Sup. Cultura Sábado, 19 de mayo de 2018 | Edición impresa

¿Volver o devolver?

Por María del Rosario Ramallo.- Profesora y licenciada en Letras

Me sorprendo al llegar a casa porque advierto que mi nieta ha regresado demasiado temprano; al preguntar la razón de su regreso anticipado, me responde: "Nos devolvimos antes porque hubo muchas horas libres". Entonces, surge el interrogante: ¿debe decirse, en estos casos, 'volver o devolverse a un lugar'?

No me dejo llevar por mi memoria normativa y prefiero acudir, como acostumbro, a mis fuentes de consulta, los diccionarios académicos. Allí busco el verbo 'devolver' y encuentro todas las acepciones posibles: la primera de ellas es "volver a su estado anterior", como en "Unas buenas vacaciones le devolvieron las ganas de continuar la tarea". Luego, "restituir algo a quien lo tenía antes": "Ayer, después de tanto tiempo, me devolvió mi libro de refranes". Otra acepción se relaciona con "corresponder a un favor, a un agravio, a una visita": "Con este favor inmenso, me ha devuelto la confianza que siempre le había tenido".

La cuarta acepción se relaciona con la acción de entregar al vendedor una compra, por no estar conforme con ella, a cambio del reintegro del dinero: "Si el electrodoméstico que compró no funciona, venga y le devolvemos el importe de su compra". La quinta acepción está muy relacionada con la anterior pues nos dice el diccionario que es "rechazar un encargo realizado por no responder a lo que se esperaba".

En lenguaje coloquial y más bien vulgar, 'devolver' se equipara a 'vomitar' o a "arrojar violentamente por la boca". Finalmente, la forma pronominal 'devolverse' es usada en gran parte de los países latinoamericanos, entre los que se cuenta el nuestro, para significar "volverse, dar la vuelta". Con ello y aunque mi reacción inmediata fuera negativa, debo admitir que se puede decir 'devolverse a un lugar', siempre que esta expresión se utilice en lenguaje coloquial, no en usos formales ni académicos.

Ligeras variantes encontramos en el Diccionario integral del español de la Argentina pues, a las anteriores acepciones, agrega otras que ya no guardan relación con los bienes materiales, como la que expresa "hacer que alguien recupere un estado que tenía anteriormente: "Sus palabras me devolvieron la confianza perdida". Interesante resulta la acepción "corresponder a una persona con una acción similar a la recibida": "Me devolvió en sonrisas y actitudes amables parte de lo que generosamente yo le había brindado en otro tiempo". En el ámbito de las cosas materiales,  hallamos "restituir una suma de dinero a una persona", como en "Le permitió devolver, en muchas cuotas, el dinero que le había facilitado".

El sustantivo que indica la acción y efecto de 'devolver' es 'devolución', de uso muy común en el ámbito educativo. Aunque no figura con este sentido en el diccionario académico, es interesante ver cómo los docentes entienden, como parte positiva y enriquecedora del proceso educativo, la 'devolución'.

¿A qué se hace referencia con el término? Los especialistas en este tipo de temas nos dicen que llamamos 'devolución' al momento en el que entregamos los exámenes o evaluaciones y hacemos un breve resumen de los resultados de manera cualitativa, a la vez que también realizamos una evaluación cuantitativa que también comunicamos al alumnado.

Es, pues, una instancia positiva pues significa una etapa de crecimiento, en la que, más allá de la acreditación, se verificará la aprehensión de los conocimientos por parte de los alumnos.

También debe significar una toma de conciencia para el que imparte la enseñanza ya que es un modo de objetivar si se han cumplido las metas propuestas, sin dibujar estadísticas ni falsear resultados.

¡Cuánta es la diversidad de verbos que poseemos en nuestra lengua y qué difícil resulta, a veces, conocer cuál es su conjugación adecuada! Esto acaba de sucederme con la pregunta de un colega acerca de un verbo no demasiado usado en el lenguaje coloquial: se trata de 'desvaír', con su variante pronominal 'desvaírse'. El primero significa "hacer perder a una cosa el brillo o la intensidad de su color", como en "La fuerza de la luz solar había desvaído el color original de la tela del toldo". En sentido  figurado, puede querer decir "hacer perder la fuerza o la definición a un sentimiento o a una idea": "El correr del tiempo ha desvaído la fuerza de sus afirmaciones".

Análogos valores significativos posee el verbo pronominal, como en "El brillo de los cortinados se ha ido desvayendo por la contaminación" y "No permita que se vaya desvayendo su reclamo por la hábil acción de los contrarios".

Los significados no presentan problema alguno, pero en cuanto a la conjugación del verbo no existe unanimidad en todas las fuentes consultadas.

Así, según algunos criterios, se trata de un verbo defectivo, que solamente se usa en los tiempos y personas en cuya desinencia aparece la vocal 'i'. De este modo, vemos, en el presente de indicativo, 'desvaímos' y 'desvaís'; en el pretérito imperfecto, 'desvaía'; en el futuro, 'desvairé'; en el condicional, 'desvairía'; en el participio, 'desvaído'. Otras fuentes, como algunas que figuran en la red, lo asimilan en su irregularidad al verbo 'construir', salvo en la segunda y tercera personas del presente de indicativo 'desvaes' y 'desvae', y en la tercera del plural del mismo tiempo, 'desvaen'. El Panhispánico, que da los dos criterios, incluye como ejemplo "El golfo y la bahía, el cabo, el mar, la isla se desvaen".

Al asimilarse al modelo 'construir', tendrá formas en que la 'i', ante la 'e' y la 'o', se vuelva 'y': 'desvayó', 'desvayeron', 'desvayendo', 'desvayeras', etc. Nos quedamos con el último consejo académico: "Lo normal es que se empleen solo las formas cuya desinencia empieza por 'i'". Concluye con un ejemplo claro: "Veía a sus clientes y a sus compañeros como si todo estuviese sucediendo al otro lado de un cristal empañado, tras una leve gasa que desvaía las figuras".