Turismo Domingo, 10 de noviembre de 2019 | Edición impresa

Zihuatanejo: un destino para sorprenderse y vivir México

Se trata de una ciudad ubicada en el Estado de Guerrero, con playas de arena fina y aguas cálidas, en este rincón del Pacífico mexicano.

Por Bárbara del Pópolo - bdelpopolo@losandes.com.ar

"Somos una cultura que celebra la muerte como parte de la vida”. La frase salió de boca de Sofía, una mexicana de 25 años que trabaja en Club Med Ixtapa, un village de 4 tridentes (estrellas) ubicado entre las montañas de Sierra Madre y el Pacífico, al Oeste de México, y la pronunció en respuesta a por qué en la zona todas parecían ser tan lindas personas, alegres y dispuestas a ayudar.

Es por eso que las playas de Zihuatanejo no sólo encantan por estar rodeadas de verde, por sus aguas cálidas o por la posibilidad de ver una puesta del sol sobre el mar (algo imposible de ver en el Caribe), sino por su gente. Además, visitar este lugar mágico del Estado de Guerrero a principios de noviembre, justamente cuando tiene lugar el Día de los Muertos, hace que la experiencia sea realmente inolvidable.

 

Para muchos argentinos visitar las playas mexicanas es sinónimo de Caribe. Significa pasear por playas de arena fina y disfrutar del mar turquesa pero, desde hace ya algunos años, la presencia del sargazo (la macroalga de colores pardos y verdosos que invade las costas de las áreas tropicales) obligó a muchos a desviar la mirada hacia el océano Pacífico. Por el contrario, Zihuatanejo resulta un lugar privilegiado. Una corriente cálida permite, a quienes la visitan, pasar horas disfrutando dentro del mar. La tranquilidad del agua brinda las condiciones ideales para los deportes a mar abierto, como Stand Up Paddleboard (conocido como el surf de remo), sailing (navegación) o kayak

El clima es cálido, con temperaturas máximas de entre 36 y 41 grados en verano e invierno, y mínimas de 19° a 20° en promedio. Además, las precipitaciones anuales superan los 1.100 mm, lo que favorece la extensa vegetación, así como la vida animal. En las palmeras que crecen alrededor de la costa es común ver ardillas o mapaches. Entre la fauna marina abundan especies como tortugas o mojarras.

 

Tampoco resulta extraño ver cuervos que se acercan tímidamente a algún turista desprevenido para tratar de llevarse algo de comida. Las lagartijas y los murciélagos también conviven en un delicado equilibrio con los habitantes del lugar que tienen muy en claro que la diversidad se respeta, y así se lo hacen saber a los visitantes.

Auge turístico 

En 1976 el Gobierno federal estableció un fideicomiso para crear el polo turístico Ixtapa Zihuatanejo, y desde entonces se convirtió en uno de los destinos más importantes del Estado.

 

Además de las condiciones naturales (la playa amplia, el agua cálida, la exuberante vegetación y el mar tranquilo) la arquitectura de estancia al estilo colonial con espacios amplios y vistas espectaculares, configuran la esencia del lugar.

Seres queridos. El día de los muertos, una celebración tradicional del país | Los Andes

Sus comidas típicas también son un atractivo único. El gusto por el picante de los mexicanos, con opciones suavizadas para el paladar de los turistas, las frutas “orgánicas”, cuyo concepto hace reír a los locales, que explican: “todo acá es orgánico”, y la posibilidad de comer todo en una tortilla (masa para preparar tacos), son elementos que no pueden faltar para quienes viajan a México.

 

Dispuesto a sorprenderse 

Uno de los espectáculos más bonitos que pueden apreciarse en Zihuatanejo es el que se da con la liberación de tortugas. Es posible contratar excursiones para llegar hasta una pequeña isla que se encuentra cerca del village Club Med Ixtapa para presenciar un evento que tiene lugar entre fines de octubre y principios de noviembre, al atardecer, cuando los animalitos dejan sus huevos para internarse en el mar. 

Hacer snorkel ofrece la posibilidad de ver toda la fauna marina en su extensión, así como nadar durante horas en las tranquilas aguas. Las excursiones cuestan entre $ 500 y $ 1.200 mexicanos. Hay que considerar que para expresarlo en pesos argentinos habrá que multiplicar todo en aproximadamente 3,3.

 

Alrededor de 800 metros de playa en Ixtapa pertenecen a Club Med, la cadena de resorts con alrededor de 80 establecimientos en todo el mundo que eligió este punto único en el mapa para ubicar su village. Allí se puede vivir una experiencia de estancia, bien mexicana, convivir con su gente y disfrutar de sus costumbres.

El hotel ofrece la posibilidad de disfrutar los deportes de agua anteriormente mencionados (Paddleboard o kayak) pero, por tratarse de una cadena asociada al mismo grupo de negocios responsable de Cirque du Soleil, tiene una oferta única: los visitantes pueden practicar trapecio y la experiencia es inigualable.

 

El deporte y las actividades de circo tienen un espacio especial en la zona. Son los más chicos los que más disfrutan de la posibilidad de (protegidos por un arnés y una red de contención) volar por los aires y ser “rescatados” por un artista circense al practicar la técnica del “catch”. Pero la actividad está disponible para los adultos también, y, aunque parezca algo particularmente difícil, el hotel dispone de un grupo de cinco trapecistas dispuestos a explicar y guiar al huésped (o GM como les gusta decirles) hasta que logra lo “imposible”, y el más inexperto puede sentirse realizado al realizar una voltereta en el aire.

El tenis y el tiro con arco, así como practicar yoga cerca del mar, jugar al voley, al fútbol o al mini fútbol, también se encuentran entre los imperdibles para los visitantes. Después de realizar todo esto, el hotel dispone de un spa en donde se puede contratar una experiencia completa, de relajación que culmina en una tarde de té con vista al mar ($mx 1.200 o alrededor de $ 3.900). 

 

Día de Muertos en México

“Sobre las ruinas de un viejo monasterio, se alzan las tumbas de un viejo cementerio”, cantan los niños la noche del 31 de octubre, para celebrar una fiesta que heredaron del norte, pero que será el inicio de una serie de celebraciones con sello propio: durante la noche del 1 de noviembre los mexicanos recuerdan a los niños que fallecieron y al día siguiente a los adultos.

Colores. Flores y adornos en el ingreso. | Los Andes

En Zihuatanejo todo el pueblo se llena de color. Las familias acuden al cementerio para adornar con flores (Cempasúchil) y ofrendas las tumbas y recordar a sus fallecidos, se lleva alguna comida que éste haya disfrutado mucho en vida, juguetes, y guirnaldas, se encienden velas y se colocan calaveras de colores, papel picado y sal, como símbolo de purificación.

 

La idea es recordar a los que se fueron, pero con el objetivo de ayudarlos a lograr un descanso eterno. La llama que se encienda servirá para guiar al difunto hasta su altar; el copal, para alabar a los antiguos dioses y lograr un ambiente agradable para el difunto; las flores llenan de alegría el altar. No puede faltar una fotografía de quienes fallecieron, ni las calaveras que invitan a los vivos a recordar lo inevitable de la muerte y a considerarla como parte de la vida.

Si se puede optar por estar esa noche en particular en México, y especialmente en Zihuatanejo, en donde no se le deja de rendir honores a los difuntos, el visitante se llevará una experiencia auténticamente local, así como podrá compartir un sentimiento muy profundo y místico.

 

Planear las vacaciones

Como ya se dijo, el Pacífico es una opción libre de sargazo. En Ixtapa, la temperatura del agua es agradable e invita a considerar el destino como una opción a la altura del Caribe mexicano pero pagando hasta un 30% menos. 

Los Andes

La mayor cantidad de visitantes de Club Med Ixtapa llega desde Francia, pero en la época en que se celebra el Día de los Muertos es posible encontrarse con visitantes locales que optan por celebrar la fecha en un entorno más tranquilo. Una semana en el resort cuesta alrededor de $ 56.000 argentinos por persona, aunque en ciertas temporadas se pueden encontrar precios inferiores. Las conexiones pueden resultar un problema para los mendocinos, pero si se opta por ir por Santiago de Chile, y se elige un vuelo nocturno hasta el DF, y de allí a Zihuatanejo, el traslado será placentero. En el aeropuerto, el mismo resort dispone de un sistema de traslados para que el turista no tenga que preocuparse de nada. El lugar está planeado para familias (las tarifas se vuelven más convenientes), los niños tienen un lugar especial en los mini clubes, en donde hay un equipo de profesionales que los invitan a jugar y a practicar distintos deportes, aunque también se invita a los padres a ser partícipes activos de los días que pasan los pequeños en la playa. Los adolescentes tienen su propio club.

 

En las noches, se puede disfrutar de un show distinto cada día, ya sean espectáculos circenses o cantantes que entonan música local. A estos eventos les siguen cóctel y cenas temáticas.  El “camión” o micro es una de las posibilidades más cercanas para quienes quieren vivir México y trasladarse al pueblo. Puede costar alrededor de 16 pesos mexicanos o $ 53 argentinos, o un taxi costará cerca de 250 mexicanos ($ 825). Allí, las artesanías (vasijas de arcilla, tejidos y bordados coloridos y calaveras del Día de Muertos) se ofrecen desde 50 a 500 pesos mexicanos. 

Tomar un café con pan (una factura, generalmente con algún relleno de queso) puede costar 45 mexicanos ($ 150 aproximadamente).