+ Deportes Lunes, 8 de abril de 2019 | Edición impresa

Volver: el Cruzado sueña con la B Nacional

Tras igualar 0-0 en la serie de 180’, Maipú derrotó a Camioneros en los penales y avanza en la Zona Reválida.

Por Diego Bautista - dbautista@losandes.com.ar

Para ser feliz, primero hay que saber sufrir. ¡Y vaya si el Cruzado sufrió! Estuvo con el corazón en la boca hasta ese minuto 49 en el que Francisco Salinas se internó en el área con pelota dominada y encaró a Damián Tello, pero “Salvador” Viscarra apareció con todo de atrás para despejar lo que era el gol y la clasificación de Club Atlético Social y Deportivo Camioneros. En los penales, el ‘Loco’ Damián Tello atajó los remates de Stele y Álvarez y el ‘Súper Depor’ armó una gran fiesta en calle Vergara. Y no es para menos.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Porque el Deportivo Maipú dejó en el camino a un peso pesado de la categoría. Ni más ni menos que el equipo de Hugo Moyano, secretario general de la CGT) y su hijo Pablo Moyano, quien durante la semana le dedicó un fuerte agravio (“Tapia, la concha de tu madre. Camioneros no olvida”) al titular de la AFA, Chiqui Tapia, que está casado con su hermana por un supuesto penal que no le cobraron a Camioneros en el duelo de ida jugado en Esteban Echeverría.  

 

El equipo de Carlos Sperdutti estuvo lejos de jugar un buen partido. Sin embargo, ayer contó con las situaciones más claras como para quebrar el cero. Pero le faltó sintonía fina en la puntada final y terminó convirtiendo en figura de los 90’ al experimentado arquero Leandro Evangelisti. 

Aguante botellero. La barra del Cruzado, siempre presente, festejó el pasaje a la siguiente fase con bengalas de humo rojo. | Orlando Pelichotti / Los Andes

El ex Lavalle ‘Chicho’ Veliez contó con tres situaciones nítidas, pero en dos oportunidades tapó el “1” visitante y en la otra no pudo ponerle bien el pie zurdo a un pase quirúrgico de Aguirre en un contragolpe. El Vikingo Martínez Smith también tuvo un par de chances. Primero, con un remate de afuera que el arquero despejó y luego, con un remate que dio en el palo. 

 

De la mano del habilidoso Salinas, Camioneros también tuvo sus oportunidades. El amor propio de Maipú es lo que se destaca. Con alma, corazón y vida logró la clasificación y se aferra al sueño del ascenso. 

Damián Tello, ¡qué loco que está!

Luego de atenazar el balón con sus dos manos (tras el remate de Álvarez cruzado y bajo, a su derecha) Damián Tello se llevó el dedo índice a la sien y comenzó a dar saltitos. Su pelo teñido de color verde le dio a la imagen aún mayor tinte de superhéroe.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Y no es para menos. Al arquero de 22 años, que inició su carrera en Gimnasia, le dicen loco desde chico. 

 

“Miré a mi familia y exploté de felicidad porque me preparé mucho para esto con la ayuda de mi viejo (Alejandro), con el entrenador de arqueros, con el cuerpo técnico y mis compañeros”, contó Tello minutos antes de fundirse en un abrazo con su padre.    

Claro que nada fue fácil para Damián Tello. Antes de convertirse en héroe de la clasificación del Cruzado, trabajó en silencio para esperar su momento. Fue suplente durante mucho tiempo de Emir Basabe hasta que le llegó la oportunidad y no la desaprovechó. Se ganó su lugar y ayer la gente le demostró su cariño.

 

Antes de la definición por penales, el ‘Gringo’ Carlos Sperdutti se le acercó y le dijo: ‘Loco Tello, en vos confío’. Y Damián respondió con creces: contuvo los remates de Cristian Stele y Sebastián Álvarez, los dos defensores de Camioneros. “Estoy muy contento por la clasificación, sabíamos que si no se daba en los 90 minutos, se podía dar en los penales y estábamos preparados. Es increíble lo que mis compañeros corrieron y metieron en toda la serie. Seguimos soñando con la B Nacional”, concluyó. Miralo a Damián Tello, ¡qué loco que está!