Sociedad Viernes, 20 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Zonas de recuperación para quien haya consumido alcohol

Durante el Día de la Primavera, se instalarán tres puestos en zonas claves para minimizar los riesgos del consumo.

Por Verónica De Vita - vdevita@losandes.com.ar

En el marco de los festejos por el Día de la Primavera y del Estudiante, el Gobierno instalará mañana puestos para la recuperación de quienes hayan consumido bebidas alcohólicas. Se trata de una de las patas de una estrategia estatal que apunta a reducir los riesgos que acarrea el consumo y las conductas asociadas. 

 

Mañana habrá tres “zonas de descanso”, tal cual se las ha denominado desde el Gobierno, en las cuales se ofrecerá a la gente café, agua y frutas entre otras cosas. Se trata de un espacio pensado para que puedan permanecer y alejarse del ambiente de excitación, además de mejorar los cuadros agudos y, de ser necesario, recibir la asistencia primaria en caso de intoxicaciones. 

La idea es que estos espacios estén articulados con una carpa sanitaria que deberá ubicarse en las inmediaciones y que estará identificado con cartelería. 

 

Uno de estos puestos se instalará en el centro de salud de Potrerillos, ya que se espera allí gran afluencia de jóvenes, en particular porque además de las visitas habituales de la fecha, se han organizado eventos en las inmediaciones. Otra estará en el boliche Grita Silencio, en Chacras de Coria, mientras que la tercera se ubicará en la calle San Martín Sur aunque hasta el cierre de esta edición no se había definido específicamente el lugar.

Funcionarán entre las 23.30 y las 3 am. Esta estrategia será implementada por el Programa provincial de Adicciones, el de Diversión Nocturna y por las direcciones de Juventud de los municipios. 

Surge a partir de la presentación del Manual de Estrategias Preventivas en Contextos de Ocio Nocturno y Recreativas que el miércoles pasado fue presentado en Mendoza por Sedronar junto con el Programa Provincial de Adicciones y la municipalidad de Mendoza. 

 

Se trabajará bajo el concepto de reducción de daños, es decir, un conjunto de estrategias sociales y sanitarias que apuntan a minimizar los riesgos asociados al uso de sustancias legales o ilegales. “No pretende conseguir la abstinencia de los usuarios de sustancias, sino reducir las consecuencias que el consumo provoca, admitiendo la dificultad que para muchas personas presenta su suspensión”, advierte el manual.

Las otras estrategias que se incluyen en el Manual son, por un lado instalar puestos de información que se espera se coloquen en el ingreso de los eventos y donde se transmitan pautas de cuidado, además de información sobre disponibilidad del trasporte público, con la intención de disminuir siniestros, entre otros aspectos. 

 

Otras patas son los  espacios con recursos para la asistencia sanitaria en las inmediaciones de eventos y  las recorridas de personal para identificar conductas y necesidades.