domingo 29 de noviembre de 2020

Buscan debajo de la tierra del instituto Próvolo y los rastrillajes seguirán por 8 días
Sociedad

Buscan debajo de la tierra del instituto Próvolo y los rastrillajes seguirán por 8 días

Gendarmes con georradares comenzaron hoy a rastrillar los jardines. Si detectan algo extraño, explorarán la zona con una retroexcavadora.

  • martes, 23 de enero de 2018
Buscan debajo de la tierra del instituto Próvolo y los rastrillajes seguirán por 8 días

El megarastrillaje en el instituto religioso Antonio Próvolo (Carrodilla) comenzó esta mañana y se extenderá durante, al menos, 8 días.

Minutos antes de las 8 de hoy, personal de Gendarmería ingresó al predio que se encuentra cerrado e intervenido judicialmente desde noviembre del 2016, luego de que se conocieran varias denuncias de abusos sexuales contra chicos sordos que allí estudiaban y dormían, episodios por los que hay 2 curas y 2 monjas imputados (entre otros).

Los uniformados de la fuerza de seguridad nacional llegaron con georradares que les permitirán hacer una minuciosa exploración por cada uno de los rincones mientras se extienda el rastrillaje (esta mañana comenzaron con la parte trasera de los jardines).

Con estos instrumentos trabajarán en un principio y, en caso de detectar algo llamativo que pudiese corresponderse con algo enterrado, marcarán la zona y se le dará aviso a la Justicia. Con la autorización correspondiente y habiendo notificado a las partes, los peritos procederán a inspeccionar el lugar en cuestión con una retroexcavadora.

No obstante, y teniendo en cuenta que recién hoy comenzó el operativo propiamente dicho, aún no trasladan la excavadora al instituto. Y de hecho, no lo harán hasta tanto estén delimitadas las zonas en cuestión.

Del operativo que comenzó esta mañana participan la fiscal Virginia Rumbo (subrogante de Gustavo Stroppiana, quien instruye la causa), efectivos de Gendarmería y de la Policía de Mendoza y personal de apoyo de la Municipalidad de Luján de Cuyo. También están en el lugar el abogado querellante Oscar Barrera y los letrados de los imputados y detenidos.

Esta detallada inspección se desarrolla por orden del Ministerio Público Fiscal y a raíz de varios testimonios que dan fe de la posibilidad de realizar hallazgos subterráneos.

Una de las denunciantes, por ejemplo, destacó que vio como las autoridades del instituto enterraban a un chico en los jardines mientras ella estudiaba en el Próvolo. Y destacó que el chico había fallecido tras caerse de uno de los techos.

Además, otra denunciante manifestó haber visto desde su habitación -en el albergue de chicas y mientras estaba en el lugar- como enterraban cajas con documentación, también en los jardines.

Por último, otra joven manifestó en cámara Gesell haber encontrado una especie de sótano en el Próvolo, con frascos y fetos en su interior.

Más allá de la consistencia de estas declaraciones y de que nada de ello se ha encontrado en las inspecciones y allanamientos previos, lo cierto es que son datos referidos por jóvenes ante la Justicia. Y, como tales, están siendo investigados.

Números de la causa

Desde fines de noviembre del 2016 -cuando se conocieron las primeras denuncias-, se han realizado más de 29 cámaras Gesell en las que los jóvenes ex alumnos sostienen haber sido maltratados, físicamente o psicológicamente.

En ellas, 18 denunciantes manifestaron haber sido víctimas de abusos sexuales o episodios de corrupción de menores.

Hasta el momento hay 15 imputados (2 curas, 2 monjas, 3 ex administrativos, una ex representante legal, 4 ex directoras, un jardinero, una psicóloga y una ex cocinera. De ellos, 8 están detenidos con prisión preventiva.

Otros 3 permanecen detenidos, pero con la modalidad de prisión domiciliaria (el cura Nicola Corradi, la monja Kumiko Kosaka y la ex representante legal, Graciela Pascual). Y sólo 4 están en complejos penitenciarios (el cura Horacio Corbacho y el ex administrativo Armando Gómez en Boulogne Sur Mer, otro ex administrativo en el pabellón de Sanidad de Almafuerte, y la ex cocinera Noemí Paz el la cárcel de mujeres de El Borbollón).

Desde el inicio de la presente causa han intervenido 3 fiscales (Fabricio Sidoti, Fernando Guzzo y Gustavo Stroppiana, actualmente). Y sus respectivos subrogantes.

Además, el Vaticano envió 2 investigadores para seguir el accionar de los curas mientras estuvieron en el Próvolo mendocino. Y la Iglesia nombró a

Alberto Bochatey como interventor de la orden religiosa de la que depende el Próvolo a nivel mundial.

Entre 2004 y 2005 habrían tenido lugar los primeros episodios y ya hay -al menos- 45 hechos contabilizados por los denunciantes.