+ Deportes Viernes, 5 de octubre de 2018

Volvió la fiesta de Super Mario Bros

Nintendo lanzó Super Mario Party para la Switch, y una de sus novedades es el modo online en el que se podrá jugar.

Por Redacción LA

El indiscutible Rey de los Party Games realiza un regreso triunfal: ‘Super Mario Party’ emana constantemente esa mezcla de diversión, entretenimiento y encanto propio de los personajes de Nintendo. Pero el auténtico logro de esta nueva entrega es que la Gran Nintendo, por fin, saca todo el potencial latente de Switch y encandila a sus jugadores. La gran novedad es que puede jugarse on line.

 

Lo primero que nos sorprenderá de esta entrega es que cuenta con un menú bastante original. En lugar de ser una pantalla donde seleccionar opciones, el menú se ofrece en forma de mapa que podremos recorrer con el personaje que hayamos seleccionado y otros tres compañeros más. Cabe destacar que tanto tu personaje como los compañeros se pueden cambiar en cualquier momento de la aventura, así como el nivel de dificultad, alternando entre normal, difícil o extremo.

 

Antes de acceder al mapa, el juego nos muestra una escena donde podemos conocer un poco la historia que da lugar a todos los acontecimientos. Toad, Toadette y Kamek han decidido organizar un festival y ellos mismos harán de jueces en todos los modos de juego, aunque también estarán distribuidos en el mapa para responder nuestras dudas sobre algunas de las opciones del juego en cualquier momento. Cabe destacar que no se trata de un modo historia en sí, sino una excusa que sin embargo sí que nos animará a intentar completar todos los requisitos que nos pedirá.

 

Los Toads y Toadette nos guiarán desde este mismo mapa llamado Plaza Party, explicándonos al detalle lo que ofrece cada modo de juego en Super Mario Party al que podremos acceder dentro de esa misma interfaz. Al principio los modos serán limitados, y posteriormente iremos viendo cómo se desbloquean algunos de ellos.

Otro aspecto que se nos presenta desde el principio es un dispositivo que nos entregará Toad llamado Party Pad. Desde él, podremos acceder directamente a otros modos, consultar estadísticas, ver nuestro progreso y más. Este dispositivo también destaca por mostrarnos las 5 misteriosas joyas que debemos intentar conseguir al seguir la trama de la que os hablábamos antes.

 

Esta narrativa centrada en joyas la podríamos interpretar como una especie de modo historia bastante interesante, ya que nos anima a jugar a los diferentes modos para conseguir los tesoros y descubrir cuál es la historia detrás de estos. Para encontrar cada una de las joyas, deberemos ir cumpliendo varios de los requisitos que nos irá marcando Toadette, entre los cuales se incluyen probar todos los tableros del modo Mario Party, llegar a los cuatro destinos del modo Torrente de aventuras y más. Tal vez se podría haber añadido algo más de contenido o alguna escena más a esta trama, ya que, como os comentábamos antes, es más bien una excusa para completar todos los requisitos que una historia en sí.

 

Dejando atrás el funcionamiento de la interfaz para elegir modos y la historia, pasemos ahora a analizar los numerosos modos de juego que nos ofrece esta entrega, sin duda uno de los aspectos más positivos de la misma. Recordad que aunque podéis acceder a todos desde la Plaza Party, algunos de ellos se deben desbloquear primero, como os indicaremos a continuación.

Más modos de juego que nunca

Podemos decir que este es el modo de juego clásico y competitivo de Mario Party. Si habéis jugado a anteriores entregas clásicas de la serie, conoceréis muy bien su estrategia. El objetivo es lanzar los dados e ir recorriendo el mapa para conseguir el mayor número de Estrellas, que nos otorgará Toadette a cambio de 10 Monedas. Las Monedas las podemos ir consiguiendo por el tablero al lanzar los dados o en los minijuegos que hay entre ronda y ronda de turnos y además de en Estrellas, también podremos usarlas para comprar objetos especiales. Quien consiga más Estrellas en el juego, incluyendo las bonus que se dan al final de la partida, será el ganador.

 

El juego cuenta con cuatro tableros en total, una cantidad algo escasa que sin duda podría haber sido mayor. Podremos seleccionar tres tableros diferentes, Las ruinas de Roco, La mina del Rey Bob-omb y El paraíso megafrutal, además de un tablero desbloqueable adicional. Si conseguimos superar todos los tableros, recibiremos una joya para el modo historia del que os hablábamos antes.

 

Este modo de juego está disponible desde el principio y es tal vez uno de los más divertidos de Super Mario Party, probablemente el más recomendado para los fans que llevan jugando durante años a la serie. El hecho de que los personajes abandonen el vehículo que han tenido en las entregas más recientes y puedan ir libremente por el mapa es sin duda divertido, aunque puede que no a todos les agrade el hecho de que el número máximo de rondas se haya reducido a 20. Esto significa que una partida puede durar un máximo de 2 horas, y un mínimo de 1 hora, estando disponible también la opción de 1 hora y media. Eso sí: ninguna partida será igual que la anterior.

Mario Party a dobles

Este modo de juego nos ofrece la misma diversión que el modo anterior, solo que en  esta ocasión se jugará por parejas. De esta manera, algunas mecánicas cambian respecto al modo Mario Party tradicional, de forma semejante a cómo funcionaban en Mario Party 7 o Mario Party: Star Rush, entrando en juego un factor cooperativo muy importante entre la pareja.

 

Algunas de las novedades que presenta este modo es que podemos combinar nuestro dado con el de nuestra pareja, aunque los personajes se moverán de forma independiente por el tablero. Sin embargo, la mayor novedad es que la trayectoria que sigan la podremos escoger nosotros, correspondiéndose esta con el número que hayamos obtenido en el dado. Además, en este modo de juego es muy importante cooperar con nuestra pareja y decidir una buena estrategia.

 

El objetivo también es conseguir el mayor número de Estrellas posible, pero aquí también entra en juego qué debe hacer cada pareja, las monedas dispersas por el tablero o las que podemos robar a nuestros rivales pisándoles en la cabeza. Al final de las rondas (se pueden elegir de la misma manera que en el modo Mario Party normal y también con minijuegos entre ellas), ganará el equipo que más Estrellas tenga después de que se hayan concedido también las Estrellas bonus (al que más monedas haya conseguido, al que más pisotones haya dado, etc.). Este modo de juego no es desbloqueable.

Torrente de aventuras

No habíamos visto nada parecido a este modo de juego en la serie anteriormente. Rompe con el factor competitivo del modo Mario Party e invita a los jugadores a cooperar entre sí para llegar hasta el final de un recorrido en una balsa hinchable. A lo largo del camino, los jugadores intentarán explotar globos que hay por el río para participar en minijuegos cooperativos y ganar así segundos para que no se les acabe el tiempo antes de llegar a la meta.

 

No obstante, en este modo hay también bastantes desafíos, incluyendo algunos que nos exigen remar en la balsa para ir por la dirección correcta o enfrentarnos a varios peligros como Blooper o Kamek. Además, también hay varias bifurcaciones en el recorrido, que hacen un total de cinco destinos finales diferentes. Deberemos llegar a estos cinco destinos si queremos ganar una joya para el modo historia, y al final del recorrido podremos ver nuestras estadísticas, incluyendo quién ha remado más, los globos explotados, una foto en una cascada y otros detalles. Este modo de juego tampoco es desbloqueable, por lo que lo podréis probar desde el primer momento.

 

Si bien este modo de juego es bastante entretenido, puede que pierda un poco la gracia al no contar con el factor competitivo, aunque ya os anticipo que puede haber discusiones por ‘cooperar mal’. El hecho de contar con varios destinos lo hace más entretenido, aunque tal vez resulta un poco repetitivo teniendo en cuenta que una partida podría incluir los mismos minijuegos varias veces, lo que se habría evitado con una mayor cantidad de minijuegos cooperativos.

 

A todo ritmo

Este modo de juego también presenta una novedad bastante interesante, que es que los minijuegos con los que nos encontremos estarán basados en el ritmo. En la partida nos enfrentaremos a otros tres personajes en diferentes rondas de minijuegos donde deberemos mover el mando como se nos indique para conseguir la mayor puntuación, en una mezcla entre Just Dance y Rhythm Heaven.

 

La mecánica de la partida es sencilla: el jugador que consiga más puntos en todos los diferentes minijuegos de ritmo será el ganador. De esta manera, el jugador que tenga más puntos al final de la ronda, será coronado como el mejor bailarín.

En este modo se habría agradecido una mayor variedad de minijuegos, ya que no hay muchos de ellos de ritmo. Si jugamos un par de veces, es probable que los minijuegos nos salgan repetidos e incluso hay ocasiones que en una misma ronda nos pondrán los mismos minijuegos solo que con el ritmo más acelerado. No obstante, se trata de un modo bastante entretenido que sirve para desanclarse un poco del sofá. Este modo de juego también estará disponible desde el principio y nos permitirá conseguir una joya tras tres rondas ganadas.

 

Minijuegos

Este es otro de los modos clásicos de Super Mario Party. Como os podéis imaginar, se trata de un modo de juego protagonizado por los 80 minijuegos que nos ofrece este título de Nintendo Switch, aunque en él nos encontraremos algunos submodos más:

Juego libre: En este modo puedes elegir directamente los minijuegos que quieras de todos los que hayas desbloqueado al jugar al modo Mario Party, Torrente de aventuras y A todo ritmo

 

Mariotlón: Este modo de juego nos reta a conseguir la puntuación más alta tras participar en 5 minijuegos diferentes. Tenemos disponibles diferentes competiciones: la de Toad, la de Toadette, la de Kamek o una personalizada donde nosotros podemos elegir los 5 minijuegos. Al finalizar la ronda, nos suman los puntos conseguidos en cada minijuego y gana el que más puntos tenga.

 

Conquista a cuadros: Este modo es algo más innovador y nos reta a conquistar el mayor territorio posible ganando minijuuegos. Cada vez que ganemos un minijuego, se pondrá de nuestro color un cuadrado del tablero. Gana el que tenga más cuadrados de su color.

Como veis, se trata de un modo ideal para aquellos que quieren disfrutar directamente de los minijuegos sin que haya otros elementos de por medio. Se agradece que haya varios modos de juego protagonizados por estos minijuegos. También aprovechamos para decir que la cantidad de minijuegos disponibles es sin duda genial y que la variedad que ofrecen es enorme, incluyendo mecánicas basadas en el uso de botones, controles de movimiento y más; todas ellas muy intuitivas y nada frustrantes. No obstante, como os comentábamos antes, tal vez habría estado bien incluir más minijuegos cooperativos en Torrente de aventuras o de ritmo en A todo ritmo para que no se repitiesen tanto en estos modos de juego. Por último cabe destacar que este modo de minijuegos tampoco es desbloqueable, aunque, como ya os comentábamos, algunos minijuegos sí lo son.

 

Mariotlón en línea

Super

Este modo de juego no hemos podido probarlo por el momento, ya que los servidores oficiales aún no se han activado y por lo tanto, no se puede acceder. No obstante, sí que os podemos comentar en qué consiste este modo, que supone un paso importante para la serie al introducir el multijugador en línea.

 

Tal y como ya os habréis imaginado, este modo de juego es muy similar al Mariotlón del modo de minijuegos que describimos anteriormente. De hecho, la mecánica es la misma: enfrentarse a otros tres oponentes en una ronda de 5 minijuegos que en esta ocasión se seleccionan al azar. Gana quien más puntos haya conseguido sumar al final de la ronda y también podremos consultar las tablas de clasificación para ver los récords mundiales en los diferentes minijuegos.

 

Sin duda es un avance destacado hacia un Mario Party con multijugador en línea en toda regla. Puede resultar divertido jugar a este modo online, aunque el título nos sigue dejando con las ganas de un modo tradicional de tablero en línea. El Mariotlón en línea tampoco es desbloqueable, pero como os podréis imaginar, necesitaremos una suscripción a Nintendo Switch Online para acceder a él.

 

Sala de recreo de Toad

Finalmente llegamos a uno de los primeros modos de juego desbloqueables de Super Mario Party. Podremos acceder a él a través de una tubería del mapa y se caracteriza por ofrecernos minijuegos orientados a jugar con varias Nintendo Switch de forma local, aunque no será necesario tenerlas para jugar a la mayoría de ellos.

Super Mario

Los minijuegos son los siguientes:

Minibéisbol: El objetivo de este juego es agudizar nuestra precisión para hacer un home run. Podremos jugarlo con la consola posada sobre la mesa en forma cenital, con la consola con soporte con vista desde las gradas, en modo televisión con vista de pantalla gigante o con dos consolas con vista desde el campo.

Choque de conchas deluxe: El objetivo de este juego es conseguir derribar el mayor número de tanques enemigos. Se puede jugar con la consola posada para diversión en grupo, con la consola con soporte aunque no tendremos escondite, en modo televisión con vista de pantalla gigante o con dos consolas que permiten conectar mapas.

Puzles pixelados: En este minijuego deberemos formar un puzle de un personaje pixelado de Super Mario uniendo las piezas. En él podremos jugar con la consola posada sobre la mesa para diversión en grupo, con soporte orientado a jugar por parejas, en modo televisión para disfrutar de un mayor lujo de detalles o con dos consolas para arrastrar las piezas de una pantalla a otra.

 

Aplatanados: El objetivo de este juego es alinear dos consolas Nintendo Switch para formar correctamente plátanos. Deberemos arrastrar el dedo desde la pantalla de una consola hasta la de otra para que nos cuente. Este minijuego es el único que requiere dos consolas Nintendo Switch.

Estos minijuegos intentan aprovechar al máximo los diferentes modos que ofrece Nintendo Switch (sobremesa y televisión), aunque la verdadera diversión reside en jugar con otro amigo que también tenga una Nintendo Switch y otro cartucho de Super Mario Party; ya que para jugar con dos consolas será necesario tener dos copias del juego. Aún así, si no disponemos de dos consolas Nintendo Switch, también son una alternativa interesante para pasar el rato. Tan solo recordad que Aplatanados es el único minijuego de este modo que requiere dos consolas.

Pegatinas y amiibo

Este apartado es un modo de juego menor también desbloqueable en el que podremos crear diferentes imágenes en función de las pegatinas que hayamos desbloqueado. Estas pegatinas se pueden comprar desde el Party Pad con los puntos que obtenemos en los diferentes modos de juego y se irán sumando en el dispositivo. También pueden conseguirse con amiibo, accediendo al Party Pad y seleccionando la opción correspondiente. Las figuras nos darán pegatinas brillantes si escaneamos el amiibo de un personaje jugable o puntos si escaneamos el amiibo de un personaje no jugable.

Una vez tengamos desbloqueado el modo, podremos acceder a él a través de una tubería situada en el mapa. Dentro de ella nos encontraremos a un Toad que nos animará a decorar una imagen. Podremos elegir el fondo de la misma y las pegatinas que queremos colocar, pudiéndolas hacer más grandes o más pequeñas para crear divertidas escenas.

 

Desafortunadamente este modo de juego no da mucho más de sí, tan solo ofrece recompensas en forma de pegatinas por los puntos que vas consiguiendo al jugar a otros modos. No obstante, se pueden crear escenas realmente divertidas con los personajes disponibles en forma de pegatinas para hacer captura y guardarlas para el recuerdo.

Camino de los retos

Este es el último modo de juego desbloqueable de Super Mario Party y está orientado para un solo jugador. Se trata de un conjunto de retos que deberemos superar hasta llegar a la meta. Para ello, tendremos que participar en los minijuegos que nos vayan proponiendo para seguir avanzando.

Estos retos no son otra cosa que mininjuegos (de hecho no puedes acceder a este modo de juego hasta que no tienes todos los minijuegos desbloqueados) en los que se nos pide cumplir algún requisito como acumular una cantidad determinada de puntos o superarlos en cierto tiempo, lo que nos permitirá seguir avanzando hasta llegar al final.

Este modo de juego es sin duda una opción interesante para cuando no tienes a nadie con quién jugar y no te apetece echar partidas a Mariotlón en línea. No obstante, está conformado básicamente por una sucesión de minijuegos, solo que a un nivel algo más desafiante y añadiendo retos como los que os mencionamos antes. Aun así, se agradece que ofrezcan un mapa con diferentes entornos y “niveles” para el modo.

Más diversión que nunca

Dejando a un lado los modos de juego, pasemos a analizar ahora lo que pueden darnos de sí todos estos. Al igual que anteriores Mario Party, la principal diversión de esta entrega se encuentra en el modo multijugador local. Cualquiera de los modos que hemos detallado anteriormente (menos el que es para un jugador) es más divertido si jugamos en compañía. Los piques están asegurados y las amistades se tambalearán de forma inevitable.

No obstante, algo que también debemos apreciar es el esfuerzo de los desarrolladores por introducir algunos elementos novedosos en el juego, como más incentivos para un solo jugador. El hecho de contar con varios niveles de dificultad y con una especie de modo historia donde debemos completar los diferentes tableros y requisitos de los modos para conseguir joyas y ver lo que pasa es algo interesante. Además, el modo online, como ya comentamos anteriormente, es un buen paso hacia un juego también divertido para aquellos que no tienen con quién jugar.

 

No obstante, las posibilidades que ofrece Nintendo Switch animan a jugar a cualquiera. La precisión de los controles y lo intuitivos que son los movimientos y las acciones que debemos llevar a cabo, junto a una interfaz de usuario cristalina, hace que cualquiera pueda unirse a la partida. Super Mario Party invita a que los jugadores cojan un Joy-Con y disfruten de la fiesta. Por cierto, hablando de Joy-Con, recordad que el juego no es compatible con el modo portátil de Nintendo Switch: siempre deberemos jugar con los mandos desacoplados. Seguramente se hubiera agradecido si hubieran implementado la posibilidad de jugar a los minijuegos en este modo de la consola híbrida, sobre todo cuando jugamos en solitario.

 

Otro aspecto que me gustaría destacar de este juego es que por fin se ha ampliado el plantel de personajes jugables. Puede que todavía echemos en falta algunas caras, pero la verdad es que la lista de personajes está muy completa. Por si tenéis curiosidad, os la dejamos a continuación:

Personajes no desbloqueables:

Mario

Luigi

Peach

Daisy

Wario

Waluigi

Yoshi

Estela

Bowser

 

Goomba

Shy Guy

Koopa

Topo Monty

Bowsy

Boo

Hermano Martillo

Personajes desbloqueables:

Donkey Kong

Diddy Kong

Huesitos

Pum Pum

Gráficos y sonido

Aquí entramos en otro de los apartados más llamativos del juego. Comenzando por los gráficos, podemos decir que este Mario Party es el que mejor se ve hasta ahora, habiendo mucha diferencia respecto a la entrega de la serie para Wii U. Todo lo que aparece en pantalla se muestra perfectamente definido y fluido, tanto en el modo televisión como en el modo sobremesa.

 

El título mantiene los colores vivos clásicos de la franquicia, pero los modelos de los personajes y sus animaciones son simplemente geniales. También hay que destacar el ingenio que han mostrado a la hora de hacer a Goomba como personaje jugable a pesar de que este no cuenta con brazos ni manos. Sin duda esuna delicia para la vista.

Pasando ahora al apartado sonoro, podemos decir que la banda sonora del juego es sin duda magnífica. Cuenta con melodías muy variadas, cada una para la situación que corresponde, que no se hacen nada repetitivas ni provocan frustración. En cuanto a los efectos de sonido, los personajes cuentan con sus típicas expresiones, que en muchos casos han sido renovadas manteniendo siempre el tono que los caracteriza. También cabe destacar que el juego cuenta con un narrador que habla en castellano.