Sociedad Policiales Miércoles, 4 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Viaje a Chile: el seguro del auto no cubre daño en una manifestación

Ninguna póliza reconoce roturas de vehículos como consecuencia de quedar en medio de un tumulto.

Por Rodrigo Cuello - rcuello@losandes.com.ar

El estallido social en Chile, que desde hace semanas se expresa en masivas manifestaciones, saqueos y represiones de Carabineros en diversas ciudades del país trasandino, ha provocado, a la par, una caída estrepitosa en las reservas de turistas para esta temporada de verano.

Son muchos los mendocinos que descartaron Viña del Mar, Reñaca y La Serena, que históricamente han sido los destinos más elegidos durante años por los cuyanos, que en esta temporada han comenzado a averiguar presupuestos para veranear en la costa argentina, o incluso Brasil. El cambio de idea se debe, más que nada, al miedo a los violentos enfrentamientos que ocurren a diario del otro lado de la cordillera. 

 

Sobre este asunto y para el que de todos modos decida descansar en las playas del Pacífico, tal vez atraído por la devaluación del peso chileno, hay un detalle, para nada menor, que es necesario tener en cuenta: ningún seguro de autos cubre daños sufridos en manifestaciones. Tampoco incluyen esta contingencia los seguros de vida.  

Es decir que si algún mendocino queda atrapado en una de las tantas manifestaciones con disturbios que ocurren en el país vecino, ni su vehículo, ni su persona estarán asegurados. Así, los eventuales daños físicos o materiales que sufra tendrán que ser costeados por su propio bolsillo.  

 

“Hemos recibido muchísimas consultas respecto de este tema. Ningún seguro, por más que tengamos una cobertura de todo riesgo, incluye este tipo de hechos. Es muy importante que la gente lo sepa” remarcó, en diálogo con Los Andes, Edgardo Juschniuk, vicepresidente de la Asociación de Productores Asesores de Seguros de Cuyo (APAS). 

“Todas las pólizas tienen exclusiones y las principales son, por ejemplo, vandalismo, tumulto popular, terrorismo o guerra civil”, detalló el directivo de APAS.

 

“Lo mismo ocurre con los seguros de vida”, agregó.  Respecto de seguros de viajero, Juschniuk, aseguró que en este caso “existe un gris” ya que algunos son “pólizas de seguro” y otros prestan un “servicio”, por lo que recomienda prestar especial atención en este aspecto.  

Seguro Soapex, obligatorio 

Este verano 2019 - 2020 todavía es necesario tener el seguro obligatorio de accidentes personales para extranjeros (Soapex) en el país trasandino. La ley de tránsito chilena (Decreto 151) exige la contratación de un seguro obligatorio de accidentes personales para todos los vehículos con patente extranjera que ingresen provisoria o temporalmente. 

 

“Es obligatorio y complementario a la cobertura de las pólizas argentinas”, remarcó Juschniuk. 

Este servicio otorga cobertura a quien conduzca el vehículo asegurado al momento de producirse el accidente, a las personas que estén siendo transportadas en el mismo vehículo y a cualquier tercero lesionado a consecuencia de dicho accidente.

 

Electrónica: hasta 40% más barata

Con la devaluación del peso chileno, que bordea el 15% debido al estallido social e institucional por mejoras en educación, salud y trabajo, los precios de la tecnología en el vecino país vuelven a resultar atractivos para los argentinos.

En meses anteriores, los mendocinos que viajaron a disfrutar de las playas del Pacífico se quejaron por los valores de los productos, sensiblemente mayores a los de Mendoza. Sin embargo, volvió a achicarse la brecha. Ahora comprar tecnología en Chile puede ser hasta 40% más económico.

 

No es necesario realizar un viaje hasta Viña del Mar, Santiago o La Serena. Muchos mendocinos optan por un viaje corto y exprés (durante el día) a la localidad fronteriza de Los Andes, donde funciona un supermercado Líder y tiendas como Ripley y La Polar.

Para hacer el cálculo de la compra, hay que tener en cuenta que por cada 1.000 pesos chilenos se obtienen 78 pesos argentinos en los bancos y agencias de cambio.

 

Al cambio

Para la comparativa, usaremos a modo de ejemplo equipos de gama media y alta. El Samsung A30, con 32 GB de memoria interna y 3 GB de RAM, se consigue a $ 19.999 en las tiendas de Argentina, pero el precio en Ripley de Chile se reduce a $ 12.479.

El panorama económico se repite en el caso de los televisores inteligentes. Un Samsung 55” UN55RU7100 UHD 4K cuesta en Argentina $ 57.999, pero del otro lado de la cordillera se adquiere a $ 36.659.

 

Otra opción más barata es el Smart TV 32” Full HD L32S6500 de la marca TCL. En nuestro país cuesta $ 14.999, mientras que en Chile se ubica en los $ 9.359.