre si estaba al tanto de la realidad del fútbol mendocino.

-¿Tuviste alguna oportunidad para trabajar en los equipos en los que jugaste?

-Nadie me ofreció nada. Tengo título de director técnico, pero no me llamó nadie. Igualmente tendría que ser algo realmente muy importante para dejar todo esto y volver a Mendoza.

Un proyecto serio, que no dependa de tres o cuatro resultados. Por ahora, mejor ni pensar en eso, porque los pajaritos dan muchas vueltas en la cabeza (se ríe).

Como director deportivo

Tosi sabe que para seguir vinculado a su nuevo trabajo tiene que realizar cursos o clínicas que le permitan aumentar su conocimiento sobre diferentes temas que trabajan quienes que se dedican a esa profesión. Y empezó de a poco. Nos contó que tuvo contacto con jugadores profesionales de Primera División de España, de clubes como Real Sociedad (Xavi Prieto), Athletic  Bilbao (Dani García), Eibar (Mikel Arruabarrena), y “alguno que otro que se me escapa”. “Son muy profesionales. Nos dejaron conceptos importantes. Tengo más contacto con jugadores de la Real Sociedad”.