Sociedad Miércoles, 26 de junio de 2019 | Edición impresa

En dos meses, 20 incendios y 5 muertos por mal uso de la calefacción

El lunes fue el último hecho, cuando una casa se quemó presuntamente por el uso de resistencias eléctricas para calentarla.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

La muerte de un hombre en Las Heras el pasado lunes, presuntamente por haber utilizado una resistencia eléctrica para calentar su vivienda, se suma al fallecimiento de otro hombre en Maipú el 16 de junio y al deceso de tres miembros de una familia en Godoy Cruz el 6 de ese mismo mes. Son cinco vidas que se perdieron durante incendios asociados al mal uso de la calefacción, a los que hay que añadirle una importante cantidad de intoxicados y heridos, entre los que se encuentran dos hermanos de 14 y 15 años que resultaron gravemente heridos a raíz de las llamas que se desataron en su casa de San Rafael.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Se trata de un flagelo totalmente evitable que se vuelve más frecuente durante los días de frío. Es que la necesidad de mantener una temperatura agradable en el hogar lleva a muchos mendocinos a correr riesgos sin darse cuenta. De hecho, según información desde la dirección general de Bomberos, en toda la provincia se produjeron 20 incendios asociados a esta causas en los últimos dos meses. En el Gran Mendoza fueron 7, seguido por el Sur con 6, 4 en el Valle de Uco y 3 en la zona Este. Este número es similar al del 2018, ya que para la misma época se contabilizaron 19 siniestros.

 

“Todos estos incendios se han producido por calefacción, tanto por mal uso como por mal mantenimiento”, explicó Pablo Domínguez, flamante director Provincial de Bomberos. Entre las causas más frecuentes mencionó a las estufas a leña o salamandras a las que no se les ha hecho el debido mantenimiento en las tomas de aire.

Limpieza. Para el caso de las salamandras, se recomienda retirar el hollín acumulado en su interior | Orlando Pelichotti / Los Andes

“El mismo hollín que producen se pega en las paredes y de un año al otro se solidifica, se forma como si fuera un carbón que va achicando la boca de oxigenación. Cuando entra en combustión se producen explosiones que pueden agarrar el machimbre o el techo”, detalló el director de bomberos. También habló sobre la calefacción eléctrica refiriéndose a aquellos que utilizan este tipo de artefactos para secar toallas o ropa.

“Cuando está mojada la tela no pasa nada, pero cuando se seca comienza a haber problemas”, remarcó.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Con respecto a la cantidad de sucesos aseguró que son demasiados teniendo en cuenta que son totalmente evitables. “Es sentido común, nos arriesgamos de más cuando no somos conscientes de lo que hacemos”, expuso. Como recomendaciones a la población destacó la necesidad de mantener oxigenadas las habitaciones y realizar un buen mantenimiento de todos los artefactos. “Son cosas en las que hay que trabajar fuertemente”, expuso.

Bomberos voluntarios

Desde el cuartel de Bomberos Voluntarios de Godoy Cruz, comentaron que en lo que va del mes no han tenido otra novedad, más allá del trágico hecho en el que fallecieron dos hermanitos y su papá. “Por lo general ocurren este tipo de incendios por falta de precaución y mal mantenimiento de artefactos”, señaló desde allí el cabo Luis Jofré. En comparación a otros años, aseguró que la situación viene “más liviana”, pero reconoció que la temporada de frío recién está empezando. Para el bombero, lo fundamental para evitar siniestros es realizar los mantenimientos necesarios en los artefactos de gas natural y envasado. “Principalmente que estén limpios los filtros y que chequeen que la llama siempre sea azul, si es rojiza o naranja significa que está sucio o está quemando mal”, indicó. Además subrayó la necesidad de mantener los ambientes ventilados, aún en los días más fríos. “Siempre dejar una ventana entreabierta”, aconsejó.

 

En el cuartel de Bomberos Voluntarios de Maipú, contabilizaron entre 3 y 4 incendios de casas en el último periodo. “Últimamente hemos acudido a incendios relacionados con tema del secado de la ropa en el interior de las viviendas frente a los calefactores”, contó el bombero voluntario Lair Medero. También mencionó fugas de gas y el mal uso de la cocina para calefaccionar. “También hemos tenido varias actuaciones en los campos, porque mucha gente los quema y nosotros los tenemos que ir a apagar”, se lamentó.

Como consejo recalcó en la necesidad de no calefaccionar el hogar durante la noche. “No dejar hornallas prendidas, ni estufas, ni calefactores porque te quitan el oxígeno”, apuntó.
 

El bombero en la escuela

Para evitar que sigan ocurriendo este tipo de siniestros lamentables, desde la Dirección Provincial de Bomberos realizan capacitaciones en escuelas. “Es muy difícil que un adulto cambie sus costumbres, pero si educamos a los más chicos ellos se convierten en nuestros aliados en prevención”, aseguró Pablo Domínguez, director Provincial de Bomberos. Esta iniciativa se enmarca en el programa “El bombero va a la escuela” mediante el cual se disponen a recibir invitaciones tanto de establecimientos educativos, como centros de jubilados, ONGs, entre otros. “El personal se capacitó para dar este tipo de charlas”, comentó el responsable.

Por la época harán hincapié en las formas correctas de calefaccionarse para evitar siniestros, pero tienen previsto para más adelante informar sobre los lugares adecuados para bañarse en verano, entre otros. Para solicitar la presencia de personal de bomberos hay que enviar una nota al cuartel general ubicado en la calle Sargento Cabral.
 

Tragedias

Lamentables hechos  
 
El primero de los incendios que enlutó a la provincia ocurrió el jueves 6 de junio por la noche en Godoy Cruz. Una salamandra con leña ubicada cerca de una fuente combustible provocó un incendio que terminó con la vida de dos hermanitos y la de su papá, mientras que la madre quedó gravemente herida.

Más tarde, el domingo 16 de junio, se produjo un segundo siniestro en Maipú. Un hombre de 63 años falleció por intoxicación con monóxido de carbono. Según se informó, el hombre se calefaccionaba con una salamandra y habría dejado elementos demasiado cercanos que comenzaron a arder. Cuando notó las primeras llamas, en lugar de salir a la calle el hombre se metió en el baño donde quedó encerrado.

 
Orlando Pelichotti / Los Andes

El tercer caso se registró en Las Heras con la muerte de un hombre de 65 años. Si bien todavía se están realizando las pericias, se está investigando la hipótesis de que el hombre, que vivía solo en una propiedad muy precaria, se calefaccionaba con energía eléctrica con una conexión clandestina y había hecho una resistencia eléctrica para calefaccionarse. Esto, habría ocasionado el siniestro que destruyó la casa y alcanzó al auto del fallecido.