+ Deportes Sábado, 20 de octubre de 2018 | Edición impresa

Wakeboard: desafiando los icebergs de Groenlandia

El ruso Nikita Martyanov navegó en el Polo Norte y filmó un video extremo. Con su tabla improvisó trucos sobre enormes paredes de hielo.

Por Redacción LA

Nikita Martyanov completó uno de sus grandes desafíos en Groenlandia, luego de hacer wakeboard sobre los iceberg polares. Conocido por los desafíos que enfrentó en el pasado, el skater ruso repitió en el Polo Norte lo que había logrado en la Patagonia (argentina) en 2013.

Después de grabar durante siete horas un video de su aventura extrema, Martyanov le contó al sitio de Red Bull, “Los icebergs a menudo giran, los más nuevos generalmente se dan vuelta y obtienes ese hielo suave. Es muy difícil y peligroso, casi imposible inclinarse sobre ellos. Así que intenté elegir paredes con una espesa corteza de hielo sobre la nieve. Se dieron algunas situaciones interesantes, especialmente cuando pensaba hacer las cosas de determinada manera y me di cuenta de que no iba a poder así. Además nuestro capitán, que navegó toda su vida en zonas como esta, está más acostumbrado a romper los iceberg que a pasarles por el costado, aceleraba a fondo y cambiaba de lugar formaciones de hielo del tamaño de un estadio”.

 

“Antes de subir al avión se rompió nuestro yate. En solo dos días tuvimos que reorganizar todo el proyecto” contó Nikita de 29 años. El deportista agregó: “¡En Groenlandia es como si perdieses de golpe el 60% de tu habilidad! Use un mono muy grueso, los guantes, las sorpresas del terreno, los trozos de hielo como agujas…   Todo hizo que fuese muy complicado simplemente hacer wakeboard”.

Las agujas de hielo pueden flotar, en el agua bajó cero, y ser una gran amenaza para el deportista. Quien planeaba como gran reto un salto a una altura de 2-3 metros entre las paredes de hielo. 

 

“En proyectos como este es muy difícil saber qué trucos vas a poder hacer. Quería hacer un salto mortal y otras maniobras que mostrasen la belleza de nuestro deporte en estas condiciones tan difíciles. Hacía tanto frío que no podía estar mucho tiempo en el agua, por lo que el camarógrafo y el fotógrafo tenían que hacer su trabajo a la misma vez”, explicó Martyanov.

“Al final el proyecto salió bien pese a que nos vimos obligados a improvisar y no dispusimos de mucho tiempo. El resultado final incluso superó nuestras expectativas”, detalló el deportista pionero en el wakeboard.

 

“El agua estaba a cero grado centígrado y en algunos sitios incluso a menos temperatura. Debido al alto porcentaje de sal se mostraba pegajosa. Deslizarte por esa superficie es difícil porque se comporta de manera muy diferente”, concluyó el ruso que navegó sobre una tabla que no había sido preparada para el hielo.